Navegación – Mapa del sitio
Rupturas

El lujurioso sentimental: notas en torno a la prosaica poesía de Wáshington Cucurto

Julio Prieto
p. 183-196

Texto integral

1Wáshington Cucurto es el nombre que rubrica una docena de libros publicados en los últimos ocho años : en principio, siete son de poesía y seis de prosa. Digo en principio, porque en el caso de Cucurto (y no es, por cierto, un caso único en la poesía argentina contemporánea) dista de estar claro dónde acaba la prosa y dónde empieza la poesía. Ahora bien, ¿quién es Wáshington Cucurto ? Cedamos la palabra a Santiago Vega, padre biológico de la criatura, que presenta así a nuestro autor en el epílogo de La máquina de hacer paraguayitos :

  • 1 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, Buenos Aires, Eloísa Cartonera, 2003, p. 48.

Nació en San Juan de la Maguana, ciudad costera al Sur de Santo Domingo, República Dominicana, en 1942. A comienzos de la década del setenta llega a Buenos Aires. Escribe La máquina de hacer paraguayitos, primer boceto que se continúa con los poemarios Como un paraguayo ebrio y celoso de su hermana y la antología Veinte pungas contra un pasajero. En 1989 escribe la novela Las miles de tramoyas de las truculentas tragavergas, que inaugura una nueva corriente en la literatura argentina : el realismo atolondrado... Verdadero hispanista este Wáshington Cucurto. Sus poemas y novelas arman un recetario de giros del habla popular del interior argentino y de países vecinos, como Perú y Paraguay1.

2Más adelante volveré a este texto hilarante y revelador, pero retengamos por ahora este dato : el proyecto de armar una suerte de diorama del habla popular marginal de Argentina, objetivo central de esta escritura, se plantea de tal modo que contribuyen a él indistintamente poemas y novelas, prosa y poesía. Wáshington Cucurto es también el nombre que rubrica una de los proyectos editoriales más singulares de los últimos tiempos : la editorial Eloísa Cartonera, fundada en 2003 por Wáshington Cucurto y los artistas plásticos Javier Barilaro y Fernanda Laguna. Esta editorial tiene la peculiaridad de que cada uno de sus libros ultrabaratos, hechos a mano por cartoneros de Buenos Aires con el propio cartón que la editorial les compra (pagándoles hasta cinco veces por encima del precio de mercado) y elaborados a la vista del público, con la colaboración ocasional de autores y artistas plásticos, en un local que funciona a la vez como cartonería, galería de arte y verdulería, constituye una suerte de performance o acción artístico-comunitaria.

3Decía que esta escritura tiende a desmantelar la distinción entre prosa y poesía, y que su caso no es único en la literatura rioplatense contemporánea : numerosos escritores de su generación comparten ese rasgo —y algunos, como Dani Umpi o Gabriela Bejerman, lo acompañan también en compaginar la escritura con actividades creativas extra-literarias como el performance art y la música pop—, y tampoco faltan en la generación anterior ejemplos de escritores que trabajan en el desvanecimiento del límite entre narración y poesía, desde Marosa di Giorgio o Juan José Saer —cuya poesía reunida en volumen se tituló significativamente El arte de narrar— a Osvaldo Lamborghini o Ricardo Zelarayán, escritores claves por lo demás en la genealogía literaria de Cucurto. De hecho, la latitud de esta cuestión va más allá del ámbito rioplatense : una tendencia a perturbar el límite entre poesía y narración, una cierta confusión de lirismo y prosaísmo, está en los orígenes de la poesía (y aun de la literatura) modernas, desde Baudelaire y Laforgue a Eliot y Joyce pasando por buena parte de las vanguardias históricas. No sólo la poesía sino la novela moderna desde Cervantes surge ligada al deseo de mixturar sermo nobilis y sermo vulgaris —y mucho habría que decir sobre hasta qué punto el éxito de la novela moderna como género « prosipoético », sobre todo en los últimos cien años, habría contribuido a la tan traída y mentada agonía posmoderna de la poesía—. Yendo un poco más lejos, la índole de esta práctica parecería ser más cíclica que adscribible a una progresión lineal : la escritura de versos prosaicos o « realistas » abunda en la poesía satírica griega y latina —para mencionar sólo un ejemplo significativo, una obra cumbre de la tradición grecolatina, el De rerum natura de Lucrecio, mezcla el modo poético sublime y el modo llano del discurso pedagógico-científico para hablar en hexámetros de la naturaleza de la realidad—. Y una rica veta de versificación obscena recorre la tradición carnavalesca europea clásica y medieval, y particularmente la poesía castellana, desde el Libro de buen amor y Diego Hurtado de Mendoza hasta las maledicentes letrillas quevedescas y gongorinas.

