Navegación – Mapa del sitio
2. Pensar (filosofía)

Macedonio y el orden: la aventura del escribir-pensando. O de cómo puede la literatura ser también filosofía1

Daniel Attala
p. 115-133

Texto integral

  • 1 Dos conferencias preceden este artículo, una en el marco de una jornada de estudios organizada por (...)
  • 2 "Los signos poseen para el pensamiento la misma importancia que para la navegación la ocurrencia de (...)

Die Zeichen sind für das Denken von derselben Bedeutung wie für die Schiffahrt die Erfindung, den Wind zu gebrauchen, um gegen den Wind zu segeln.
Gottlob Frege2

1Hay maneras y maneras de escribir mal. Tantas que dudo que sea posible construir un concepto que las abrace a todas con el mismo sentido e igual pertinencia y rigor. Quizá por esta razón quienes se ocupan del tema suelen reducir su campo de interés a sólo un tipo de mal escritor : el de vocación vanguardista ; mal escritor por espíritu de contradicción, y contradicción no de cualquier dicción sino de aquella que dicta el canon del buen decir en la época y lugar en que se entabla la querella. Lo que tienen en común como malos escritores Macedonio Fernández y Roberto Arlt, Néstor Perlongher y Osvaldo Lamborghini, Oliverio Girondo y Felisberto Hernández, Alejandra Pizarnik o César Aira, parecen tenerlo también como autores de vanguardia. Como tales, lo que tendrían de malos escritores lo tendrían así mismo de enemigos de un orden literario establecido fuera de ellos, heterónomo. Serían creadores de lo inédito, aventureros de la diferente. Pero inédito y diferente son relaciones extrínsecas : inédito con relación a todo lo editado ; diferente respecto de una identidad. La cuestión es saber si aparte del que deriva de esta relación extrínseca comparten entre sí otro modo de mala escritura. El objeto de este artículo es mostrar la que estimo peculiar de Macedonio Fernández. Y que escapa, me parece, a ese sentido general : sería el suyo un mal escribir por ser pensante, ser que le viene no respecto de un orden exterior dado sino de cierto desorden inmanente y autónomo.

2El título, en el que se barajan los dos conceptos opuestos de aventura y de orden, da empero la impresión de enfocar el mal escribir desde el punto de vista vanguardista de una escritura aventurera por no plegarse o por transgredir, incluso, las reglas del buen decir. De hecho me ocupo de un autor en quien la crítica mostró la legitimidad del concepto general de mala escritura como vanguardia. La obra escrita de Macedonio Fernández se aparta en efecto deliberadamente de las formas literarias más aceptadas en la época en que escribió, y por otro lado su voluntad vanguardista la muestran gran cantidad de hechos, ya que él mismo protagonizó varias de las campañas que agitaron la cultura rioplatense en la década del veinte, del treinta y hasta del cuarenta.

3Pero éste de la vanguardia no es el único contexto en que se inscribe el mal escribir de este autor. Y antes de pasar a estudiarlo conviene mencionar al menos uno de los que se podrían señalar. Por ejemplo la literatura gauchesca, englobable en un concepto más amplio, el de las escrituras malas no por vanguardistas sino por populares, en oposición no únicamente a los modelos aceptados sino también a la cultura letrada, y más en particular por una necesidad histórica diré de sinceramiento, de escribir sin pelos en la lengua, como se dice, y que tal vez permita incluso entender más adecuadamente las escrituras de vanguardia tal y como tuvieron lugar en Argentina. Porque ellas se alimentaron, qué duda cabe, a veces sutil pero otras abiertamente, de la gauchesca, y lo hicieron al menos en dos sentidos precisos y emparentados entre sí : el criollismo y la veracidad, que como se ve a simple vista pueden reducirse casi al segundo de los dos.

  • 3 "Carta del sargento Miranda al gaucho Jacinto Cielo…", en H. Ascasubi, Paulino Lucero o Los gauchos (...)

4"Yo también soy pueta", dice un sargento Miranda en las décimas que dirige a Jacinto Cielo, personaje de Ascasubi. Y aunque con ello quiere dar a entender que él es tan poeta como el gaucho a quien dirige la palabra, no es ajeno al sentido del verso este otro : los gauchos también pueden escribir poesía y no únicamente los señores cultos de la ciudad. En la segunda décima Miranda se felicita de que gracias a estas composiciones a la manera de los gauchos los habitantes cultos y ricos de la ciudad "ya no nos tiene en menos / porque ve que semos güenos / pa escrebir tan lindamente"3. La justificación es doble, aunque ambas razones se resuman en una : está hecha en "nuestra lengua" y en ella se "habla clarito" la verdad. Si hay en la gauchesca desviación conciente de un modelo, con harta frecuencia el desvío se quiere legitimado en un valor superior al de la mera forma, por ejemplo la corrección gramatical, o la armonía estética, la eufonía o el acierto ornamental. Y ese valor superior suele ser la verdad, con todos sus coadyuvantes de claridad, franqueza, veracidad, honestidad, etc. Casi se podría decir que aquí la mala escritura se justifica en virtud de una subordinación de los valores poéticos, o mejor dicho estéticos, a otros éticos y aun políticos. Ahora, cuando las vanguardias rioplatenses del siglo XX invocaron la veracidad y la autenticidad como excusa para romper con los moldes de lo bien escrito, reanudaban en parte el impulso revulsivo de la gauchesca. No por nada uno de los principales órganos de prensa de la vanguardia porteña se llamó Martín Fierro, el único autor argentino del siglo XIX que no se le cae de la pluma a Macedonio es el gauchesco Estanislao del Campo, el Borges de los años 20 se afirma criollo heredero de Ascasubi, más tarde César Aira se inaugura como escritor reescribiendo Juan Moreira, y El fiord de Osvaldo Lamborghini puede ser catalogado por algún crítico como el último eslabón de la historia que comenzó Bartolomé Hidalgo. No está demás recordar, por fin, que esta preponderancia de la veracidad sobre la forma no carece de relaciones con el fenómeno similar que se observa durante el siglo XIX en los diversos movimientos románticos europeos y americanos. Críticos de un clasicismo falso, bombástico, artificioso, no hubo romanticismo, así en Hispanoamérica como en Europa, que no se pronunciara contra la mera forma en nombre de la verdad, contra el artificio en nombre de la naturalidad -sea lo que sea lo que cada cual entendía por ello.

