Navegación – Mapa del sitio
1. Saber (ciencias)

Arturo Cancela: una poética del desecho y la desubjetivación

Adriana Rodríguez Pérsico
p. 71-95
Plan | Texto | Notas | Cita | Autor

Texto integral

  • 1 J. F. de Isla, Historia del famoso predicador fray Gerundio de Campazas, alias Zotes, Edición, intr (...)

Decíales que la retórica no era arte de persuadir, sino arte de hablar, y que eso de andar buscando razones sólidas y argumentos concluyentes para probar una cosa y para convencer el entendimiento, era una mecánica buena para los lógicos y para los matemáticos que se andaban a caza de demostraciones, como a caza de gangas ; que el perfecto retórico era aquél que le atacaba y le convencía con cuatro fruslerías ; y que para eso se habían inventado las figuras, las cuales eran inútiles para dar peso a lo que de suyo le tenía y que toda su gracia consistía en alucinar a la razón, haciéndola creer que el vidrio era diamante, y oro el oropel.
José Francisco de Isla.1

Mitos modernos

  • 2 Véase G. Aguilar y M. Siskind, "Viajeros culturales en la Argentina (1928-1942)" en Historia crític (...)

1Los viajeros científicos, naturalistas o simplemente aventureros que se internaban en tierras americanas y al volver al país de origen convertían sus experiencias en relatos constituyen un fenómeno propio del siglo XIX. Ya en el XX, los viajes adquieren otros modos y otros significados culturales. Con el uso del transatlántico y el aeroplano comenzó a tejerse una comunidad internacional de intelectuales y artistas que se desplazaban de un país a otro.2 La estada de Duchamp en Buenos Aires (entre septiembre de 1918 y junio de 1919) provee una fecha arbitraria que marca el auge de una serie de visitas ilustres. A partir de 1930, al viajero intelectual le sucede la figura del conferencista cuando, a los escenarios típicos de encuentros como los banquetes y las exposiciones, se suman las conferencias realizadas en instituciones oficiales –los diferentes recintos universitarios– o en centros alternativos, como el Colegio Libre de Estudios Superiores.

2Entre los viajeros del período, podemos nombrar al físico Albert Einstein, a los poetas Jules Supervielle y Filippo Marinetti, al músico Ernst Ansermet, al arquitecto Le Corbusier, a los filósofos José Ortega y Gasset y Herman von Keyserling, al crítico Alfonso Reyes, al escritor Waldo Frank, inspirador de la revista Sur. Con el estallido de la Guerra Civil Española y, posteriormente, de la Segunda Gran Guerra, muchos europeos se refugian en Buenos Aires : Rafael Alberti, Ramón Gómez de la Serna, Guillermo de Torre, Roger Caillois, Rodolfo Mondolfo, Witold Gombrowicz. Llegaron además editores como Antonio López Llausás, una figura decisiva en Sudamericana, Mariano Medina del Río y Alvaro de las Casas, creadores de Emecé, Santiago Rueda fundador de una editorial homónima. En 1939, Gonzalo Losada, que residía en el país desde hacía varios años, establece la editorial que lleva su nombre. Recordemos también las visitas de Federico García Lorca y las compañías de teatro, en particular las españolas.

  • 3 "Ramón" en Martín Fierro, Segunda época, Año II, Núm 19, julio 18 de 1925, p. 132. En el mismo núme (...)

3Años antes, en el número 19 de 1925 de Martín Fierro dedicado a Ramón Gómez de la Serna (cuyo esperado viaje se aplaza por enfermedad) dice Alberto Prebisch : "Con su monóculo sin cristal [...] viene Ramón a explicarnos nuestras realidades argentinas. Mirando los cafetines saturados de humo y de tango de la calle Corrientes, Ramón sabrá decirnos mejor que Don Ricardo Rojas, el rumbo de nuestros destinos."3 El extranjero célebre desentraña el enigma del porvenir argentino desbancando así al escritor nacionalista que dedicó su obra entera a la construcción de un edificio conceptual pensado para develar la identidad nacional. Al viajero o al conferencista se le otorga la tarea de ser un intérprete privilegiado que garantiza los senderos de la reflexión para arribar al desciframiento de ciertas problemáticas. Claro está que no todos tuvieron el mismo estatuto ; a algunos se los legitimó atribuyéndole el poder de ver y escribir una verdad oculta tras las apariencias. El caso de Ortega y Gasset que estuvo en el país en 1916, 1918 y entre 1939 y 1942 funciona como ejemplo paradigmático de un trabajo hermenéutico infalible que lo autoriza a exhortar : "argentinos... ¡a las cosas ! ¡a las cosas !"

  • 4 AAVV, Homenaje a Buenos Aires en el cuarto centenario de su fundación, Buenos Aires, Municipalidad (...)