  • 2 E. Dobry, « Poesía argentina actual: del neobarroco al objetivismo », Cuadernos hispanoamericanos n (...)
  • 3 Ibid., p. 47.
  • 4 Ibid., p. 53.
  • 5 De hecho Cucurto reniega explícitamente del objetivismo y sus modelos anglosajones en una entrevist (...)

4Pero volvamos al Río de la Plata. La poesía prosaica de Cucurto pa- recería en principio continuar la tendencia predominante en la poesía argentina de los noventa : la poesía llamada realista u objetivista de autores como Daniel García Helder, Martín Prieto, Alejandro Rubio o Martín Gambarotta. Por un lado encajaría sin problemas en la exacta descripción que hace Edgardo Dobry de la poesía objetivista : « una poesía prosaica : en el límite inferior del versolibrismo, escrita en una lengua que incorpora lo coloquial y los clichés hasta sus grados más bajos2 ». Asimismo compartiría otros rasgos del objetivismo comentados por Dobry : el trabajo con materiales verbales desgastados, la recuperación de la referencia a la realidad, la voluntad de pertenencia a una comunidad. En cambio, está bastante alejado de otros : los efectos de « chatura » de paisaje y « grisura » de una lengua que desdeña la « carnalidad de las palabras3 », el ideal de neutralidad subjetiva, la incorporación al poema de lo que Girri llamara « virtudes de la prosa : desnudez, economía, eficacia4 », todo ello parece muy alejado de una poesía fecunda en estridentes policromías y que incorpora muy otras virtudes de la prosa : exceso, digresión y derroche, relato delirante, parodia y subjetividad kitsch. Sin negar, entonces, ciertos puntos de confluencia con el objetivismo, yo diría que la escritura de Cucurto se distancia en gran medida de esa corriente5y propone una filiación distinta : una posición intermedia entre el coloquialismo objetivista y el trabajo con las hablas bajas por la vertiente del exceso de cierto neobarroco (Perlongher, Osvaldo Lamborghini), que ensambla en última instancia con otra tradición rioplatense : una tradición de « mala » escritura cuyos orígenes se remontan a las vanguardias históricas y cuyos puntos álgidos denotarían los nombres Macedonio Fernández, Roberto Arlt, Felisberto Hernández, Copi, Osvaldo Lamborghini, César Aira, Alberto Laiseca, Ricardo Zelarayán —así como algunos otros cuyas escrituras fermentaron en la órbita del Río de la Plata, como Witold Gombrowicz o Virgilio Piñera—. No deja de ser significativo y determinante para el tipo de prosaísmo que cultiva la escritura poética de Cucurto el hecho de que esa tradición de « mala » escritura con la que dialoga sea sobre todo una tradición narrativa : de los autores mencionados sólo dos, Lamborghini y Zelarayán, escribieron poesía (además la poesía de Osvaldo Lamborghini no se publicó hasta fecha muy reciente ; Macedonio también escribió poesía, pero en un modo alejado de la estética del « mal escribir »). Y si bien es cierto que la poesía de Zelarayán seguramente sea su modelo más inmediato, cabe postular que el prosaísmo poético de Cucurto se distingue de otros prosaísmos contemporáneos por la manera en que recupera y trabaja gestos de esa tradición de « mala » escritura que en gran medida es una tradición narrativa, de escritura en prosa.

  • 6 72 R. Zelarayán, Roña criolla, Buenos Aires, Libros de Tierra Firme, 1991, p. 7.
  • 7 R. Zelarayán, La obsesión del espacio, Buenos Aires, Atuel, 1997, p. 86.

5De hecho, la inflexión singular con que Cucurto replantea el proyecto poético de Zelarayán nos permite atisbar uno de los ejes por donde la máquina escritural de Cucurto ensambla con esa tradición de « mala » escritura. Un rasgo distintivo de esa tradición, de Macedonio a Aira, es el gesto de devaluar la institución literaria, y específicamente la noción de obra terminada y el objeto-libro en tanto que aureáticos pontífices de la misma. Ese gesto que tantas caras tiene en Cucurto se da de manera emblemática en Zelarayán, que en una nota preliminar de su poemario Roña criolla nos advierte : « Los poemas de Roña criolla se escribieron inesperadamente en 1984 para terminar con las vacilaciones que me impedían comenzar una larga novela aún inconclusa6 ». Notemos aquí el bucle paradójico, de sabor inequívocamente macedoniano, que acompaña la publicación de la escritura, postulada como continuum cuya verdad estaría en otra parte, sólo casual o tangencialmente rozada por el libro que le sirve de soporte. Digna de mención es también la inquietante contigüidad de poesía y novela : la postulación de la poesía como « novela inconclusa » es un gesto del que toma buena nota Cucurto, cuya escritura propone una continuidad de múltiples vasos comunicantes entre poema y narración. Como Zelarayán, Cucurto descree de los géneros literarios y opera según el principio de virtual indiferencia entre poesía y prosa que aquél postulara en el « Postfacio » de La obsesión del espacio (1972) : « Entre la escritura que llena toda la página y la que no la llena hay sólo una diferencia de escandido, de tempo, de períodos7 ».