5Antes de terminar este a manera de prólogo son necesarias dos palabras sobre las nociones de orden y aventura de mi título, asociadas ya por Guillaume Apollinaire en un poema de hacia el final de su vida titulado "La Jolie Rousse". Aludía el poeta con ellas a una "larga querella" entre dos poéticas diferentes, o tal vez a dos aspectos diferentes de la poesía : Tradición y Orden por un lado, Invención y Aventura por otro. No es lugar éste para realizar una lectura en regla del poema ; bastará con advertir que tradición y orden no representan tan sólo el canon del buen escribir, mientras que invención y aventura serían la rebeldía contra la presión extrínseca de ese canon. La aventura (tanto en el poema de Apollinaire como en el presente artículo) no es únicamente la evasión reactiva ante el peso angustiante de unos ideales con fuerza de ley ; no se cifra tan sólo en huir de los pruritos asfixiantes de un editor o de un crítico almidonado. Es curioso notar que así fue sin embargo como Borges lo interpretó en un breve ensayo de 1925 titulado "Sobre un verso de Apollinaire" (más tarde recogido en El tamaño de mi esperanza como "La Aventura y el Orden"). El texto de Borges marca, dicho sea de paso, el recodo donde su trayectoria vanguardista se vuelve conservadora, mesurada. No sólo el orden sería una presión foránea a la escritura aventurera sino que además las dos poéticas aparentemente irreconciliables del orden y de la aventura llegan bajo su pluma a diluirse de manera tal en el flujo relativista de la historia, que al final la aventura de ayer resulta en el orden de hoy y la aventura de hoy en el triste orden de mañana. Su balance es amargo : no es posible en absoluto la aventura, todo lo más que puede hacer el poeta es gesticular una pose, encarnar uno de los dos monigotes del Aventurero y el Ordenado, sin ilusionarse con que los movimientos de uno y otro no estén igualmente calculados al milímetro por un orden de fierro que en el fondo los vuelve intercambiables.

  • 4 Sobre M. Foucault, véase "Les rapports de pouvoir passent à l’intérieur des corps" [La Quinzaine li (...)
  • 5 La referencia bibliográfica significa : volumen 7 de las Obras completas de Macedonio Fernández (Bu (...)

61. Es verdad que Macedonio evita concienzudamente las formas literarias consagradas por la tradición y por el gusto autorizado de su época. Como modelos a seguir él desprecia, incluso, dichas formas, que son, al decir de su humor, "literatura obligatoria". Empero el concepto de desviación no alcanza para comprender su escritura. Para ello es necesario abandonar el modelo de la ley y del caso, de lo general y de lo particular -modelo que con Michel Foucault podríamos denominar jurídico- y sustituirlo por otro de lo singular (ya sea en el sentido hegeliano del término, es decir como síntesis de lo general y lo particular mutuamente excluyentes, o en el del propio Foucault : el acontecimiento irreductible de sentido inmanente) o por conceptos más antiguos como el de ironía o incluso, si se prefiere, el de lo trascendental4. Sea lo que sea lo que se coloca en su lugar, la necesidad de sustituir el modelo jurídico surge del hecho de que la propia escritura de Macedonio -como quizá toda escritura auténtica- es un esfuerzo por desmontarlo. ¿Cómo ? Trayendo las leyes que presuntamente regulan el bien escribir hasta la arena singular que es la obra, para allí desacreditarlas ante los ojos del lector. Escritura correspondiente a lo que Macedonio, siguiendo tal vez el giro de Pirandello commedia da fare, llama en alguna ocasión "lectura de ver hacer" (7, 133)5.

  • 6 Cf. p. ej. el nº 42 de los fragmentos llamados del Lyceum y el nº 238 de los fragmentos llamados de (...)

7Por paradójico que parezca, la mala escritura de este autor es el resultado de un afán de perfección. De una perfección empero que no se mide por la adecuación a una ley sino por haber derogado o cuanto menos dejado en suspenso toda ley. Escritura perfecta es la que contiene o sumerge en su interior, de manera comprensiva y por lo tanto crítica, a la ley que se supone debía legislar sobre ella, de manera tal que se advierta que no tiene fuerza de ley. No se trata pues de transgredir la ley sino de ponerla entre paréntesis. Porque la separación, la exterioridad mutua entre una ley y su caso que ocurre cuando la escritura busca adecuarse a un canon, tiene como consecuencia indeseable el que por más adecuados que sean entre sí estos dos extremos, siempre subsistirá entre ellos una separación y por lo tanto una falla, una inadecuación en el caso sometido a juicio. O a la inversa : que por más que se infrinja la ley, ésta seguirá siendo la ley y el acto que la incumple un caso subordinado. La perfección sólo es asequible si tal separación es destruida, si la ley es arrastrada hasta el interior del caso y relativizada como ley. ¿Y cómo se da cita a la ley del buen escribir en la escritura ? Pensando en la ley, reflexionando en ella, haciendo su crítica, levantándole a ella, que de ordinario es el tribunal, una especie de tribunal superior -aunque convendría llamarlo carnavalesco y bufonesco, y pienso en aquella bufonería trascendental que dice Friedrich Schlegel al caracterizar sus conceptos de poesía de la poesía y de ironía6. Pensamiento, crítica, reflexión que tienen por objeto desarticular la ley, volverla risible, dudosa, arbitraria, sospechosa, parcial, o sea tan particular como lo es de ordinario cualquier caso suyo. Es así como la escritura se independiza de la ley, se vuelve autónoma, dueña y señora de sí misma, en una palabra libre y en cierto modo ley de ella misma.

8Dos citas, más para ilustrar que para corroborar lo dicho. Una de Macedonio:

Libre sin límites sea el arte y todo lo que le sea anejo, sus letras, sus títulos, el vivir de sus cultores. Tragedia o Humorismo o Fantasía nada deben sufrir de un Pasado director ni copiar de una Realidad Presente y todo debe incesantemente jugar, derogar (Museo, p. 47).

