Navegación – Mapa del sitio
Epílogo

El autor: orientación teórica y bibliográfica

Julio Premat
p. 311-322

Notas del autor

Este documento de trabajo fue distribuido y comentado para iniciar el seminario sobre Figuras de autor.

Texto integral

1Como seguramente ningún otro concepto de la teoría literaria, el de autor cristaliza una intricada red de posibilidades de análisis y posee una larga y polémica historia en su elaboración. Hasta tal punto este hecho es así, que parece difícil definir al autor sin recurrir a una serie de restricciones (es decir : autor percibido desde tal o tal perspectiva) y de delimitaciones temporales (autor en tanto que tal o cual concepción inscrita en la historia de la literatura y del pensamiento metaliterario). Fuera de toda dimensión histórica, valga una afirmación general : el autor no es un concepto unívoco, una función estable ni, por supuesto, un individuo en el sentido biográfico, sino un espacio conceptual, desde el cual es posible pensar la práctica literaria en todos sus aspectos –y, en particular, la práctica literaria en un momento dado de la evolución de una cultura–. En preámbulo a cualquier intento de reflexión sobre el tema, ciertas afirmaciones, sintéticas e involuntariamente reductoras, podrían ser útiles. Enumero :

21) No se puede hoy en día plantear la cuestión teórica del autor sin recurrir a una especie de página legendaria del pensamiento crítico contemporáneo, que es la “muerte del autor” decretada por Barthes en 1968, ampliada por la “función autor” y el “poco importa quién habla” de Foucault en 1969. Sin embargo, la puesta en duda del sujeto biográfico en tanto que origen unívoco del texto literario y de la intencionalidad como clave de la creación son inherentes a los discursos literarios sobre la modernidad, y muy particularmente los del siglo XX : desde la oposición a Sainte Beuve de Proust, desde Valéry y Mallarmé, hasta, por supuesto, la gran “saga” de las vanguardias que trastocó definitivamente los conceptos de escritura, de autoría, de obra, de representación, de originalidad. En ese sentido, el texto de Barthes puede leerse como una forma sui generis de manifiesto vanguardista, que cristalizaría en posiciones teóricas polémicas, una práctica literaria que va del Nouveau roman francés a la novela experimental o de lenguaje en América latina. Su aparente rigor o extremismo no es más que una definición contextual de cierta concepción –y cierta praxis– del autor. En esos años sesenta- setenta, la puesta en duda del autor se instrumentaliza en tres niveles : el lingüístico (la lengua es un sistema autónomo y preestablecido, hablar es elegir entre formas existentes), el psicoanalítico (el sujeto escindido no controla sus acciones ni sus pensamientos, sino que es hablado por otro ; su propia identidad es un juego de imágenes contradictorias, con un punto ciego fuera de alcance), el sociológico (el autor es una institución social determinada, preexistente a los sujetos que escriben e inherente al auge del humanismo burgués). Los tres niveles socavan el principio en sí de la intencionalidad en tanto que clave de interpretación del texto. Este balance sigue siendo pertinente si obviamos las utopías de aquellos años : la de excluir al autor del análisis literario, la de fomentar una circulación libre de textos sin un sujeto en su origen, la de borrar la frontera entre autor y lector.

32) Por lo tanto, el “retorno del autor” y el “retorno del sujeto” de los últimos años no es sólo un aggiornamiento revisionista de los setenta, sino un cambio que impone una redefinición del autor –es decir : estamos pensando al autor de manera diferente. Las manifestaciones del fenómeno abundan : por lo pronto la producción literaria, en donde surgen variantes y modulaciones de lo autobiográfico y lo íntimo, como nuevo espacio para suscitar espejismos con la identidad y con el sentido ; luego, en lo que cabe denominar una “moda crítica”, que multiplica coloquios, volúmenes y ensayos tanto sobre la autoficción, las ficciones de autor, la mitografía autoral, como sobre la subjetividad (una muestra aparece en la bibliografía que adjunto) ; por último, en el lugar que el autor ha recuperado en el espacio público (de la venta de reproducciones de manuscritos convertidos en libros de arte a las exposiciones de la Bibliothèque Nationale sobre escritores, que parecen ser una forma sofisticada del añejo “vida y obra”). O sea : este auge correspondería, también, con una problemática de la subjetividad, de la intimidad, del lugar del individuo en un período histórico y cultural determinado. La problemática del autor plantea por lo tanto la concepción colectiva del sujeto : su percepción, su funcionamiento, su estructura, su metafísica. Es uno de los espacios privilegiados para analizar la manera en que una sociedad piensa la individualidad (y en ese sentido sería simétrico a otra vieja instancia problemática, la de personaje).