  • 8 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, op. cit., p. 10.
  • 9 Ibid., p. 10.

6Así no es de extrañar que Cucurto, su primer poemario, Zelarayán, cuyo título ya indica la intención de saldar una deuda con el escritor entrerriano, sea notablemente narrativo : cada poema es un mini-relato, un episodio disparatado en la vida de su novelesco héroe, el poeta « Ze- larayán ». El modo de la narración es hiperbólico y deliberadamente inverosímil, remedando la estética del cómic a la manera de Copi o de cierto Aira, pero también la retórica de la exageración laudatoria del registro épico-popular, desde la poesía gauchesca hasta el himno pop o la crónica futbolística. Por esa vertiente, y por el hecho de que todos los episodios siguen un patrón estereotipado y predecible —Zelarayán roba, Zelarayán viola, Zelarayán es encarcelado, Zelarayán huye, etc.—, el discurso narrativo se erosiona y se produce un retorno a la poesía : del cortocircuito del relato, desleído en el retorno de lo mismo, emerge un ritmo, una entonación lírica. Esa singular mezcla de exaltación e ironía, ilación y rapto, tejido narrativo y tajo o hiato lírico, será una constante en la escritura de Cucurto y uno de los rasgos más personales de su estilo. En efecto, Cucurto suele practicar un tipo de texto que caracolea o se vuelve como un guante : ahora es prosa, ahora poesía. Sus dos poemarios más largos, La máquina de hacer paraguayitos y Veinte pungas contra un pasajero, se abren con varios de estos textos « prosipoéticos » y uno de ellos explica esta filosofía de la escritura mezclada como resultado de una suerte de aceleración o calentamiento rítmico-libidinal, en un pasaje que mezcla el comentario metapoético con el exabrupto obsceno : « Comienzo a calentar estos motores, regurgitea la letra geneva con que escrivo [sic] y acá te va lo dicho es hecho : ¡Que la rima rima con rosa y la prosa es prosa debajo de las bolas !8 ». La última línea de este texto en prosa encuentra en la repetición un ritmo que es la antesala de lo lírico —de hecho los textos que siguen en el poemario se escriben todos en verso— : « A vos, ¿te gusta Perec, te gusta Perec, te gusta Perec, te gusta Perec9 ». Esto casi se lee como estribillo de una bachata y en ese ritmo erótico-bailable que absorbe las marcas de la alta cultura —la pregunta se le formula a una « dominicana del demonio » en el contexto de una escena de seducción— se resume la esencia de la escritura vitalista y procaz de Cucurto, y del mundo bajo, proletario, negro y porteño que cuenta y canta.

  • 10 Ibid., p. 39.
  • 11 A. Carrera (ed.), Monstruos, Buenos Aires, FCE, 2001, p. 190.
  • 12 M. Fernández, Relato, Buenos Aires, Corregidor, 1987, p. 54.