4Los difíciles tiempos bélicos apuran posiciones y determinan intervenciones. En septiembre de 1936, se realiza en Buenos Aires el XIV Congreso del PEN Club con la presencia de Giuseppe Ungaretti, Jules Romain, Marinetti, Alfonso Reyes, Henri Michaux ; en paralelo, el Departamento de Cooperación Intelectual de la Sociedad de las Naciones organiza encuentros a los que asisten, entre otros, Pedro Henríquez Ureña y Francisco Romero ; allí se discuten caminos a seguir ante la inexorabilidad del desastre. El mismo año, a partir del 2 de febrero, para celebrar el cuarto centenario de la primera fundación de la ciudad, la municipalidad auspicia un ciclo de disertaciones radiofónicas transmitidas por la difusora del Teatro Colón, a cargo de intelectuales y escritores reconocidos, como Manuel Ugarte, Jorge Luis Borges, Alfonsina Storni, Manuel Mujica Láinez, Roberto F. Giusti, Leopoldo Marechal y Arturo Cancela. Tomo sólo un par de fragmentos de las conferencias de Borges y Cancela en las que introducen, en tono de sorna, la figura del visitante ilustre. En "Tareas y destinos de Buenos Aires", Borges afirma la imposibilidad de responder, de modo satisfactorio, a la pregunta, "¿Qué es Buenos Aires ?" en la medida en que generaría respuestas tan variadas cuanto inverificables. A las conjeturales respuestas locales, suma las posibles de los conferencistas extranjeros –a quienes llama augures– que perseguirán homologías : si es español, el paisaje pampeano terminará pareciéndose a la meseta castellana, si francés o italiano, nos declarará latinos mientras nos recuerda versos de Racine o de Dante.4

5La intervención de Cancela, "Buenos Aires a vuelo de pájaro", esboza una cantidad de tópicos que aparecerán desarrollados más tarde en su novela Historia funambulesca del profesor Landormy (1944). El interrogante dirigido al forastero desencadena la búsqueda de soluciones :

  • 5 Ibid., p. 535.

En estos días pasados, como siempre que tenemos visitas de categoría, el buen público porteño ha leído el inevitable reportaje al huésped ilustre. Cualquiera que sea la forma que adopte y por grandes que sean sus desviaciones, es bien sabido que, al principio, en su transcurso o hacia el final, surgirá la pregunta ineludible :
"¿Qué le parece a usted Buenos Aires ?"5

  • 6 Ibid., p. 537. Dice Cancela : "El temor de dispersarnos en el espacio libre, la angustia de tornarn (...)

6 Al igual que en la ficción el profesor Landormy, el disertante Cancela ensaya algunas hipótesis. La ciudad, como un Narciso gigante o como un adolescente inseguro, necesita la mirada foránea que ilumine algún rasgo secreto, "aquel menudo hecho inadvertido que nos permitirá organizar y sistematizar todo lo que sabemos", un dato crucial que nos sea útil para enfrentar nuestro "complejo de desierto" ; el comentario transforma una cuestión que para el XIX –ya a partir de la generación de 1837– había sido política y señalaba el mayor obstáculo para la constitución de la futura nación en conflicto interior, síntoma de una subjetividad volátil.6

7 En el contexto de un sofocante espíritu nacionalista que hurga en esencias telúricas, lingüísticas, étnicas y culturales, la literatura de Cancela se hace, ante todo, contra las pretensiones proféticas de extranjeros o nacionales ; pero el escritor extrema el gesto al cuestionar inclusive la existencia de una identidad nacional. Me detengo en dos pasajes fundamentales en los que podemos leer esta voluntad de impugnación. En "Ascetismo urbano", recogido en Campanarios y rascacielos, se burla de la mitificación del desierto que lo transforma en espacio simbólico vacío sobre el que deben inscribirse los signos culturales :

  • 7 A. Cancela, Campanarios y rascacielos, Espasa- Calpe, Buenos Aires, 1965, p. 86.

La civilización ha envilecido el desierto, lo ha cubierto de papeles de diario, de latas de conserva vacías y de automóviles. Las única fieras que por él circulan son prófugas de los circos. [...] Y cuando no está lleno de residuos del presente, el desierto se envanece con los restos gloriosos de lo pasado. Así, al acogernos a su soledad, corremos el riesgo de caer en meditaciones de arrabal o el de darnos a la romántica evocación de la historia : Carlitos Chaplin o el Conde de Volney.7

8Los desechos que cubren el desierto son de dos tipos, materiales y espirituales. Si el presente ensucia y el pasado idealiza, tanto la modernidad cuanto la tradición quedan cuestionadas. No hay tiempo ni lugar deseables, en medio de los desperdicios que arroja el programa liberal civilizador cuando busca transformar lo vacío en espacio pleno de sentidos o cuando, con afán restaurador, impulsa la invención de un pasado heroico.

9 El segundo fragmento se encuentra en el artículo "Helenismo en la pampa" :

  • 8 A. Cancela, "Helenismo en la pampa" en La vida literaria, año III. Nº 23 (agosto de 1930) Recordemo (...)