43) La amplitud y ambigüedad del término autor corresponde entonces con su lugar en nuestra cultura : la literatura occidental es una literatura que funciona alrededor del sujeto, que problematiza y dramatiza la individualidad (aun cuando, en algunas opciones teóricas, la niegue). Las obsesiones sobre la originalidad de la literatura imponen la presencia de un sujeto único, determinado, cuya intención y voluntad se cristalizaría en cada texto. La importancia de las biografías de los escritores podría analizarse en términos parecidos ; la aparición de autorrepresentaciones del escritor dataría de fines del siglo XVIII, institucionalizando la relación entre lo biográfico y lo textual. Progresivamente, el escritor se vuelve personaje, personaje de autor, cuyos rasgos dominantes y cuyas peripecias biográficas transforman y determinan el sentido de los textos. Estas mitologías autorales pueden, en casos extremos, existir independientemente de lo escrito y funcionar como relatos más o menos ficticios y económicamente suficientes (piénsese, por ejemplo, en Macedonio Fernández). Así como todo relato produce la impresión de un conjunto preestablecido de circunstancias, un “ya sucedido” antes de comenzar la lectura, la marca supuestamente vivencial de la literatura, la correspondencia con un relato biográfico, constituyen elementos esenciales de la recepción. En ese sentido se podría hablar de una “ilusión biográfica”, así como hay una “ilusión referencial” ; detrás de toda ficción, de todo fragmento narrativo, se situarían las trazas de una vida (y que, siendo la vida de un gran escritor, o al menos de un escritor admirado, tendría sentido, sería una vida infinitamente significativa y sobredeterminada). Y no sólo de una vida, sino de una vida organizada en relaciones de causa a efecto, como lo es el relato autobiográfico ; la existencia imaginaria de la vida del autor detrás del texto le atribuye a toda vida una dimensión narrativa ordenada. Los escritores actuales, los que escriben después de la “muerte del autor” de los setenta, después de la pérdida de las ilusiones sobre la “verdad” de lo autobiográfico, con la conciencia de la ineluctable combinación de realidad, representaciones e identidades fantasmáticas que es toda vida humana, estos escritores recurrirían entonces a una ilusión biográfica y a los espejismos de la autoficción como estrategia de supervivencia o de resurrección. No soy más que un fantasma, pero el fantasma del que se trata en el texto soy yo, parecieran afirmar algunos escritores hoy. En todo caso, desde el psicoanálisis puede afirmarse que toda la literatura, y muy particularmente todo relato, es una autoficción, en el sentido de puesta en escena fantasmática de peripecias pulsionales y biográficas del sujeto que escribe. Asumirse en tanto que protagonista de la ficción, como sucede en lo que la crítica literaria denomina autoficción, es llevar a sus últimas consecuencias un funcionamiento inherente al relato literario.

54) La función autor o el efecto autor tienen que ver con una búsqueda de sentido, con la construcción de una intencionalidad y un lugar de resistencia al flujo discursivo y a lo infinito del proceso de significación. En la perspectiva de la “ilusión biográfica”, uno de los beneficios mayores del acto de lectura de relatos sería el de atribuirle una lógica y un sentido a las existencias personales, convertidas en biografía, y a una visión del mundo, transformada en voluntad y comprensión. Barthes hablaba de un “deseo de autor” ; en todo caso, frente a la proliferación de discursos, el discurso del autor es un discurso que me está destinado y cuyo sentido, aunque sea en última instancia indescifrable, está supuestamente cargado de revelaciones. El autor es un otro yo que organiza, establece, determina, delimita, y por supuesto, significa. Ese otro yo funcionaría tanto para la persona que escribe como para la persona que lee. Leer es, a la vez, confrontarse con un discurso y con un origen del discurso, origen que se define a la vez como ideológico y como imaginario. En el funcionamiento textual siempre estaría en juego un otro ideal o un otro proyectivo, que permite la existencia del texto ; esa otredad tiene que ver con identidades fantasmáticas del lector y del escritor, pero también es el otro de la ley (la ley lingüística, la tradición, las convenciones sociales y culturales). La fascinación por los manuscritos se relaciona con este fenómeno : hay una mano, un cuerpo, un gesto que marca, que hace (homo faber) ese texto que, para el lector, será confusamente suyo ; la realidad de la redacción (en el manuscrito está la mano, está el movimiento de la pluma) no hace sino corroborar la relación imaginaria con el acto de escritura.