7En cuanto a la voluntad de devaluación y escarnio de Doña Literatura, y específicamente de su altiva primogénita, Doña Poesía, es algo que recorre una escritura que encara el ejercicio poético con un desenfado rayano en la desfachatez y que, como lo sugiere el burlón epílogo de La máquina de hacer paraguayitos, aspira a un ideal de equivocación y atolondramiento, en la mejor tradición de « mala » escritura : « Con la publicación de este primer libro doy a conocer una mínima parte de la obra de este autor tan importante como insignificante ; espero que sea de su agrado, exigente lector. Y espero también... que Cucurto nos siga emocionando con su escritura vitalista, ciento por ciento equivocada10 ». Gestos de escarnio, de falta de seriedad en el trato con Doña Literatura, abundan también en la labor de Cucurto como editor al timón de Eloísa Cartonera, desde la estética anti-aurática de sus libros hasta la estudiada improvisación y descuido con que presenta a sus autores. Esta pose de descuido editorial también la cultiva Cucurto en la publicación de su propia poesía. Así, por ejemplo, el que se publica con el subtítulo « 2do poemario atolondrado », que en realidad es su cuarto poemario publicado, Veinte pungas contra un pasajero, incluye hasta seis poemas (de un total de veinticuatro) que aparecen impresos en otros de sus libros : cuatro son reimpresión idéntica de poemas incluidos en La máquina de hacer paraguayitos (que por lo demás se presenta como primer poemario publicado, cuando en realidad es el segundo) y dos reaparecen con bastantes alteraciones en el poemario La cartonerita, publicado un mes después. Esto concuerda con el abandono de la noción de obra de arte acabada y el desdén por el objeto-libro como su receptáculo aurático que caracteriza a toda « mala » escritura que se precie : como Macedonio, Cucurto pone de relieve el continuum de la escritura, con respecto a la cual los libros, publicados con característico desaliño y descuido editorial, son secundarios. Por otra parte, publicar varias versiones del mismo poema es un gesto que recuerda las versiones de Zelarayán —por ejemplo, las que se incluyen en Roña criolla—, pero el hecho de que las de Cucurto aparezcan en varios libros y el modo en que las trabaja lo alejan del modelo zelarayano donde los versionados de un mismo texto tienen una cualidad de obsesión y ahondamiento en su materia verbal que están ausentes en Cucurto. De hecho, las versiones de Cucurto sugieren cualidades opuestas : desvío, ligereza, improvisación, y —como muchos de los gestos de esta poesía— se diría que tienen un cierto sabor trovadoresco, medievalizante : la fijación en letra impresa es accesoria, no refleja una obra terminada sino una de sus posibles ejecuciones, adaptada a las circunstancias de cada ocasión. Es decir, el de Cucurto sería un gesto destinado a producir una ilusión de oralidad, con las connotaciones implícitas de espontaneidad y autenticidad. En este sentido la poesía « negra y mala » de Cucurto, como la llama en su « Oración del repositor en el supermercado11 », se diferencia del escribir « mal y pobre12 » macedoniano : aunque compartan lo esencial, el deseo de distanciarse de una determinada tradición de literatura culta, el deseo de forjar un estilo iletrado, a-literario, Macedonio usa la « mala » escritura para producir un efecto convincente de autenticidad de pensamiento, que cobra protagonismo en detrimento del decoro o arte literario, en tanto que Cucurto lo utiliza para producir un simulacro débil, socarrón y ligeramente incongruente, de experiencia e identidad comunitaria popular —algo que esta poesía, con característico requiebro y vaivén, como si se tratara de un polirrítmico baile de cumbia, afirma y desmiente a cada paso.

  • 13 J. L. Borges, « Macedonio Fernández », Sur, n° 209-210, Buenos Aires, 1952, p. 146.

8Por lo que hemos visto hasta aquí, la poesía de Cucurto esboza una doble trayectoria : por un lado, un gesto fuerte de ensamblaje con cierta tradición de « mala » escritura argentina —Macedonio, Zelarayán, Arlt, Aira— ; por otra, un gesto de desmontaje o recorte de su estilo contra el paisaje de fondo de esa tradición. Esa trayectoria de ida y vuelta está comprimida en otro gesto que recorre la poesía de Cucurto así como la tradición de « mala » escritura con la que dialoga : la reivindicación del plagio, una estética de la reescritura articulada a partir de las nociones de copia y robo. Como antecedentes de ese gesto podríamos citar, entre otros, « El plagio y la literatura infinita » de Macedonio o por favor,¡plágienme ! de Alberto Laiseca —o incluso, si no estuviera tan bien escrito, el « Pierre Menard » de Borges, quien famosamente afirmara haber imitado a Macedonio « hasta el apasionado y devoto plagio13 ». De hecho, Laiseca parece ser uno de los modelos inmediatos « copiados » por Cucurto, cuyo estilo narrativo recuerda mucho, por su tendencia al humor descacharrante y al delirio orgiástico, a las últimas novelas de Laiseca. Afirmaciones y gestos en defensa del plagio no faltan en la poesía de Cucurto, desde la citada nota epilogar de La máquina de hacer paraguayitos hasta Veinte pungas contra un pasajero, donde el discurso del robo literario empieza desde el título y llega hasta la defensa, en la contratapa, de una « reescritura-pungueada-juguetoril » directamente ligada a un estilo de « mala » escritura : « Lo hice a mi pobre modo, con más torpeza que destreza ». Pero el lugar idóneo para observar la refundición del estilo a través de la copia, y cómo resuelve su relación con la tradición, es su primer poemario. Entre los fantásticos sucesos y apariciones de Zelarayán en el libro homónimo, es paradigmática la que ocurre en el poema titulado « De lo que le pasó a Ricky al caer sobre una sinagoga » : tras confundirse al carismático « Ricky » Zelarayán con Jesús, aparece el « verdadero » Jesús en unos versos que sintetizan el proceso de copia creativa que la escritura de Cucurto realiza sobre la de Zelarayán :

  • 14 W. Cucurto, Zelarayán, La Rioja, Ediciones Deldiego, 1998, n. p.