Por desgracia yo no creo en los mitos ; y digo por desgracia porque mi incredulidad en ellos me impide escribir libros de aliento. La fe en los mitos literarios, históricos y sociológicos es, por cierto, el mayor aliciente de la producción artística. El mito del gaucho ha dado origen a Don Segundo Sombra ; el del indianismo a casi toda la obra de Rojas ; el del helenismo al Payador, a las Industrias de Atenas y a las traducciones homéricas de Leopoldo Lugones ; el del hispanismo al Solar de la raza de Manuel Gálvez, a Las bodas de Don Juan de Carlos Noel y a otras equivalentes.8

  • 9 C. Lévi-Strauss, Mito y significado,. Buenos Aires, Alianza, 1986.

10Sabemos que cada época acuña sus propios mitos ; aniquila algunos y los sustituye por otros. En sus ensayos sobre Wagner, Nietzsche percibió que el mito porta un elemento político poderoso que funciona como núcleo de cohesión ; una mitología renovada en términos estéticos actúa como imán para la integración social. Según esta perspectiva, el mito conlleva un alejamiento del exceso de conciencia histórica para acercarse a la experiencia estética. Lévi-Strauss, por su parte, afirma que el mito cuenta lo mismo que la historia por otros medios.9 Propone modelos de inteligibilidad ; provee modos para entender el universo, y al mismo tiempo, ofrece figuras de identificación colectiva. Todas las sociedades tienen mitos y leyendas que narran los orígenes del hombre, de una dinastía, del mundo. Los relatos de fundación consignan los orígenes del grupo, de la nación, el punto inicial de una tradición ; construyen el pasado colectivo y lo legitiman, al presentarlo como ideal que ilumina el porvenir.

  • 10 R. Barthes, Mythologies, Paris, Seuil, 1957.

11Al distanciarse de Rojas, Lugones, Larreta o Gálvez, Arturo Cancela no sólo defenestra una estética sino deja vislumbrar otra fundada en la preferencia por los restos y los desechos y en el cultivo de una lógica de la desubjetivación. Abusando del anacronismo, podría decirse que el escritor suscribiría con gusto las reflexiones de Roland Barthes cuando afirma que el mito no niega las cosas sino que las purifica, las funda en la naturaleza y por consiguiente, en la eternidad ; les confiere una claridad que no es la de la explicación sino la de la constatación. Barthes analiza luego algunos procedimientos retóricos del mito como ser la supresión de las referencias históricas, la identificación y la tautología.10 Los relatos de la nación comparten con los relatos míticos estas estrategias discursivas. La literatura de Cancela rastrea los mitos que soldaron una tradición y captura los más actuales para enfrentarlos por medio de una poética muy particular. La prosa deja al descubierto los prejuicios políticos del sujeto enunciador que crea la imagen de una clase política mediocre cuando no corrupta. Entre los mitos culturales se encuentra el del especialista extranjero, hombre de ciencia, humanista, filósofo o escritor.

12Historia funambulesca pone en marcha estas operaciones. La desmitificación envuelve la totalidad del universo ficcional : el movimiento comienza por las instituciones privadas y públicas, se extiende a las figuras que encarnan valores políticos, continúa con el cuestionamiento de los lenguajes que muestran contradicciones e incoherencias, invalida geografías de alto contenido simbólico, toca distintos aspectos de la cultura y afecta también a los saberes compartidos. Por fin, se dirige contra los géneros literarios, haciendo un uso satírico de géneros populares como la novela de aventuras y el policial para apartarse de una escritura que roce siquiera la mimesis o el realismo. Aunque los acontecimientos sean perfectamente determinables en tiempo y espacio –la primera presidencia de Yrigoyen y la de Alvear– la escritura insiste en procedimientos de desrealización. Las acciones se desarrollan en dos coyunturas : en 1925 –año de la visita de Einstein– se desenvuelve la historia de Landormy ; en 1919 sucede la historia de la agresión al doctor Izquierdo, en medio del clima conflictivo de la Reforma Universitaria.

13Los personajes carecen de densidad y la geografía y los paisajes urbanos parecen de cartón ; en otras palabras, la narración se puebla de muñecos que se desplazan en una escenografía montada a tal fin. Así, se desvanece cualquier anclaje referencial mientras que algunas coyunturas cruciales en la marcha del país se transforman en pequeñas anécdotas que acontecen a marionetas. De modo paradojal, el mundo ficcional despliega, en clave farsesca, un gran fresco de la vida y las costumbres argentinas de la época.

Elegir las tradiciones

14Si el mito resume el estadio de una cultura mientras cuenta un destino colectivo a través de la historia del héroe, Cancela horada esos postulados esquivando los caminos transitados por los escritores nacionales al optar por una práctica antimimética y antimítica, que busca sus raíces en la tradición europea de los siglos XVII y XVIII, y las halla en un fructífero cruce entre la novela satírica, la novela de aventuras y el cuento filosófico volteriano. Desde ese anacronismo voluntario, lidia con las sombras de un presente al que concibe como el reino del vacío convirtiéndose, él también, en víctima del "complejo de desierto".

  • 11 Durante su estada en la garçonnière, un individuo de apodo Mono, le alcanza una fija para las carre (...)