65) Escribir supondría construir un personaje o darle consistencia a una instancia virtual ; en un “como si”, un hombre o una mujer se instalan en una posición progresivamente definida, la de autor/a. La mayor riqueza del análisis de manuscritos es, quizás, ese poder observar cómo, en variantes, elecciones, correcciones, el hombre que escribe actualiza constantemente una instancia que lo supera ; cómo parece dialécticamente crear y someterse a ese otro que encuadra y determina lo que se escribe. El autor, paradójicamente, es a la vez el origen del texto y su producto ; es un origen que sólo se define a posteriori. Se ha dicho que el autor se sitúa, frente a su obra, en las tres posiciones del triángulo edípico : es el padre, ya que le da su nombre y fija sus reglas ; es la madre, ya que la engendra, desde sus entrañas ; es el hijo, ya que su existencia en tanto que autor está determinada por la aparición previa de la obra. Ahora bien : el autor es una figura inventada por la sociedad y por el sujeto, tanto como es un efecto textual. Una serie de textos con el mismo nombre es un autor, pero también una estética es un autor (un común denominador de características, con el efecto de intencionalidad supuesta que así se define). O sea : el texto crea al autor pero el autor es lo que crea las condiciones de posibilidad de la obra (el autor y su nombre son el lazo que lleva del conjunto disperso de textos a ese conjunto coherente y organizado, delimitado y cerrado, que llamamos obra). El autor por lo tanto se construye : construcción social en la medida en que el campo cultural fija parámetros y expectativas, construcción imaginaria en tanto personaje funcional. Por lo tanto, el autor se construye con los mismos materiales fantasmáticos que la ficción, y al igual que en la ficción literaria, el repertorio de rasgos, elementos, opciones, es colectivo ; ser autor es desplegar una identidad fantasmática que agrupa una serie de condicionantes y posibilidades que se encuentran en una cultura en un momento dado (la cuestión de la escritura femenina podría, por ejemplo, analizarse también en esta perspectiva). La historia literaria está repleta de ejemplos de escritores que, desde el manuscrito y los ritos de escritura hasta las estrategias de edición, desde la puesta en escena ficticia del acto de creación hasta los debates estéticos subyacentes en sus textos, desde las imágenes fotográficas o discursivas que promueven sobre sí mismos hasta los modos en que reaccionan adaptándose a los efectos de sus propios textos, de escritores que, entonces, producen una figura de sí en tanto que autores. Figura de sí que es perfectamente ambivalente y condicionada en dos sentidos : condicionada desde fuera, por el campo cultural en el que se incluye, condicionada desde dentro, por las resonancias con el yo ideal y con las ficciones de la escritura. Borges es un espléndido ejemplo de este proceso, que puede denominarse, como algunos críticos lo han hecho, una autofiguración.

76) El autor es un concepto diacrónico y relacional : autores son los otros, los que preceden la propia creación, ante los cuales el texto que surge se sitúa. Escribir es enfrentar al padre, es marcar la hoja con una ley transgresiva. Es inscribir, por lo tanto, al personaje que se crea en el juego de las influencias, de las filiaciones, de las rebeliones edípicas, de los parricidios y las expiaciones. El autor es esa figura que legitima la creación, la asocia a una propiedad y a una producción. Esa legitimación es a menudo una autolegitimación de cara a la dimensión histórica del fenómeno. No se es nunca autor solo o aislado ; definirse como autor, u observar el funcionamiento del concepto de autor en un texto, implica una red relacional. Se es autor frente a, con respecto a, en reacción a, en contradicción a alguien o algo. Axioma que se cumple desde la sociología de la literatura (se es autor en relación con presupuestos del mercado, del campo literario y de sus figuras dominantes), desde el psicoanálisis (en relación con figuras paternas, referenciales, o con una identidad genérica : ser autor, ser autora), desde la historia literaria (relación con el panteón establecido, con el canon, con los centros dominantes de una cultura, con la definición masculina de la autoridad de escritura).