Afuera estaba parado Jesús, ¡el verdadero !
Jesús, el plomo, acusándote de copión.
¡No le copien a Jesús, no le copien
al copión maravilloso de Jesús !14

9Describir a Zelarayán, en tanto que héroe de la poesía de Cucurto, como un pseudo-Jesús, y a éste como « copión maravilloso », implica una difuminación del origen y un traslado de su aurática maravilla al ejercicio del copista, en buena lógica macedonio-menardiana. Pero el copista hace suyo el dibujo y en ese maravilloso margen de desvío surge el estilo. De Ricardo Zelarayán, Cucurto toma el trabajo con la dicción baja, la imaginación de un mundo verbal subalterno, arraigado en una parcela específica de realidad a la vez que esfumado o deformado por el fantaseo expresionista. Pero la imaginación de ese mundo está desprovista en Cucurto de la violencia metafísica de Zelarayán, que en el dibujo de nuestro autor deviene gozosa descarga libidinal. Cucurto trabaja la obscenidad y la violencia sexual como esquirla o ramificación del gozo, en tanto que en Zelarayán la abrupta violencia del mundo gauchesco es índice de un desgarrón existencial de raigambre vallejiana —el abrupto pathos y la distorsión verbal de Roña criolla entroncan directamente con Trilce—. En este sentido, si la descarnada e informe violencia de la voz zelarayana recuerdan el estilo pictórico de un Francis Bacon, el estilo de Cucurto, con su profusión de opulencia carnal y festividad verbal, con su curiosa mezcla de densidad y ligereza, su glotona visibilidad y exaltación de las superficies, a quien más se asemeja es a Rubens. He ahí una posible definición : Cucurto, crisol de Rubenes : Cucurto, anti-Rubén, Rubén Blades de la cumbia porteña, pero también Rubens de la negrada neo-argentina : Cucurto, Rubens del barrio del Once.

  • 15 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, op. cit., p. 29.
  • 16 Ibid., p. 33.
  • 17 Ibid., p. 37.
  • 18 Ibid., p. 33.

10La otra vertiente por donde Cucurto talla su estilo, sacando su propio dibujo a partir del calco de Zelarayán, es su tratamiento del tema de la muerte, particularmente interesante por la manera en que se distancia no sólo del modelo que le provee el singular escritor entrerriano sino de toda una tradición de poesía hispánica —desde Quevedo y Jorge Manrique a Vallejo y Villaurrutia—. En contraste con el desgarro y violencia visceral con que Zelarayán escribe la muerte y la temporalidad, Cucurto opta por un tratamiento liviano, risueño, y en cierto modo naif : sus versiones de la muerte tienen algo de la ingenuidad primitiva de una tabla prerrenacentista. La muerte aquí es una instancia exterior al yo : un personaje al que se increpa o combate antes que una experiencia incrustada en la propia vida. En contraste con la visión encarnizadamente personal de Zelarayán, Cucurto privilegia una imagen abstracta y estereotipadamente popular de la muerte —una imagen premoderna, no obstante el oropel tecnológico y mediático en que va envuelta, que salta por encima del existencialismo que tan larga huella dejó en el siglo XX y en general en la filosofía y literatura modernas. En esta poesía la muerte « viene vestida de mulata15 » o es festivamente sexualizada : « Celebrando alegres funerales o fiestas fúnebres mortales/ vienen a oscuras rascándose la ñema, / vienen flotando tercetos de negras testarudas16 » ; o bien se reescribe carnavalescamente el topos clásico del encuentro de la muerte y la doncella : « La muerte se halla cara a cara con una ticki / bastaría un soplido de una de las dos... / La tonta trastabilla traga saliva temblequea / ante una ticki no se anima a salir a flote17 ». En esta carnavalesca confluencia de sexualidad y muerte en torno a ese mito de otredad que sería la mujer negra, mulata o mestiza, la poesía de Cucurto vuelve a tocar una tecla de resonancia primitiva, medievalizante. Como las tremendas serranas de Juan Ruiz, las hiperbólicas negras de Cucurto reúnen esas marcas intemporales de otredad que serían la sexualidad y la muerte, amén de otras más específicamente contemporáneas como la extranjería y la lengua baja, mal hablada. En su exaltación de la « negrura ascendente18 », en su cuento y cántico de lo bajo y lo marginal ascendido a mito erótico-lúdico, la entera obra de Cucurto vendría a componer una suerte de « Libro de Buen Amor » de la « negrura ascendente » argentina, un bienhumorado y carnavalesco cantar donde las serranas del Arcipreste han sido sustituidas por lenguaraces « dominicanas del demonio ».