9La otra de Borges:

  • 7 J. L. Borges, "Macedonio Fernández (1874-1952)" [1952], en Borges en Sur. 1931-1980, Buenos Aires : (...)

Los historiadores de la mística judía hablan de un tipo de maestro, el Zaddik, cuya doctrina de la Ley es menos importante que el hecho de que él mismo es la Ley. Algo de Zaddik hubo en Macedonio7.

10La labor de destrucción no puede carecer de unos efectos que desde el punto de vista del orden establecido no se perciban como un mal, como una fealdad. Y hasta cierto punto, cuanto más perfecta sea la escritura, cuanto más y mejor se deroguen las leyes del buen escribir, cuanto más y mejor se ponga en evidencia en el texto el vacío legal de que el texto se alimenta, tanto más malo será el producto de la escritura : más desordenado, disparatado, caótico, paradójico, desequilibrado, delirante o loco. Anima o impulsa este movimiento destructivo-constructivo lo que me permitiré llamar un deseo de verdad. Con lo que la perfección de la escritura es una medida de tal deseo de verdad, una medida de su veracidad y de la comparsa de virtudes que acompañan a ésta.

11Desde tiempos remotos la duda pesó sobre la transparencia y la capacidad del lenguaje para contener la verdad. Y con el tiempo esta duda terminó por afectar también a la institución literaria en su conjunto y en cada uno de sus ingredientes -el libro, la página, la línea, la puntuación, la gramática, los títulos, los comienzos, los finales, las notas a pie de página, los géneros, subgéneros. Poco o nada hay en efecto en todo esto que pueda inspirar mucha confianza en cuanto a la verdad que en cada caso, que en cada obra literaria quiere salir a la luz. Por lo cual no hay otra manera de ser verídicos en literatura que reflexionando una y otra vez en aquellos medios, es decir relativizándolos, escribiendo a contrapelo de todos ellos, al límite de la comunicación, a riesgo siempre incluso de arruinarla, aunque en la medida, precisamente, en que no se la arruina por completo. Es lo que Macedonio llama escribir-pensando, es lo que Macedonio quiere decir cuando protesta que necesita pensar mientras escribe. Porque qué es pensar, desde Platón hasta Macedonio, sino intentar acercarse a la verdad, y digo bien, a la verdad -y no a la belleza ni a ninguna otra cosa. Por último, y aunque no pueda ahora justificarme plenamente, digo que este pensar al hilo y a contrapelo de la escritura es probablemente la más íntima articulación entre filosofía y literatura que tiene lugar en la obra de Macedonio Fernández.

  • 8 A. Schopenhauer, "Sur les écrivains et le style", Parerga & Paralipomena, París : PUF, 2005, § 273, (...)

122. En tres clases clasifica Schopenhauer a los escritores : los que escriben sin pensar, los que piensan a medida que escriben y los que piensan antes de escribir8. Enseguida critica a los de las dos primeras clases y ensalza a los de la última, los que piensan antes de escribir. En suma, un texto tendría valor si es la exposición de un pensamiento poseído enteramente por su autor antes de lanzarse a escribirlo, no únicamente porque entonces el autor habrá escrito sobre seguro sino además porque sólo así la escritura sería ejecución de un plan adecuado, es decir previo. Schopenhauer propone una comparación reveladora : quien no piensa antes de escribir, quien espera a empuñar la pluma para saber qué va a decir, es como el cazador que sale a cazar al voleo (aufs Gerathewohl ; el francés emplea el vocablo que se opone a orden y tradición en el poema de Apollinaire : cazar à l’aventure). El escritor ideal en cambio caza en un coto preparado de antemano, lugar cerrado a propósito para que no se evada el animal que se habrá introducido a fin de que cumpla el papel de presa. Esto recuerda aquello de Kant, de que la ciencia no se conduce a tontas y a locas en su investigación de la naturaleza sino torturándola con preguntas adecuadas, y casi se diría que según Kant, plantea la pregunta adecuada sólo aquél que ya sabe más o menos la respuesta. La comparación de Schopenhauer recuerda también la distinción que establecían los matemáticos de la época de Descartes (no sé si hoy lo seguirán haciendo) entre ordo inveniendi y ordo exponendi. Para Schopenhauer la escritura debe proceder a la exposición de una verdad ya conseguida o inventada, es decir a su demostración. Y aunque el escritor procediera según el orden del descubrimiento, como hizo Descartes en las Meditaciones metafísicas, su obra no tendría sentido si todo acabara en aguas de borrajas, quiero decir si al final de la encuesta no descubriera nada : se tendría algo así como los Diarios de un Colón que no hubiera llegado a lugar desconocido. Al decir esto último me pongo del lado de Schopenhauer, lado de gran confianza en la ciencia y en los alcances de la razón humana. Nuestra época perdió un poco esa fe. Sabemos, además, que Colón no llegó a destino ignoto alguno, o que si llegó apenas si se dio cuenta y se resignó a recorrer un puñado de lugares comunes que todavía hoy seguimos desandando : el paraíso terrenal, el oro y las piedras preciosas, la gloria de conquista.

  • 9 Boileau, Œuvres, París : Classiques Garnier, 1952, p. 163.

13Entonces Schopenhauer aconseja : nadie tome la pluma si no es para exponer un pensamiento descubierto, conquistado y colonizado. Únicamente de este modo se conseguirá escribir bien, con un orden adecuado a la cosa, con orden y no simplemente à la aventure. Lo haya o no leído Macedonio, este texto del filósofo alemán tiene valor de modelo, por cuanto junto con cierto clasicismo traduce de manera elocuente una concepción de la escritura que se impone todavía hoy con todo su peso en vastos dominios de la cultura : cierta preponderancia del discurso filosófico, científico, o si se quiere lógico, por sobre el literario en gran parte de la tradición occidental. Antes que Schopenhauer, ya Boileau (y seguramente muchos otros) había hecho la advertencia : Avant donc que d’écrire apprenez à penser (L’Art poétique, I)9.