87) Por razones variadas que se podría intentar desarrollar, la autofiguración de autor fue quizás más perceptible, inmediata y vigente en países periféricos, en donde escribir supuso no sólo “inventar” una obra sino situarse en un proceso de “invención” de una literatura nacional. El caso de la Argentina, como el de otros países en América Latina, es en este sentido significativo. Desde la primera página de la historia de su literatura, la ficción de autor irrumpe como una evidencia ; el antepasado primero, la figura referencial para cualquier escritor argentino, es un personaje literario : un payador llamado Martín Fierro. Ser autor es así inscribirse en una filiación de autores legendarios, los de la gauchesca ; una filiación que comienza entonces con un conflicto que asocia y distingue a un escritor real de un autor ficticio (que será el que quedará en la memoria colectiva). Ricardo Güiraldes transformará esta coordenada fundacional en novela de aprendizaje : Don Segundo Sombra es un mito personal de acceso a la escritura gracias a la inscripción del hijo de estancieros en una filiación de gauchos. Como en Proust, la novela cuenta el devenir de una escritura ; Fabio se vuelve autor al mismo tiempo que Güiraldes alcanza, por fin, el triunfo literario porque logra representar, como lo expresa en la dedicatoria del libro, “al gaucho que llevo adentro, como la custodia lleva la hostia.” Más ampliamente, en la literatura argentina del siglo XX se percibe la huella de dos ficciones de autor poderosas. La de Lugones, primero, que postula una función mesiánica para sí mismo, la de un fundador de nacionalidad, de lenguaje y de civilización. Un escritor que desarrolla sistemáticamente una estrategia para instituirse en tanto que el Gran Escritor que el país necesita, un escritor omnívoro que se apropia de todo el idioma, de todos los géneros, de todo el saber. La de Macedonio, después, el gran escritor “sin obra”, la figura referencial que no publica, el escritor de pura anécdota, de testimonio y actitudes, el elogiado ausente, el escritor paradójico que escribe borrando su propia obra, “mareando” a su yo, afirmando la imposibilidad de la escritura mientras escribe y poniendo en escena lo que Diego Vecchio denomina un egocidio. Esa figura es la que se fue convirtiendo en el punto de referencia de buena parte de la escritura moderna en Argentina (Borges, Marechal, Cortázar, Saer, Piglia, etc.). Tres coordenadas entonces marcarían el umbral de toda la autorrepresentación de autores : Martín Fierro (el escritor ficticio), Lugones (el escritor ególatra), Macedonio (el escritor egocida). Tres coordenadas, hoy claramente perceptibles porque, de más está decirlo, la trayectoria de Borges las reúne, desarrolla y utiliza en la construcción de su propia autofiguración.

Inicio de página

Bibliografía

Orientaciones de bibliografía teórica

a) El autor en cuestión

Barthes, Roland. “La mort de l’auteur”. En : Le bruissement de la langue, París, Gallimard, 1984, pp. 61-68.

Briosi, Sandro. “La narratologie et la question de l’auteur”. Poétique nº 68, París, Seuil, noviembre de 1986, pp. 507-519.

Brunel, Pierre. Transparences du roman. Le romancier et ses doubles au XX° siècle. París, José Corti, 1997.

Brunn, Alain. L’auteur. París, GF Flammarion (col. Corpus), 2001.

Compagnon, Antoine. Le Démon de la théorie. París, Points Seuil, 1998.

Contat, Michel (ed.). L’auteur et le manuscrit. París, PUF, 1991.

Couturier, Maurice. La figure de l’auteur. París, Gallimard, 1995.

Dosse, François. “Barthes, Lacan, Foucault : l’auteur, la structure”. En : Di Mascio, Patrick (ed.), L’auteur à l’œuvre. Incidence de la psychanalyse (Shakespeare, Poe, Dickinson), París, ENS éditions Fontenay/Saint- Cloud, 1996, pp. 11-44.

Ezquerro, Milagros. Fragments sur le texte, París, L’Harmattan, 2002.

Genette, Gérard. “L’utopie littéraire”. En : Figures I, París, Points Seuil, 1976, pp. 123-132. Publicado en español en Alazraki, Jaime, Jorge Luis Borges. El escritor y la crítica, Madrid, Taurus, 1976, pp. 203-210.