  • 19 L. Lamborghini, El solicitante descolocado, Buenos Aires, Libros de Tierra Firme, 1989, p. 64.
  • 20 Ibid., p. 77.
  • 21 Ibid., p. 53.

11El estilo poético de Cucurto se labra, así pues, en la reescritura de una multiplicidad de voces y tiene en el punzón de la parodia una de sus herramientas principales. Además de una serie de voces cercanas, voces matrices que calca con desvío —Zelarayán, los dos Lamborghini, Aira, Laiseca— pululan en su poesía ecos chirriantes, reflejos grotescos de voces lejanas de la tradición hispánica que entrarían en el terreno de la mencionada irrisión de la poesía alta y de la literatura como institución cultural. Entre las voces poéticas cercanas, podemos ver lo que toma y lo que descarta de Leónidas Lamborghini como otro ejemplo sintomático de calco con desvío. Del mayor de los Lamborghini, Cucurto toma la dicción agresiva del juglar iconoclasta, malhablado, cuyo imaginario social y locus de enunciación es el barrio proletario porteño ; la estética de escritura vitalista, espontánea ; ciertos motivos específicos como el de marcarle a la vida « un gol extraordinario19 », o el de la violación anti-imperialista20, que Cucurto reelabora respectivamente en su « Oración del repositor en el supermercado » y en el poema inicial de Zelarayán. De esa voz se desvía Cucurto, como de la de Zelarayán, por una vertiente que lo aproxima al otro Lamborghini : la inscripción libidinal, la gozosa zambullida en la carnalidad de las palabras y los cuerpos. Si Leónidas Lamborghini escribe el margen como locus de la abyección, si habla, con ritmo entrecortado y trunco, desde la « mala sangre21 », Cucurto escribe el margen desde el júbilo y la celebración, lo imagina, con caudaloso flujo plurirrítmico, como lugar de plenitud libidinal.

  • 22 W. Cucurto, Veinte pungas contra un pasajero, op. cit., p. 43.
  • 23 Ibid., p. 45.
  • 24 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, op. cit., p. 18.
  • 25 W. Cucurto, Zelarayán, op. cit., n. p.

12En cuanto a las voces poéticas lejanas, en la recuperación cucurtiana del romance popular parecería escucharse una distorsión burlesca del lirismo lorquiano del Romancero gitano, y en vez de « que yo me la llevé al río, / pensando que era mozuela, / pero tenía marido », tenemos : « en ojotas y en slipcito / me iré derechito al río. / ¡Qué aburrido sería / morir en una cama dormido !22 ». O, volviendo al tema de la muerte, en el trasplante del topos clásico al cibercafé se le hace un requiebro a Jorge Manrique y tenemos : « Mandar un mail / es como morir / mandas a otro mundo / algo de ti23 »—como si dijera : « nuestras vidas son los ríos / que van a dar al mail, / que es el morir ». Los procedimientos retóricos de la poesía clásica y modernista, con su complejo aparato eufónico y conceptual, son triturados en el mortero de la degradación irónica, y en vez de decir, con el divino Rubén, « ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda », Cucurto dice : « y ya no les das bola a esos jactanciosos / jugadores organizadores de jodas24 ». Especialidad cucurtiana en este terreno es el cultivo del ripio, la rima cursi u obscena —o una perversa conjunción de ambas, como cuando en el poema inicial de Zelarayán se rima « ano » con « verano25 ».

  • 26 W. Cucurto, Veinte pungas contra un pasajero, op. cit., p. 34.
  • 27 Ibid., p. 36.
  • 28 Ibid., p. 54.
  • 29 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, op. cit., p. 26.

13Sentimentalismo cursi y obscenidad coexisten sin problemas en una poesía que busca el encanto de lo bajo, lo vulgar, lo desprestigiado. La evocación sentimental y el tono naif de : « a una ticki linda / yo le eché el vistazo / ...sentí su corazoncito / con su tickití26 » colindan con el distanciamiento irónico y el registro lúbrico de : « Dos mulatas hermosas / me salieron al paso / Se identificaron con / sus carnets cárneos : pechos / piernas y nalgas. / Todo de más / de suprema calidad27 ». En otro poema titulado, precisamente, « Cursilerías », leemos : « Mientras el mundo gire serás mía. / Mai lov, no hay nada más cursi que la vida28 ». La reivindicación de lo cursi está directamente ligada a la « mala » escritura y al gesto de devaluación de la institución literaria que viene de las vanguardias históricas —no en vano el ensayo definitivo sobre lo cursi lo escribió ese fecundador de « ismos » y disparates poéticos que fue Ramón Gómez de la Serna—. Así, si en el verso citado la efusión sentimentaloide —» serás mía »— se mira en el espejo cóncavo del barbarismo « mai lov », escrito tal como suena en español, en otro se dice, con trabucada y vulgarizante ortografía : « Yo que lo entregaba con todo el amor, / si se me permite, verdadero amor / de zaparrastrosa sentimental [sic] / tal cual soy29 ».