143. Macedonio procede en su escritura de un modo por completo diferente del recomendado por Schopenhauer. El rigor de este último tiene al menos un supuesto y una consecuencia que aquél rehúsa admitir. Primero el supuesto : que es posible trasladar fielmente al papel cualquier pensamiento. Y ahora la consecuencia : que toda exposición de una idea ya conquistada falsea, si no el pensamiento cuanto menos la relación que el escritor guarda con él : la lucha cuerpo a cuerpo con la idea es sustituida por un marco de salón con chimenea donde el escritor contempla desde un sofá, en la vanagloria extática de una tranquilidad merecida, su trofeo debidamente embalsamado y barnizado.

15El orden post hoc es una impostura, el falsete por excelencia, ya que supone ocultar, olvidar el proceso de descubrimiento, el orden, o mejor dicho la aventura, de la invención. Pero no sólo la consecuencia del punto de vista de Schopenhauer denuncia Macedonio. También denuncia el supuesto : el que sea posible trasladar al papel cualquier pensamiento, idea o verdad. Y con tanta mayor razón cuando se trata de pensamientos que no se pueden desligar del pensador, de aquél que los piensa y escribe (¿y hay acaso pensamientos que se puedan desligar de este modo ?). Es pues una impostura toda escritura que no narre con la mayor veracidad posible la experiencia del pensador-escritor. Ya se ve en qué sentido primario escribir para Macedonio es un escribir-pensando y nunca un escribir-lo-alguna-vez-pensado. Es así como en el contexto de su escritura de tema filosófico se puede leer la siguiente reflexión :

El desorden de esta obra se explicará no sólo porque he pensado mucho sino porque no haré sino pensar mientras escriba, pues no poseo idea alguna definitivamente conquistada y hago el libro para ayudarme a pensar, porque es casi imposible -aunque será lo mejor- pensarlo todo sentado en un sillón (8, 156).

  • 10 H. von Kleist, Über die allmähliche Verfertigung der Gedanken beim Reden [1805], Kleist-Archiv Semb (...)

16Nótese que al pasar alude a la concepción ordinaria o clásica según la cual "lo mejor" sería "pensarlo todo sentado en un sillón", es decir sin escribir, y tan sólo una vez pensado trasladarlo al papel (para una vez volcado todo en letras de molde volver a sentarse satisfecho a contemplar los lomos de los libros desde el sillón). Y nótese así mismo que la recusación se justifica en la casi imposibilidad de un tal pensamiento sin escritura, sobre lo cual yo todavía no he dicho nada -ni diré, salvo acotar que sin bien con ello Macedonio se opone a un autor alemán, por otro lado emparienta con las ideas de otro, Heinrich von Kleist, cuyo breve ensayo sobre la "paulatina elaboración de los pensamientos en la conversación" también está en los antípodas de Schopenhauer10.

17Por sobre todo orden y toda claridad expositiva, en lo que atañe a la escritura filosófica Macedonio coloca la veracidad y, aunque ello conlleve desprolijidad y confusión, todas las virtudes coadyuvantes de la veracidad -honestidad, sinceridad, transparencia, virtudes que lo llevan a reunir los vicios de la escritura en éste denominado por él mismo del falsete, impostación o impostura. Cito otro pasaje perteneciente a un texto filosófico:

Con todo comienzo ahora la exposición de mis meditaciones esperando que simultáneamente con la labor de redacción se irán concretando conceptos ya muy trabajados por mí acerca de todos los extremos del problema metafísico, y que a la terminación del libro llegaré juntamente con el lector a la plenitud de la Solución Metafísica (8, 160).

18Y este otro:

Además -haré una manifestación que no se avienen a hacer los expositores y pensadores por temor a un desprestigio [en] que me parece ella no les haría incurrir- diré que si he empezado a estudiar junto a él, pues escribo asociado al lector en busca común y cordial preocupándome de que todos los datos estén cuando nos planteemos la Respuesta (8, 284).

19Cuando se trata de la verdad -y de ello se trata en la escritura filosófica pero también, como se dirá más adelante, en la literaria- escribir debe ser actividad simultánea al pensar y nada debe ser puesto por sobre este deber. Hay una ética de la escritura en nombre de la cual queda justificado cualquier desorden expositivo como la reiteración, la digresión, el anacoluto y la larga caterva de faltas gramaticales que pueden encontrarse en sus textos.

20El lector habrá notado que insensiblemente me he ido deslizando desde la escritura en general a la escritura filosófica, es decir a aquella escritura que tiene el cometido de buscar (ya que no meramente exponer) la verdad, y que suele distinguirse de aquello que por descarte nuestra civilización denomina literatura. Y en descargo diré que tal desvío, que enseguida se va a corregir, obedece a una razón, a saber, no únicamente al hecho de que Macedonio insistió desde muy joven en que su vocación principal era la Metafísica, sino también, y sobre todo, al hecho de que también en la escritura literaria el pensar es siempre un ejercicio que guarda cierta relación privilegiada con la verdad, de modo tal que para elucidar qué es escribir literatura pensando, o escribir-pensar en Literatura, es necesario tener una idea de qué es escribir Metafísica pensando.

21¿Y qué será pensar en un dominio como el literario en el que el objeto de la escritura no es propiamente hablando y de manera inmediata la enunciación de la verdad ? Tomando como punto de partida el hecho de que el lenguaje en su uso literario -como en cualquier otro uso…- debe producir sentido, y el hecho de que para que tal misteriosa cosa se produzca escritor y lector deben ejecutar una enorme cantidad de convenciones al tiempo que deben hacerlo, y aun no pueden sino hacerlo, de manera inadvertida, impensada y como dando la espalda a sus propias operaciones ; tomando, entonces, como punto de partida esas dos constataciones, creo que en definitiva pensar mientras se escribe literatura no es para Macedonio otra cosa que escribir dejando al descubierto si no todas y cada una de esas operaciones, cuanto menos algunas, o cuanto menos el hecho de que existen, es decir dejando al descubierto que el sentido no está dado de antemano sino que es una construcción o producción cuyas condiciones de ordinario no salen a la luz.