15Historia funambulesca dialoga con Don Quijote y con la Historia del famoso predicador fray Gerundio de Campazas, alias Zotes de José Francisco de Isla. Hay una anécdota escueta a la que se agregan una cantidad de episodios que, al modo de la novela del siglo XVII, se enhebran por medio de personajes. Aunque la novela tiene un final –después de mil peripecias, Cancela hace regresar a su patria al profesor–bien podrían intercalarse más aventuras. Abel Dubois Landormy –bautizado por un cronista como "La belle au bois dormant"– es un arqueólogo francés que arriba a Buenos Aires para dar una serie de conferencias sobre la antigua cultura cretense. El diseño del personaje cabe en el estereotipo del profesor distraído. Las cosas se derrumban a su alrededor pero él se entera siempre a posteriori ; y aunque es causa de numerosos enredos y percances, no entiende nada : ni la lengua, ni los códigos sociales o protocolares, ni, mucho menos, las costumbres.11 El arqueólogo lee con otros códigos y por eso siempre se equivoca. Como Alonso Quijano, el francés emprende una serie de aventuras que acaban de forma desdichada aunque jocosa, porque resulta siempre molido a palos.

16Además de la construcción del personaje, la novela de Cancela remeda a la de Cervantes en la forma de titular los capítulos –se adelanta el contenido y el desenlace y se introducen anacronismos lingüísticos deliberados– ; en los juegos permanentes entre la acepción literal del lenguaje y la figurada o metafórica, en la puesta al desnudo del laboratorio del escritor ; en la apelación y el diálogo constante con el lector ; en las intervenciones abruptas de un narrador que comenta o corrige ; en la descripción de la escena de escritura y las alusiones a la práctica literaria o las convenciones genéricas ; en el desfasaje entre el tiempo de lectura y el narrado o en el contraste entre el carácter artificial de la temporalidad literaria y sus diferencias con el tiempo real : "En tanto ocurrían todas estas cosas a la vez y no en el orden sucesivo impuesto por las limitaciones del arte literario que no puede dar sino aproximadamente la impresión de simultaneidad [...]" (II, p. 108).

17Un autor de fuerte presencia –que se quiere creador indiscutido y selecciona el material a contar– disemina certezas mientras distingue las nociones de verdad y de verosimilitud : "Y fue así como, según empezó a referirse en el capítulo XI del Libro Primero de esta historia, más verídica que verosímil, al verle sonreír y tomar la palabra, el doctor Izquierdo cayó en colapso y revivió en unos minutos toda su angustia" (I, p. 142). Como sucede en el Quijote, cuando se comenta la celebridad que alcanzó la primera parte, el autor califica su obra de "famosa historia" y promete continuar la novela bajo condiciones casi imposibles en las que tendrían que ponerse de acuerdo los editores, los lectores y el autor. Por último, la novela cierra con una referencia al autor ficticio del Quijote : "DONDE M. LANDORMY SE ALEJA DE BUENOS AIRES, LAJEUNESSE RECIBE UNA HERENCIA Y EL INGENIOSO AUTOR DE ESTA FIDEDIGNA HISTORIA –O VICEVERSA– PONE TÉRMINO A SU EMPEÑO, CUELGA, COMO CIDE HAMETE, SU PLUMA DE UNA ESPETERA Y SE DESPIDE DE LOS LECTORES" (II, p. 148).

18El otro intertexto resulta menos obvio pero igualmente importante. Es el mismo Cancela que comenta que mientras escribía su texto estaba leyendo Historia del famoso predicador fray Gerundio. Aunque logró el éxito en España y otros países, la novela –publicada en 1758– fue prohibida dos años más tarde. Con intención didáctica, narra la historia de fray Gerundio, aspirante y luego predicador con todos los honores. Contra la vacuidad de la oratoria sagrada, satiriza el estilo de los sermones subrayando los aspectos disparatados e incluso heréticos de los mismos. Un ejemplo : Fray Blas le enseña una serie de reglas al discípulo :

  • 12 J.F. de Isla, op. cit., p. 315.

Cuarta regla : sea siempre el estilo crespo, hirsuto, erizado de latín o de griego, altisonante, y si pudiera ser, cadencioso. Huye cuanto pudieres de voces vulgares y comunes, aunque sean propias ; porque si el predicador habla desde más alto y en voz alta, es razón que también sean altas las expresiones [....] Al silencio llámale taciturnidades del labio, al alabar, panegirizar, al ver, atigencia visual de los objetos ; nunca digas habitación que lo dice cualquier payo, di habitáculo y déjalo por mi cuenta ; existir es vulgaridad, existencial naturaleza es cosa grande.12

19Los personajes de Cancela –el doctor Izquierdo o el embajador de El Salvador– podrían ser los dueños de estas palabras. Como hace Laurence Sterne en su Tristram Shandy (hay coincidencia en las fechas, puesto que el primer volumen aparece en 1759), el jesuita entabla diálogos con el lector –en un momento, representa la situación de enunciación, cierra la novela y se va a dormir–, reconoce el poder supremo del público, destaca el carácter ficticio pero representativo del personaje, se adjudica la paternidad, exige libertad para el autor que no está obligado a cumplir lo que prometió, con lo que muestra el aspecto errático de la creación, cuestiona la verosimilitud e indica las convenciones que el lector moviliza en el acto de leer. En el final, los autores se confunden y superponen instalando la incertidumbre respecto de la autoría que en el inicio parece clara.