14En conclusión : la mezcla de materiales incongruentes, el vaivén entre lo sentimental y lo soez, entre prosa y verso, entre exaltación lírica y narración irónica redunda en el peculiar ritmo de la máquina poética cucurtiana : máquina polirrítmica que, para citar a su artífice, quiere « escribir como quien baila la cumbia30 ». Máquina montada sobre el requiebro y el cambio de ritmo, cuyo realismo o prosaísmo, antes que absorber o mimetizar materiales bajos en el laboratorio de la poesía —en la tradición moderna que iría desde Baudelaire hasta el objetivismo argentino de los noventa— propondría la operación contraria : sacar la poesía del laboratorio, centrifugar la tradición, reanimar el viejo sueño surrealista de hacer poesía en el corazón de la vida. Hacer, por tanto, una escritura « mala », vitalista, que escribe con mala letra y en renglones torcidos como la propia vida : escritura « de puro zopetazo [sic] / como arte fresco o muerte suave »31, que canturrea desde el tajo de vida de un rincón del barrio del Once y absorbe los signos de alta cultura para escupirlos a carcajadas en las paredes de la institución literaria. Escritura cuyo realismo está trenzado de delirio y fantasías —fantasismo realista, más bien, y por eso poético— ; realismo bífido, guasón, que « bachatea », cuyos paisajes y figuras se sacan de un caderazo toda ilusión de esencia, cuyas construcciones identitarias subliman a la vez que corroen el estereotipo racial o sexual, pues no ignora el dobladillo de incongruencia de toda representación. O, para decirlo en palabras del autor : « Ni fácil, ni difícil, ni falso ni verdadero / es el triste realismo del lenguaje, / saber que todo ha sido un verso32 »

Inicio de página

Bibliografía

Aira, César, « La innovación », boletín del centro de estudios de teoría y crítica literaria, nº 4, Rosario, Universidad de Rosario, 1995.

Aira, César, « Ars narrativa », Criterion, nº 8, Caracas, enero 1994.

Borges, Jorge Luis, « Macedonio Fernández », Sur, n° 209-210, Buenos Aires, 1952, pp. 145-147.

Carrera, Arturo (ed.), Monstruos : Antología de la joven poea argentina, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2001.

Cucurto, Wáshington, Zelarayán, La Rioja, Ediciones Deldiego, 1998.

Cucurto, Wáshington, ¡Oh tú, dominicana del demonio !, Buenos Aires, Belleza y Felicidad, 2002.

Cucurto, Wáshington, La máquina de hacer paraguayitos, Buenos Aires, Eloísa Cartonera, 2003.

Cucurto, Wáshington, Veinte pungas contra un pasajero, Buenos Aires-Bahía Blanca, Vox, 2003.

Cucurto, Wáshington, La cartonerita, Buenos Aires-Bahía Blanca, Vox, 2003.

Cucurto, Wáshington, Cosa de negros, Buenos Aires, Interzona, 2003.

Cucurto, Wáshington, Noches vacías, Buenos Aires, Eloísa Cartonera, 2003.

Cucurto, Wáshington, Panambí, Buenos Aires, Eloísa Cartonera, 2003.

Cucurto, Wáshington, Fer : una fábula encendida y atolondrada, Buenos Aires, Eloísa Cartonera, 2003.

Cucurto, Wáshington, Como un paraguayo ebrio y celoso de su hermana, Buenos Aires,Vox, 2005.

Cucurto, Wáshington, Hatuchay, Ciudad de México, El billar de Lucrecia, 2005.

Cucurto, Wáshington, Hasta quitarle panamá a los yanquis, Buenos Aires, Eloísa Cartonera, 2005.

Cucurto, Wáshington, Las aventuras del Sr. maíz, Buenos Aires, Interzona, 2005.

Dobry, Edgardo, « Poesía argentina actual: del neobarroco al objetivismo », Cuadernos hispanoamericanos, 588, Madrid, 1999, pp. 45-57.