22Así, también en la escritura literaria pensar comportaría cierta relación con la verdad, ya que desvelaría la maquinaria sobre la que se asienta cierto orden de los textos. Este orden es una mistificación, una hermosa mentira, pero no menos mentira por el hecho de ser hermosa. Escribirlos pensando es escribirlos exponiendo en ellos la conciencia de la mistificación, descubriendo ante los ojos del lector el mecanismo, que de otro modo quedaría en secreto, de la ficción literaria, despanzurrando el juguete, mostrando el envés del tapiz junto con el derecho, la tramoya junto a la escena, el ensayo de la orquesta junto con la sonata. Si llamamos bien escribir al derecho de los tapices, escribir pensando es escribir mostrando, junto al derecho del tapiz con su apariencia preciosa y altamente significativa, el otro lado caótico, la maraña de hilachas y de nudos que ha sido necesario trabajar, atar y ocultar para obtener el breve y espectacular espejismo.

23Friedrich Nietzsche lo hubiera expresado así con su terminología de juventud : escribir pensando es mostrar lo apolíneo sin ocultar lo dionisiaco. Pero para Macedonio esto ya hubiera sido demasiado decir, demasiado bonito, apolíneo y no pensando, muy alegórico y griego, un bel canto en suma, una opereta más, como creo que el propio Nietzsche lo advirtió cuando años después se desdijo de su pasión por Wagner -y eso que a Macedonio parece haberle gustado no poco la ópera de Wagner. Aunque pensándolo bien, lo sabido es que le gustaba un acorde de Wagner, aquél famoso que alude a los amores trágicos de Tristán y de Isolda. Y es probable que se haya preguntado si era necesario semejante despliegue, tal imponente ejército de músicos y cantores, tamaña parafernalia escénica, tantas horas de evoluciones danzantes y kilos y kilos de disfraz y decorado para justificar ese acorde. Se cuenta que tocaba a Wagner en la guitarra. De este modo habrá querido llevarlo, me imagino, a su mínima y más honesta expresión. Y que cuando concurría a la ópera -a la ópera no se va, se concurre-, y esta anécdota atañe precisamente a Parsifal, cerraba los ojos para no ver : aquello debía estar demasiado bien escrito para él, muy poco pensado. Había que evitar que los sentido sucumbieran al ídolo del orden manando more geometrico del Walhalla. Vous -escribe Apollinaire- dont la bouche est faite à l’image de celle de Dieu / Bouche qui est l’ordre même.

244. ¿No es un crimen criar un chancho salvaje, colocarlo un día entre los cuatro muros de un coto del que no puede escapar a no ser que tenga alas (y ya se sabe cuándo estos animales tendrán alas…) para salir cualquier madrugada de ésas armado hasta los dientes, cazarlo y luego pretender la gloria de los valientes ? Y sin embargo es una farsa de cacería como ésta que Schopenhauer adelanta como punto de comparación con la escritura pensante que ha de rendir al filósofo el ser recibido por el común de los mortales en pensador de calibre…

25La vanguardia ultraísta que surgió en Argentina al calor de la propaganda de Borges entre 1921 y 1924 denuncia este tipo de impostura cuando dice que el poema en sentido tradicional no es más que la comparsa creada ad hoc por el poeta para emplazar el único pequeño hallazgo digno de ser llamado poesía, es decir la metáfora, mientras el resto es oficio vano de rellenar papel al azar y mecánicamente. El poema termina siendo algo así como la conversación inducida por el galán premeditado con el fin de crearse el corro y el estado de ánimo propicio a recibir como caído del cielo el único bocadillo que se le ocurrió en lo que va del mes. Por eso el ultraísmo reclamaba sincerar, ser honestos, veraces : suprimir el poema y dejar que brille lo único digno de brillar, la sola joya verídica. Todo lo demás -especialmente los recursos sonoros como la rima, ese sonajero, o ese tamboril marcial que es la medida y el compás- era ganga despreciable. También eran ganga los adjetivos, las bellas palabras y cualquier otro trebejo de función puramente ornamental, para decirlo con una de entre tantas proclamas de Borges por entonces. Macedonio llamaba a todo esto lo culinario, y yo creo que él supo ser bastante más radical en lo despojado de lindezas que varios jóvenes ultraístas, cuya poesía él mismo juzgó no haber logrado salir de la esfera del adorno (y no estoy citando, como ya se me hizo costumbre en este artículo, a otro autor alemán, por lo demás asaz hostil también él al arte como vulgar decoración).

26Ya con esta denuncia del halago de los sentidos milita Macedonio por una mala escritura, una literatura fea que garantice no embelezar al lector con baratijas eufónicas que son a lo auténtico de la poesía lo que el buen peinado a la entereza moral del político o del empresario. ¿Y en nombre de qué esta denuncia de lo culinario ? Tal y como ocurre en algunos movimientos de vanguardia de principios de siglo pasado, él lanza esta denuncia en nombre de algo superior a la mera belleza. Dicho en pocas palabras : lo que de ordinario se entiende por belleza es para él apenas un escozor sensorial, un fenómeno localizado en la región animal del ser humano, es decir en lo infrahumano, lo que para Macedonio muy poco se diferencia, y nada, de lo inhumano. En esta dimensión "sólo vivimos si matamos", escribe en 1930 (8, 350).

27Lo mismo cabe decir de los diversos tipos de realismo en que según Macedonio cae la literatura quizá desde siempre. Junto a lo culinario, el otro gran anatema es el realismo : todo lo que impida que cuaje en el lector una alucinación de realidad está bien empleado, por más perturbaciones que ello traiga en el orden de lo escrito. Esto no quiere decir que cualquier ocurrencia sea lícita con tal de arruinar la alucinación : ha de haber un método en la locura. Y es así como es. Macedonio dispone de toda una poética que prevé para cada uno de los géneros literarios admisibles -y son al menos tres : Novela, Humor y Poesía- un concepto, un objetivo y una técnica más o menos precisa. Y en cada una de estas tres dimensiones el lema es en cada género sortear el bel canto de las sirenas realistas : en el Humor a través del absurdo ; en la Novela a través de la violación de la regla que garantiza el funcionamiento del personaje como persona ; en la poesía… se me permitirá dejar este punto en la indecisión, tal y como se lo encuentra en los papeles del autor.