20Los ensayos de los discursos que hace Fray Gerundio guardan relación con los que practica el doctor Izquierdo frente al espejo. La prédica exige una composición corporal, además de intelectual. El predicador representa un papel y como actor que se precie ejercita actitudes, gestos y miradas. El primer sermón del fraile sirve de modelo para la composición de los que se sucederán : un collage monstruoso, un híbrido que amontona citas en latín y actúa por similitud de las palabras, fuera de todo contexto. Sin cohesión ni coherencia, las citas de salmos, epístolas, proverbios, textos sagrados se mezclan en desorden alternando palabras sagradas y gentiles. En un mundo falto de jerarquías, valen lo mismo una referencia de un autor latino que la palabra de Jehová extraída del Génesis. El magistral califica de disparate un sermón de fray Gerundio afirmando que el origen de tal desatino se encuentra en el desprecio de la dialéctica, la filosofía y la teología.

21 Como vemos, la tradición en la que Cancela se inserta nada tiene que ver con panteones, bronces y ceremonias oficiales ; por el contrario, parece regodearse en la estética del "pastelazo". El lector ríe de la disonancia que hay entre los lugares institucionales que ocupan los sujetos y las empresas absurdas que acometen o las desgracias que les acontecen. El tono de farsa lo aproxima al teatro del gran Guignol ; por ejemplo, en un pasaje en que discuten el ministro del Salvador, Mme. Glatigny y Landormy "gritaba la madama, protestaba el sabio y peroraba el diplomático" (II, p. 20). El episodio culmina con el incendio del teatro mientras Landormy imagina un futuro ominoso en una entrada de diccionario. La prosa reitera el carácter de marioneta ; cuando lo golpea la dama del Ciclamor, el sabio cae al piso como "fantoche abandonado por el titiritero" (II, p. 55). El efecto humorístico se logra por las tensiones que se generan entre el carácter épico de los títulos o de los comentarios del narrador y los hechos banales. Idénticos desajustes operan en el corazón de los discursos políticos que recorren y escanden el texto.

El sujeto es el lenguaje

22Contra los mitos literarios del gaucho, el indianismo, el helenismo y el hispanismo tomados como núcleos de la identidad nacional, Cancela procura, con humor chirriante, fundar una poética del desecho cultural que adopta diferentes modos de expresión : la parodia, la cita, la ironía, el collage, el dislate, la apelación a literaturas lejanas en tiempo y espacio. Escepticismo y nihilismo se entrelazan para demoler las esencias de la identidad que encarna el héroe. Nada más lejano a la prosa que este concepto ; si el héroe es fuente de sentido que anuda en sí la totalidad del mundo ficcional, los textos de Cancela imaginan puros seres discursivos, acumulación caótica de retazos oratorios, inaugurando una estética de la desubjetivación.

  • 13 C. Iglesia, "El espectáculo de la oralidad", La violencia del azar, Buenos Aires, Fondo de Cultura (...)

23El título de Historia funambulesca configura una hipálage que destaca las dotes de equilibrista del protagonista y alude a una lógica narrativa que se adecua al pequeño circo local con sus especímenes sociales, políticos y culturales. Dice Cristina Iglesia : "El texto se propone como la escritura de un duelo : el duelo de dos saberes, de dos « máquinas parlantes ». Por un lado, la del doctor Izquierdo, orador y profesor nativo, y por otro, la del profesor Landormy, el sabio francés."13 Sin embargo, si bien se hacen alusiones, la novela elide las conferencias a la vez que se demora en los discursos políticos y protocolares. Lo que se muestra no es la difusión de un conocimiento sobre cierta materia sino un amplio espectro de vanidades individuales.

24De este espectáculo de comedia, tampoco el sabio sale bien parado : además de dar a conocer una lista que detalla estudios científicos abstrusos o triviales, el narrador introduce la crítica al tiempo que se entusiasma junto con el personaje : "Por suerte sus clases estaban ya terminando : dos conferencias más sobre la lengua y la escritura de los cretenses (respecto de lo cual, como es sabido, todo se ignora) y ¡a nous la liberté !" (I, p. 32). El lector se pregunta cuál puede ser el contenido de una conferencia sobre la nada. En los momentos en que toma la palabra, no lo hace en recintos académicos sino en espacios menos asépticos ; en el Tabaris, en medio de abundantes libaciones, compara los discursos escuchados con el champagne tibio y ordinario. Finalmente, ebrio, recita un poema de Vigny mientras las lágrimas ruedan por sus mejillas. En la garçonière de Dilon, pronuncia desde el lecho un discurso sobre la amistad y el amor que evoca el célebre de don Quijote sobre las armas y las letras.