Lois, Elida. Génesis de escritura y estudios culturales. Introducción a la crítica genética. Buenos Aires, Edicial, 2001.

Mongin, Olivier. “Face à l’éclipse du Récit”. En : Revue Esprit. Traversées du XX siècle, París, La Découverte, 1988, pp. 225-243.

Sarraute, Nathalie. L’ère du soupçon. París, Gallimard, 1987.

b) Literatura de sí mismo e imágenes de escritores

Beaujour, Michel. Miroirs d’encre : rhétorique de l’autoportrait. París, Seuil, 1980.

Bourdieu, Pierre. “L’illusion biographique”. En : Raisons pratiques. Sur la théorie de l’action, París, Seuil, 1994, pp. 81-90.

Doubrovsky, Serge. Autographiques. De Corneille à Sartre. París, PUF, 1988.

Dubel, Sandrine y Rabau, Sophie (eds.). Fiction d’auteur ? Le discours biographique sur l’auteur de l’Antiquité à nos jours. París, Honoré Champion, 2001.

Gasparini, Philippe. Est-il je ?. París, Seuil, 2004.

Gramuglio, María Teresa. “La construcción de la imagen”. En : La escritura argentina, Univ. Nacional del Litoral, ed. de la Cortada, 1992, pp. 37-64.

Hubier, Sébastien. Littératures intimes : les expressions du moi, de l’autobiographie à l’autofiction. París, Collin, 2003.

Lavialle, Nathalie y Puech, Jean-Benoît (eds.). L’auteur comme œuvre. L’auteur, ses masques, son personnage, sa légende. Orléans, Presses Universitaires d’Orléans, 2000.

Lejeune, Philippe. Le pacte autobiographique. París, Seuil, 1975.

Lejeune, Philippe y Viollet, Catherine. Genèses du Je : manuscrits et autobiographie. París, CNRS éd., 2000.

Louette, Jean-François y Roche, Roger-Yves (eds.). Portraits de l’écrivain contemporain. París, Champ Vallon, 2003.

Louichon, Brigitte y Roger, Jérôme (eds.). L’auteur, entre biographie et mythographie. Modernités n° 18, Bordeaux, Presses Universitaires de Bordeaux, 2002.

Kerbrat, Marie-Claire. Leçon littéraire sur l’écriture de soi. París, PUF, 1996.

Madelenat, Daniel. La biographie. París, Presses Universitaires de France, 1984.

Madelenat, Daniel. L’intimisme. París, Presses universitaires de France, 1989.

Marin, Louis. L’écriture de soi : Ignace de Loyola, Montaigne, Stendhal, Roland Barthes. París, Presses universitaires de France, 1999.

Molloy, Sylvia. Acto de presencia. La escritura autobiográfica en Hispanoamérica. México, Fondo de Cultura Económica, 1996.

Oster, Daniel. L’Individu littéraire. París, PUF, 1997.

Prieto, Adolfo. La literatura autobiográfica argentina, Buenos Aires, Eudeba, 2003.

c) Autor, psicoanálisis y filosofía

Ansaldi, Jean, Assoun, Paul-Laurent, Benslama, Fethi, et al. Le Père. Métaphore paternelle et fonctions du père : l’interdit, la Filiation, la Transmission. París, Denoël, 1989.

Anzieu, Didier. Le corps de l’œuvre. París, Gallimard, 1981.

Bellemin-Noel, Jean. Psychanalyse et littérature. París, PUF, 1989.

Bellemin-Noel, Jean. Vers l’inconscient du texte. París, PUF, 1996.

Bloom, Harold. La angustia de las influencias. Caracas, Monte Avila, 1991.

Cros, Edmond. El sujeto cultural. Sociocrítica y psicoanálisis. Montpellier, CERS, 2002.

Dor, Joël. Le père et sa fonction en psychanalyse. París, Point Hors Ligne, 1989.

Freud, Sigmund. “Pour introduire le narcissisme”. En : La vie sexuelle, París, PUF, 1969, pp. 85-105.

Freud, Sigmund. “Lo siniestro”. En : Obras completas VII, Madrid, Biblioteca nueva, 1972, pp. 2483-2506.

Freud, Sigmund. “Le moi et le ça”. En : Essais de psychanalyse, París, PUF, 1981, pp. 219-274.