28Sea como fuere, del mismo modo que en cada uno de estos géneros hay que evitar el buen orden sonoro, hay así mismo que evitar el buen orden realista. Y con ello está enunciada la mitad de la razón en la que estriba el escribir mal de Macedonio. La otra mitad es el principal objeto de este artículo : en cada una de estas artes del lenguaje, y del mismo modo que en la escritura filosófica, es necesario desplegar una escritura-pensante, una escritura que a medida que va produciendo el sentido lo vaya haciendo tropezar poniendo en evidencia a cada instante su fragilidad -su verdad.

29En Una novela que comienza, a poco de comenzar precisamente, se lee:

En cuanto a este fracaso en el escribir, se debe a esta rareza de no poder escribir seguido, sin pensar en nada. Si yo hubiera pensado antes de escribir, lo que tampoco es oportuno, apenas se notaría. Mas el lector me descubre pensando mientras escribo, nota estos intervalos de silencio y ya comprende que soy un pobre diablo -lo que sería preferible que no se advirtiera tan pronto […] (7, 14-15).

30Digamos que por un lado éste es tan sólo uno de los tantos modos de caracterizar el escribir-pensando : escribir con interrupciones, rompiendo el orden sucesivo del texto. Pero nótese que los conceptos de seguido y no-seguido, es decir de continuidad y discontinuidad, atañen a un aspecto absolutamente elemental, esencial del lenguaje escrito : su carácter sucesivo, representado por la contigüidad espacial de la línea o renglón y ejecutado en el tiempo por la lectura. Quiero decir que una escritura literalmente no-seguida como la que postula la cita es pura y simplemente imposible. El autor puede pasar años entre la escritura de una palabra y la de la que le sigue : no por ello dejarán de sucederse una a la otra de manera inmediata en la página y en la lectura. En lo que concierne a la disposición textual, es decir espacio-temporal de la escritura, no escribir seguido es imposible. Pero el autor de Una novela que comienza pretende que esta disposición textual del lenguaje escrito no representa fielmente su manera de escribir : con lo cual esa disposición textual revela ser una convención que falsea un aspecto importante de la escritura. Se denuncia una distancia, un vacío, un abismo entre el lenguaje y lo que se supone ese lenguaje significa. Y eso es precisamente escribir pensando : escribir de manera tal que el lector sepa que lo que él toma como el sentido es el frágil y fraudulento producto de un conjunto de convenciones frágiles y fraudulentas.

31El escribir seguido o no-seguido puede entenderse como metáfora de otros aspectos menos elementales de la composición literaria, con respecto a los cuales quizá sí sea posible no escribir seguido. Y aquí son innumerables las modalidades que puede adoptar esta ruptura del orden : contradicciones, paradojas, cambios de tono o registro, parodia, metalepsis de todo tipo, mezcla de géneros y en fin rupturas de cuanta convención sirve para definir el orden y la identidad de las diversas dependencias de la institución literaria. Sería de nunca acabar citar ejemplos de todo esto, que por otro lado se encuentran a la primera lectura de cualquier texto de Macedonio y fueron señalados y estudiados por multitud de comentaristas. Voy a dar solamente dos, para fijar mi interpretación. Véase este pasaje de Papeles de Recienvenido:

Un instante, querido lector : por ahora no escribo nada. Estoy callado para meditar acerca de un telegrama que leo en La Prensa y que me asegura no haber sido destruida por la explosión la ciudad próspera y antigua de Muchagente -Vielemenschen-, sino levemente dañada y tan poco que si hubiera explosiones de gigantescos arsenales que mejoraran las casas de las ciudades, ésta sería una (4, 14).

32Son tantas las presunciones e hipótesis ad hoc que habría que introducir para que la primera frase de esta cita fuera verdadera, que se convendrá en que al menos tomada literalmente ella es necesariamente falsa, contradictoria incluso -de un tipo de contradicción que se podría denominar pragmática. Pero es una falsedad o contradicción que en otro sentido es muy verdadera : denuncia un rasgo fundamental de la escritura : que ésta no se puede emplear para decir ciertas cosas (por ejemplo "ahora no escribo nada"). La escritura y el lenguaje en general nos obligan, condicionan nuestra libertad, y no únicamente libertad de palabra. Escribir pensando es escribir exhibiendo esos condicionamientos (quién sabe si de manera tal que dejen de funcionar como condicionamientos). El pasaje que se acaba de citar comienza con la contradicción pragmática "por ahora no escribo nada" y prosigue jugando con los límites del concepto de explosión imaginando un tipo de estallido que en vez de destruir mejorara las cosas. A imagen de la bomba sui generis que describe, el mismo concepto de explosión explota, se diría, produciendo un efecto desestabilizador que tiene un lejano parecido al efecto producido por las bombas ordinarias -aunque al contrario que el de éstas sería benéfico. En otro lugar de la misma obra se lee:

No lea tan ligero, mi lector, que no alcanzo con mi escritura adonde está usted leyendo. Va a suceder si seguimos así que nos van a multar la velocidad. Por ahora no escribo nada ; acostúmbrese. Cuando recomience se notará. Tengo aquí que ordenar estrictamente mi narrativa porque si pongo el tranvía delante de mí no sucederá lo que sucedió (4, 29).

33Aquí la contradicción se encuentra acompañada de al menos dos otros saltos mortales : pretende pasar por encima del límite infranqueable que separa al escritor en el momento en que escribe del lector en el momento en que lee, y por encima del límite que separa relato e historia.