25 ¿Qué tipos de palabras ejercen otros personajes ? Cuando Izquierdo, recuperado de los magullones sufridos a consecuencia del "atentado", vuelve a la cátedra universitaria urde una artimaña para lograr que sus colegas organicen un banquete en su honor ; amigos políticos y admiradores publican solicitadas en los diarios de mayor circulación mientras el doctor prepara el discurso para la ocasión. Como eximio actor, tantea poses seductoras y se concentra en un objeto para enunciar la frase inicial que arrastrará los demás párrafos como "ovejas de un rebaño" (II, p. 133). El objeto es la tapa de un popular dulce de batata desde donde sonríe La Gioconda. A partir de este momento, Izquierdo, a quien la sonrisa de la misteriosa dama recuerda la del agresor Volpe, sufre de parálisis oratoria.

  • 14 El procedimiento, a veces, falla : "El Dr. Aristóbulo J. Izquierdo se detuvo resollante como una lo (...)

26En el capítulo 10, el político "masón, teósofo, un poco espiritista y libre pensador" (I, p. 55) emprende una encendida defensa de la opinión pública que interrumpe de modo abrupto. El narrador lo llama "máquina parlante" (I, p. 54) subrayando así la índole mecánica de la práctica oratoria. Los discursos hacen explícita la receta que usan los disertantes para el armado de sus exposiciones. Porque el secreto consiste en cortar y pegar, el texto final se percibe como un collage, una combinación de fragmentos pensados para circunstancias muy disímiles.14 El resultado es un frankenstein lingüístico de apariencia robusta e interior seco que desnuda la pregunta deleuziana por el funcionamiento dejando a un lado toda problemática esencial : una máquina no es sino que trabaja. El epígrafe de Isla define la máquina retórica de Cancela que desencadena el "arte de hablar" porque no sirve a la persuasión ("toda su gracia [de las figuras] consistía en alucinar a la razón"). El divorcio entre ambas artes, la de persuadir, que involucra a la razón apelando al sujeto de conocimiento y la de hablar, que sólo desenvuelve reglas de formación del discurso, conduce a la paradoja de que el lenguaje, cuya función primera sería la comunicación, opera en el vacío de sentido o mejor, con sentidos adelgazados. La máquina literaria aparece como alucinadora de la razón y productora de embustes y equívocos ("haciéndola creer que el vidrio era diamante, y oro el oropel").

27El "duelo oratorio" que libran el doctor Izquierdo y el licenciado Aquiles de Pestorejo y Sanabria muestra la inadecuación entre la ampulosidad formal y la nimiedad del objeto, un folclórico zorzal ; en el transcurso de los enunciados, el humilde pajarito se convierte en cuestión patria recogida por ambos funcionarios para mantener alto "el prestigio de la oratoria nacional" (I, p. 49). Experto en el manejo del auditorio, el ministro salvadoreño abre las compuertas del sentimiento : "Y su canto, empero haberlo escuchado a través de una puerta cerrada, hizo vibrar todas las fibras de mi corazón porque no hay diques ni represas capaces de contener el desborde de una genuina emoción de patria, sobre todo cuando esa emoción se acrisola en una lírica efusión artística" (I, p. 49). Por su lado, después de refritar viejos discursos, el argentino piensa en algo tan banal como el valor literario de las metáforas empleadas mientras decide la superioridad de "alígero aedo" que había usado su rival frente a la ambigua "mensajero alado" (I, p. 49).

28 Pero si en la oralidad vale todo, si la composición de una pieza oratoria se nutre de desechos provenientes de fuentes dispersas, la escritura es documento incriminatorio. Por eso, Landormy quema el acta que lo compromete. Una línea de la trama se teje en torno a este episodio : para escapar de sus anfitriones, el sabio se refugia en un baño ; aburrido, se pone a silbar imitando el canto del zorzal. Cuando el gerente del hotel golpea a la puerta, en la desesperación por huir, el profesor entra por equivocación en el cuarto del embajador de El Salvador quien le habla del canto del pájaro. A partir de aquí, el sabio se va metiendo en un callejón sin salida y termina suscribiendo un acta donde atestigua una probable relación entre un ave cretense y el sinsonte criollo. Gran parte de las aventuras se tejen en torno a la pérdida, la recuperación y la destrucción del documento.

  • 15 También Landormy aprovecha el parecido físico con Lajeunesse para ponerse a salvo de la persecución (...)