Fernández, Macedonio, « El zapallo que se hizo cosmos », Relato. Cuentos, poemas y misceláneas, ed. de Adolfo de Obieta, Buenos Aires, Corregidor, 1987.

Fernández, Macedonio, « El plagio y la literatura infinita », Papeles de buenos aires 3, Buenos Aires, 1944, p. 5.

Gómez de la Serna, Ramón, Lo cursi y otros ensayos, Buenos Aires, Sudamericana, 1943.

Laiseca, Alberto, Por favor, ¡plágienme !, Buenos Aires, Beatriz Vi- terbo, 1991.

Laiseca, Alberto, El gusano máximo de la vida misma, Buenos Aires, Tusquets, 1999.

Laiseca, Alberto, Las aventuras del profesor eusebio Filigranati, Buenos Aires, Interzona, 2003.

Lamborghini, Leónidas, El solicitante descolocado, Buenos Aires, Libros de Tierra Firme, 1989.

Lamborghini, Osvaldo, Poemas : 1969-1985, ed. de César Aira, Buenos Aires, Sudamericana, 2004.

Zelarayán, Ricardo, Roña criolla, Buenos Aires, Libros de Tierra Firme, 1991.

Zelarayán, Ricardo, La obsesión del espacio, Buenos Aires, Atuel, 1997.

Zelarayán, Ricardo, Bolsas y otros, Buenos Aires, Eloísa Cartonera, 2003

Inicio de página

Notas

1 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, Buenos Aires, Eloísa Cartonera, 2003, p. 48.

2 E. Dobry, « Poesía argentina actual: del neobarroco al objetivismo », Cuadernos hispanoamericanos n° 588, Madrid, 1999, p. 49.

3 Ibid., p. 47.

4 Ibid., p. 53.

5 De hecho Cucurto reniega explícitamente del objetivismo y sus modelos anglosajones en una entrevista reciente: « siempre estamos con Wallace Stevens, con Elizabeth Bishop, William Carlos Williams y la carretilla. El objetivismo, una boludez total... Está bueno, pero no es tanto. No es tanto”. (http://www.interzonaeditora.com/web2/prensa/).

6 72 R. Zelarayán, Roña criolla, Buenos Aires, Libros de Tierra Firme, 1991, p. 7.

7 R. Zelarayán, La obsesión del espacio, Buenos Aires, Atuel, 1997, p. 86.

8 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, op. cit., p. 10.

9 Ibid., p. 10.

10 Ibid., p. 39.

11 A. Carrera (ed.), Monstruos, Buenos Aires, FCE, 2001, p. 190.

12 M. Fernández, Relato, Buenos Aires, Corregidor, 1987, p. 54.

13 J. L. Borges, « Macedonio Fernández », Sur, n° 209-210, Buenos Aires, 1952, p. 146.

14 W. Cucurto, Zelarayán, La Rioja, Ediciones Deldiego, 1998, n. p.

15 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, op. cit., p. 29.

16 Ibid., p. 33.

17 Ibid., p. 37.

18 Ibid., p. 33.

19 L. Lamborghini, El solicitante descolocado, Buenos Aires, Libros de Tierra Firme, 1989, p. 64.

20 Ibid., p. 77.

21 Ibid., p. 53.

22 W. Cucurto, Veinte pungas contra un pasajero, op. cit., p. 43.

23 Ibid., p. 45.

24 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, op. cit., p. 18.

25 W. Cucurto, Zelarayán, op. cit., n. p.

26 W. Cucurto, Veinte pungas contra un pasajero, op. cit., p. 34.

27 Ibid., p. 36.

28 Ibid., p. 54.

29 W. Cucurto, La máquina de hacer paraguayitos, op. cit., p. 26.

30 W. Cucurto, Entrevista en : http://www.interzonaeditora.com/web2/prensa.

31 W. Cucurto, Veinte pungas contra un pasajero, op. cit., p. 17.

32 W. Cucurto, La cartonerita, Bahía Blanca, Vox, 2003, n. p.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Julio Prieto, « El lujurioso sentimental: notas en torno a la prosaica poesía de Wáshington Cucurto », Cahiers de LI.RI.CO, 3 | 2007, 183-196.

Referencia electrónica

Julio Prieto, « El lujurioso sentimental: notas en torno a la prosaica poesía de Wáshington Cucurto », Cahiers de LI.RI.CO [En línea], 3 | 2007, Puesto en línea el 01 julio 2012, consultado el 23 marzo 2017. URL : http://lirico.revues.org/787 ; DOI : 10.4000/lirico.787

Inicio de página

Autor

Julio Prieto

Poeta, Universität Potsdam, Alexander von Humboldt stiftung, Alemania

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página