34Los límites que estructuran el orden literario son a su vez lo impensado de ese orden, aquello sobre cuya ocultación éste se asienta. Pensar escribiendo es escribir pensando lo impensado de la buena escritura, luego pensar escribiendo es necesariamente escribir mal, interrumpiendo ese orden. Pensar escribiendo es improvisar : es tomar por caminos no previstos, impensados, y hacerlo sin aviso previo, o sea de improviso y en los momentos menos pensados. Pero este tipo de escritura pensante no puede funcionar sin la otra, sin la escritura ordenada o buena. Pues lo que ella ha de mostrar es lo impensado que hay en ésta última. Es así como en Macedonio Aventura es indisociable de Orden, siendo inconcebible que uno y otra puedan ser entendidos como poéticas de dos tipos de literatura distintos, o a la manera de Borges como los roles que cumple alternativamente una misma literatura en dos momentos diferentes, tal vez sucesivos y en el fondo indiferenciados, de la historia. Escribir pensando es escribir literatura ordenada de manera desordenada, mal escribir literatura bien escrita. Y todo esto bajo la presión de un ideal rigorista de lo más extremo : es la búsqueda de la perfección -de la verdad, de la honestidad, etc.- lo que guía esta operación no diré de destrucción, que no lo es exclusivamente, sino de puesta en fragilidad de la institución literaria, en el mismo instante en que se entra a la institución literaria (de ahí todo el ritual de la llegada a la literatura que se percibe en muchos textos de Macedonio : a la literatura no se nace, se llega, y más aún : se cae, y en la caída el escritor se produce más de un chichón). Perfección o pureza, entonces, ya no calculadas mediante un rasero exterior, ni mediante ningún otro rasero, sino por colocarse por encima, o si se quiere por fuera del alcance de todo rasero : perfección por conquista de la libertad, perfección de aquello que lo es por medirse con la nada de donde salió. En este sentido el programa de Macedonio es un ejemplo extremo -si puede hablarse de ejemplo allí donde no hay aplicación de una regla- de los programas de vanguardia. Aunque al mismo tiempo, y en la medida en que la institución literaria que se denuncia está hecha de la impostura, del empaque y las buenas maneras de la cultura letrada, este programa reanuda el impulso revulsivo de la tradición autóctona que mencioné al comienzo. Y así podría esta poética ponerse todavía en relación con otras tradiciones contestatarias : barroco, romanticismo, modernismo, etc.

355. Para terminar, y a título de aplicación de mi modo de entender el pensar del escribir-pensando, un par de observaciones sobre Una novela que comienza. De este texto proviene aquella cita en la que el narrador se declara incapaz de escribir si no es pensando, es decir interrumpiendo con el pensamiento el escribir, o lo que es lo mismo : entorpeciendo el sentido mediante la reflexión sobre las condiciones de todo tipo que rigen su producción.

36Primera observación, pues : que esta práctica digamos disruptiva se advierte ya en el título del texto. Debido al menos a tres razones : 1) Porque es un título que en vez de aludir, como suelen hacerlo los títulos de novela, a algún rasgo o elemento de la historia, alude a un aspecto o elemento formal : se trata de una novela (o mejor : se trataría, ¿porque qué confianza otorgar a un título a la hora de juzgar el género de la obra ?). Claro que hay un segundo sentido del vocablo novela según el cual el título habla de la historia y no únicamente del género al que pertenece el relato : novela puede llamarse también a una historia de amor, queriendo decir el título, entonces, que lo que se va a leer es una historia de amor que comienza (como se revelará en verdad ser el caso). Pero esta ambigüedad antes agudiza que aplaca la inquietud del sentido, que es lo que me interesaba mostrar. Sin embargo lo más importante es la determinación que especifica el tipo de novela de que se trata ; es decir, 2) una novela que comienza... Lo primero es preguntarse si esto no es una tautología. ¿Dónde y cuándo se vio una novela -y cualquier otra cosa- que no comenzara en algún momento y por algún lado ? El comienzo, como uno de los elementos incuestionables del género novela y en el fondo del género universal de lo existente, es puesto violentamente sobre el tapete haciendo que todo el edificio (literario y demás) entre en peligro de derrumbe, como si pudiera haber novelas que no comenzaran o como si pudiera existir lo inexistente. Se trata de una novela que comienza, muy bien ; pero uno se dice que si el título subraya el comienzo y no otros rasgos igualmente importantes de su despliegue temporal, por algo será. Es lícito pues interrogarse, 3) si no será que la razón por la que se otorga tanta importancia al hecho de que la novela comienza es que esta novela comienza, sí, pero… no prosigue, es decir se interrumpe y por lo tanto no termina. Agarramos el volumen, verificamos su número finito de páginas, que contiene una última frase, una última palabra, un punto. ¿Hay algún otro modo de entender el fin de una novela que estos dos que acabo de mencionar -un número finito de páginas y un punto final ? ¿Qué podría decir pues que una novela comienza pero no sigue y acaso ni siquiera termina ? ¿En qué sentido misterioso se habla entonces en este título de novela ?

37Ya estas tres advertencias, que por cierto podrían ser más numerosas y más profusamente desarrolladas en interrogaciones sin fin, ponen al lector en guardia sobre aquello que va a leer : ya en el título al menos tres instituciones esenciales son extraídas de la oscuridad en la que suelen permanecer en las novelas ordinarias y exhibidas a la duda, a la risa o al escarnio, es decir, de un modo o de otro, a la reflexión así del texto como del lector. Esas tres instituciones son : su título, la distinción cabal entre historia y relato, y la evidencia de nociones en apariencia tan naturales como la de comienzo y fin, comienzo y prosecución, etc.

38¿Qué será esta novela que comienza ? Variaciones sobre este tema atraviesan toda esta novela y más aún toda la obra de Macedonio Fernández, en la medida en que aparte de su carácter específico aquel tema posee un carácter emblemático y alude a todo tipo de interrupción o ruptura del orden establecido de los textos. Por eso no voy a cansar al lector multiplicando los ejemplos. Sí voy a señalar, en cambio, la que quizá sea la dimensión más importante de lo inconcluso en esta novela que únicamente comienza. Cuya historia es ésta : un narrador recibe de su amigo R. G. el encargo de escribir un aviso dando al público las señas de dos mujeres desconocidas de las que R. G., tras verlas en la calle, habría quedado prendado. El aviso se publica con el propósito de ubicar a alguna de estas dos mujeres, ya sea porque alguien reconozca los rasgos que las caracterizan y lo comunique al interesado, o porque ellas mismas se le presenten de manera voluntaria. Para todo lo cual el texto incluye una dirección postal y horario de atención. Una vez otorgadas las señas que podrán servir para identificar a las dos mujeres, el narrador declara que deja por el momento la pluma y que no retomará la escritura hasta que las buscadas se apersonen y pueda él entonces prepararse "a la prosecución de la novela" (7, 27). Según su historia, esta novela estrictamente hablando se interrumpe, sí, pero estrictamente hablando no termina, y es una novela cuya historia sigue corriendo todavía hoy, en este preciso instante en yo escribo y también quizá en aquél en que el lector me lee, y seguirá corriendo, hasta que un llamado telefónico en el domicilio del caballero R. G. permita identificar a alguna de las mujeres ante cuya visión dicho señor quedó hechizado.