29 En la articulación entre ficción y verdad, reside el corazón del texto que recurre al género policial –la hibridez es constitutiva de la estructura– para iluminar verdades resolviendo con ingenio una cantidad de enigmas desperdigados en la trama. La novela juega con múltiples acepciones de la noción de representación : tomar el lugar de otro o reemplazar, imitar, hacer de doble, poner en escena un discurso, representar una pieza o armar una ficción. En dos momentos, sendos personajes reemplazan al doctor Izquierdo.15 El que pronuncia el vapuleado discurso de retorno a la arena política es el mayordomo quien, imitando a su patrón, lo recita en un café de artistas. En la reconstrucción del atentado –"pantomima", según el narrador–, el sucedáneo de la víctima reproduce actitudes y palabras exagerando a tal punto los gestos y acentuando de tal modo los párrafos que el espacio jurídico se torna sala de comedia y los espectadores estallan en carcajadas (I, p. 71). El reemplazante –que finge ser el doctor Izquierdo– toma el lugar de otro fingidor. En medio de una cadena de simulacros, los referentes históricos –algunos ven en Izquierdo una parodia del diputado socialista Alfredo Palacios– retroceden ; en el universo ficcional, la historia se hace representación farsesca.

La novela policial criolla

  • 16 B. Brecht, "De la popularidad de la novela policíaca" en El compromiso en literatura y arte, Barcel (...)

30Cuando Brecht se pregunta por las causas de la popularidad de la novela policial, señala el afán del hombre de la multitud por la aventura que conmocione su desvaída existencia : "La vida de la masa atomizada y del individuo colectivizado de nuestra época transcurre sin dejar huellas. En este sentido la novela policíaca ofrece ciertos sucedáneos." Desliza luego la analogía entre el policial y la novela de aventuras : "Los aventureros de nuestra sociedad son criminales." El problema a resolver es la fuente del placer intelectual del detective y también de los lectores.16

  • 17 G. Simmel, Sobre la aventura. Ensayos filosóficos, Barcelona, Península, 1988, pp. 11-26.

31En su ensayo "Sobre la aventura", Simmel coincide con Brecht en la idea de que la aventura, al adquirir un carácter extraordinario, se desgaja del continuo de la vida. Si bien las peripecias parecen gobernadas por el azar, prima un significado oculto, una suerte de predestinación que, orientando las acciones, coarta el libre albedrío de los sujetos. La historia del héroe está pautada por tiempos precisos que marcan los comienzos y los finales. Son los extremos de la catástrofe en cuyo centro late amenazante el peligro de la muerte. La obra de arte se parece a la aventura en la medida en que ambas se contraponen con la vida.17

32Historia funambulesca juega con ambos géneros populares distorsionando sus reglas constitutivas : hay falsos complots que nacen de situaciones equívocas ; los delincuentes son un sabio distraído, víctima del azar y un profesor de griego cuya arma agresora es una gigantesca papa ; más que sagacidad, los detectives demuestran un estricto sentido común ; las aventuras se reducen a incursiones en lugares de frívola diversión –como el teatro de revistas– y paseos semiclandestinos al Tigre. Cada capítulo postula un acertijo ; en el Libro Segundo –"El enigma de la triple corona"– y parte del Tercero, la acción se remonta a seis años atrás, cuando Izquierdo es herido en una revuelta estudiantil. Según declara el autor se trata de una digresión hecha para su propio placer y el de los lectores. Con esos elementos, el narrador inventa un género, la novela policial criolla que se recorta sobre un período de luchas estudiantiles conocido como Reforma Universitaria que trajo cambios en el sistema universitario, entre otros, el reconocimiento de la autonomía, la formación de un gobierno tripartito y la elección de las autoridades por medio de los claustros.

  • 18 Las actividades de Landormy consisten en "visitas a cárceles, hospitales y asilos ; banquetes, comi (...)

33En este policial tan peculiar no faltan los grupos de inteligencia. Dice Iglesia : "Este es uno de los principales hallazgos de la estructura de la novela porque al colocar la acción desde la perspectiva de un servicio de inteligencia (en el doble sentido que la expresión permite), es decir, desde la perspectiva de un grupo parapolicial que actúa como comando terrorista a las órdenes del Estado, el texto propone una compleja e insinuante relación entre espionaje, represión, cholulaje y cultura" (p. 134). La Modive –Monopolio oficial de ilustres visitantes extranjeros– es una especie de sociedad secreta compuesta por ciudadanos destacados –o "perseguidores" (I, p. 39)– cuya misión consiste en organizar la agenda de los invitados, aún contra sus deseos manifiestos.18 A menudo, el narrador califica las tareas del grupo como "secuestro" (I, p. 27) o comenta que su misión es "incautarse del sabio" (I, p. 163).

  • 19 El título es elocuente : "EN EL CUAL LOS SUCESOS SE ENREDAN, SE ACLARAN PERO NO SE PUEDEN DESENREDA (...)
  • 20 Eficiente en su oficio, el comisario investiga la historia de la telefonista Mónica de la Roche, re (...)

34En el Libro quinto –El rosario de la aurora–, la novela adopta la forma de una comedia de equívocos.19 A partir del capítulo 6, se suceden las ficciones que arma el comisario Pellerano –otro autor de representaciones–. Conocedor hábil de las conductas humanas, urde un plan para salvar el prestigio de Landormy.20 En una escena en la que participan además del comisario, el profesor y el ministro del Salvador se firma una nueva acta que, bajo pretexto de ceder los derechos del descubrimiento, otorga al diplomático la autoría de la patraña científica. El carácter teatral está presente en la denominación de "función". La amistad del sabio y el detective articula una pareja despareja : una mente teórica pero inútil entra en contacto con una inteligencia deductiva y pragmática.