Freud, Sigmund. “Le créateur littéraire et la fantaisie”. En : L’Inquiétante étrangeté et autres essais, París, Folio essais, 1985, pp. 29-46.

Guillaumin, Jean. Le Moi sublimé. Psychanalyse de la créativité. París, Dunod, 1998.

Gunn, Daniel. Analyse et fiction. Aux frontières de la littérature et de la psychanalyse. París, Denoël, 1990.

Jackson, John E. Passions du sujet. Essais sur les rapports entre psychanalyse et littérature. París, Mercure de France, 1990.

Juranville, Alain. Lacan et la philosophie. París, PUF, 2003.

Kristeva, Julia. L’amour de soi et ses avatars. Démesure et limites de la sublimation. Nantes, Editions Pleins Feux, 2005.

Larmore, Charles. Les pratiques du moi. París, PUF, 2004.

Mannoni, Octave. Clefs pour l’Imaginaire ou l’Autre scène. París, Seuil, 1985.

Mauron, Charles. Des métaphores obsédantes au mythe personnel. Introduction à la Psychocritique. París, José Corti, 1988.

M’uzan, Michel de. Aux confins de l’identité. París, Gallimard, 2005.

Pellion, Frédéric. Mélancolie et vérité. París, PUF, 2000.

Picard, Michel. La littérature et la mort. París, PUF, 1995.

Robert, Marthe. Roman des origines et origines du roman. París, Grasset, 1972.

Rossolato, Guy. “Fonction du père et créations culturelles”. En : Essais sur le symbolique, París, TEL-Gallimard, 1994, pp. 172-183.

Sabot, Philippe. Pratiques d’écriture, pratiques de pensée : figures du sujet chez Breton, Eluard, Bataille et Leiris. Villeneuve d’Ascq, Presses universitaires du Septentrion, 2001.

Zizek, Slavoj. Subversions du sujet. Rennes, Presses Universitaires de Rennes, 1999.

d) Figura social e histórica del autor

Altamirano, Carlos, Sarlo, Beatriz. Literatura/Sociedad. Buenos Aires, Edicial, 1993.

Bénichou, Paul. Le sacre de l’écrivain. 1750-1830. París, José Corti, 1973.

Benjamin, Walter. Charles Baudelaire. París, Payot, 1979.

Bourdieu, Pierre. Les règles de l’art. Genèse et structure du champ littéraire. París, Seuil, 1992.

Calame, Claude y Chartier, Roger. Identités d’auteur dans l’Antiquité et la tradition européenne. París, Million, 2004.

Chartier, Roger. Culture écrite et société. L’ordre des livres (XIV- XVII siècle). París, Albin Michel, 1996.

Chiantarreto, Jean François (ed). Écriture de soi, écriture de l’histoire. París, Press éditions, 1997.

Delègue, Yves. Le royaume d’exil. Le sujet de la littérature en quête d’auteur. París, Obsidiane, 1991.

Edelman, Bernard. Le sacre de l’auteur. París, Seuil, 2004.

Foucault, Michel. “Qu’est-ce qu’un auteur ?”. En : Dits et écrits.1954-1988. Tome 1 1954-1969, París, Gallimard, 1944, pp. 789-821.

Froidevaux, Gérald. Baudelaire. Représentation et modernité. París, José Corti, 1989.

Heinich, Nathalie. Etre écrivain, création et identité. París, La Découverte, 2000.

Jameson, Fredric. Documentos de cultura, documentos de barbarie. Lo narrativo como acto socialmente simbólico. Madrid, Visor, 1989.

Viala, Alain. Naissance de l’écrivain : sociologie de la littérature à l’âge classique. París, Minuit, 1985.

Wittkower, Rudolf y Margot. Les enfants de Saturne. Psychologie et comportement des artistes, de l’Antiquité à la Révolution française. París, Macula, 1985.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Julio Premat, « El autor: orientación teórica y bibliográfica », Cahiers de LI.RI.CO, 1 | 2006, 311-322.

Referencia electrónica

Julio Premat, « El autor: orientación teórica y bibliográfica », Cahiers de LI.RI.CO [En línea], 1 | 2006, Puesto en línea el 01 julio 2012, consultado el 23 junio 2017. URL : http://lirico.revues.org/824 ; DOI : 10.4000/lirico.824

Inicio de página

Autor

Julio Premat

Université de París 8

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página