39Escribir-pensando es escribir sin dar por aceptadas las reglas de los géneros y de la escritura en general : es interrumpir el sentido, poner de relieve la arbitrariedad de esas reglas con el expediente de contradecirlas, forzarlas, mostrarlas paradójicas, tautológicas, etc. Los géneros literarios tienen reglas : si el escritor las acepta no necesita pensar : le basta con cumplir, como un soldado en la jerarquía del ejército o como un jugador de fútbol en la cancha. La de la interrupción es una metáfora que usa Macedonio para significar, no tanto el incumplimiento de las reglas que fijan el género de aquello que se está escribiendo (novela, poesía) cuanto la conciencia del carácter convencional y por lo tanto derogable de aquellas reglas : "o me dejan pensar o no prosigo", escribe el narrador de Una novela que comienza. Pero para decirlo en cierto modo se interrumpe, hace irrupción en el continuo terso del orden de lo bien escrito (y en otro sentido no se interrumpe en absoluto, por supuesto). Es así que la interrupción efectiva -¿definitiva ?- que sobreviene al cabo de las pocas páginas de Una novela que comienza, es una marca del escribir-pensando. ¿Escribir pensando en qué ? En los límites, en los rasgos constitutivos del género novela ; pensando por ejemplo en la compleja y misteriosa relación entre realidad y ficción, y más precisamente entre tiempo de ficción y tiempo real. Pensando por ejemplo en la noción de fin, y por lo tanto también en la muerte. La lista de nociones reflexionadas en el juguetón escribir-pensando de Macedonio en esta novela que comienza podría continuar indefinidamente, tal como parece que va a continuar la novela, que comenzó un día del año 1921 o 1922 en que al parecer fue escrita, o de 1941 en que fue publicada por primera vez. Yo por mi parte podría no terminar este artículo. Y prometer hacerlo el día y la hora en que suene el teléfono del domicilio del caballero R. G. y una voz aporte datos frescos sobre alguna de las dos chicas, que quien sabe si habrán envejecido o seguirán frescas como las páginas de Macedonio que las siguen trayendo hasta nosotros. Tan sólo entonces se podrá saber cómo sigue la novela y escribir un artículo definitivo sobre ella. Mientras tanto no queda otro remedio que esperar.

Inicio de página

Notas

1 Dos conferencias preceden este artículo, una en el marco de una jornada de estudios organizada por LI.RI.CO en la Universidad de París 8 en el mes de febrero de 2007 y que trató sobre la relación entre literatura y filosofía, en particular en Macedonio Fernández ; la otra en el marco de un seminario sobre malas escrituras organizado por Julio Prieto en la Universidad de Potsdam (Alemania), el mes de mayo de 2008.

2 "Los signos poseen para el pensamiento la misma importancia que para la navegación la ocurrencia de emplear el viento para navegar contraviento" ; cf. "Über die wissenschaftliche Berechtigung einer Begriffsschrift" [1882], en G. Frege, Funktion -Begriff- Bedeutung, M. Textor (dir.), Göttingen : Vandenhoeck & Ruprecht, 2002, p. 70.

3 "Carta del sargento Miranda al gaucho Jacinto Cielo…", en H. Ascasubi, Paulino Lucero o Los gauchos del Río de la Plata (1839 a 1851), p. 142.

4 Sobre M. Foucault, véase "Les rapports de pouvoir passent à l’intérieur des corps" [La Quinzaine littéraire, nº 247, enero 1977, p. 4-6], en M. Foucault, Dits et écrits. 1954-1988, París : Gallimard, vol. III, 1994, p. 228-229, y G. Deleuze, Foucault, París : Éd de Minuit, 1986. Con lo de la ironía y lo trascendental me refiero a las ideas de Friedrich Schlegel de que se hará mención más adelante.

5 La referencia bibliográfica significa : volumen 7 de las Obras completas de Macedonio Fernández (Buenos Aires : Corregidor), p. 133. Las citas de Museo de la Novela de la Eterna se realizan según la edición de Editorial Archivos, Madrid, 1999.

6 Cf. p. ej. el nº 42 de los fragmentos llamados del Lyceum y el nº 238 de los fragmentos llamados del Athenäum ; F. Schlegel, Fragments, París : J. Corti, 1996.

7 J. L. Borges, "Macedonio Fernández (1874-1952)" [1952], en Borges en Sur. 1931-1980, Buenos Aires : Emecé, 1999, p. 306.

8 A. Schopenhauer, "Sur les écrivains et le style", Parerga & Paralipomena, París : PUF, 2005, § 273, p. 813. Borges menciona esta clasificación en A. Bioy Casares, Borges, Barcelona : Destino, 2006, p. 777.

9 Boileau, Œuvres, París : Classiques Garnier, 1952, p. 163.

10 H. von Kleist, Über die allmähliche Verfertigung der Gedanken beim Reden [1805], Kleist-Archiv Sembdner, Inernet Editionen, 2002: www.kleist.org.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Daniel Attala, « Macedonio y el orden: la aventura del escribir-pensando. O de cómo puede la literatura ser también filosofía », Cahiers de LI.RI.CO, 4 | 2008, 115-133.

Referencia electrónica

Daniel Attala, « Macedonio y el orden: la aventura del escribir-pensando. O de cómo puede la literatura ser también filosofía », Cahiers de LI.RI.CO [En línea], 4 | 2008, Puesto en línea el 01 julio 2012, consultado el 26 marzo 2017. URL : http://lirico.revues.org/458 ; DOI : 10.4000/lirico.458

Inicio de página

Autor

Daniel Attala

Université de Bretagne-Sud - HTCI 4249

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página