Idiosincrasias porteñas

35Si bien la apuesta estética a la desubjetivación culmina en Historia funambulesca, se activa ya en un libro extraordinario de 1922, Tres relatos porteños. En carta al autor, fechada el 4 de julio de 1925 y que prologa El burro de Maruf, el editor Gleizer confirma el éxito : "18 000 ejemplares vendidos en menos de diez meses". Integran el volumen "El cocobacilo de Herrlin" –publicado primero en La Novela Semanal, nº 50, 1918–, "Una semana de holgorio" y "El culto de los héroes". Situaciones esquemáticas, absurdas e hilarantes y personajes de contornos típicos se mezclan en una prosa que en ningún momento se acerca a lo moral o pretende la denuncia social.

36La risa que provocan los relatos nace del choque violento entre la creencia cultural en un destino patrio luminoso y la representación de una realidad mediocre que escudriña la mirada impiadosa del narrador. El desacuerdo produce efectos de extrañamiento ; un humorismo ácido somete al sistema a procesos continuos de desenmascaramiento que deja ver las fallas y la corrupción al tiempo que desentraña mezquindades individuales. Las instituciones y los sujetos son lo contrario de lo que parecen. El título señala temas y determina destinatarios : cuentos de un porteño socarrón que apelan a experiencias comunes y tratan sobre vicios colectivos endémicos : el uso espurio de la ciencia para fines políticos y económicos, el estallido de la violencia en su estado más puro y la invención de genealogías ilustres para disimular los orígenes inmigratorios. El texto se regodea en demoler las instituciones republicanas y satiriza las luchas políticas y sindicales.

  • 21 Las citas remiten a A. Cancela, Tres relatos porteños y tres cuentos de la ciudad, Buenos Aires, Es (...)
  • 22 Herrlin entiende de forma literal. Cuando el secretario del ministro lo despacha diciéndole "dése u (...)
  • 23 Herrlin reaparece en "Cacambo" (1920), un relato sobre la identidad nacional y el culto de los héro (...)

37 El protagonista de "El cocobacilo de Herrlin", un científico sueco, profesor de la universidad de Upsala y descubridor de una enfermedad infecciosa del conejo silvestre, es contratado por el gobierno argentino para exterminar al animalito convertido en plaga : "Herrlin llegó, pues, soltero, lleno de ilusiones y con las mejores ideas sobre nuestro país que había recogido en su estudio del castellano y de la historia y geografías argentinas" (p. 18).21 Muy pronto, el sabio comienza el duro aprendizaje de las mañas y las picardías criollas ; sólidas barreras burocráticas le impiden todo movimiento y cuando, al cabo de cuatro años, logra montar un pequeño laboratorio para producir el bacilo aniquilador, la situación empeora.22 Mientras tanto, el proyecto da lugar a la creación de una enorme estructura ministerial que alberga a miles de empleados y despilfarra un presupuesto millonario. La irracionalidad que afecta a instituciones e individuos agiganta el problema al punto de plantear la guerra al conejo como una cuestión nacional. Los discursos ponen de relieve la incongruencia entre la poca monta del problema y la magnitud otorgada al mismo ; una retórica inflamada despliega un vocabulario bélico que no distingue entre grupos insurgentes o ejércitos armados y los simpáticos animalitos : "Los comisariatos de la Protección Agrícola no tuvieron, al comienzo, función ofensiva alguna. Su labor consistió en vigilar al enemigo, descubrir sus puntos de concentración, sus hábitos de vida, el forraje que prefería y las horas que destinaba al reposo. Estas tareas, justo es reconocerlo, fueron admirablemente cumplidas por la veinte secciones" (p. 16). En el final, los diputados socialistas descubren que los mapas que señalaban las áreas infectadas son falsos ; los estragos cuniculares se reducen a producto de la imaginación de funcionarios que actúan en beneficio propio.23

38 En el cuento siguiente, el tono se ensombrece. "Una semana de holgorio" lleva por epígrafe una trova de Carlos Guido Spano : "He nacido en Buenos Aires/ ¡Qué me importan los desaires/ con que me trata la suerte !/ Argentino hasta la muerte/ He nacido en Buenos Aires" (p. 66). En el capítulo III, "El damero a medianoche", después de deambular perdido en una ciudad en penumbras, el personaje evoca, con sarcasmo, los populares versos : "Ya no parezco un hijo de Buenos Aires, según la clásica composición de Guido. Los desaires de la suerte, que después de una caminata de dos horas me ha devuelto al punto de partida, me han amilanado por completo" (p. 75). Se trata de un relato de iniciación despojado de los condimentos didácticos que suele presentar el género.

39 Huelga y holgorio provienen de la misma palabra, holgar que significa estar ocioso y también divertirse. En la literatura argentina se puede hacer una genealogía de textos en los que la violencia criminal –que se ejerce sobre el cuerpo del otro, el enemigo político o el diferente étnico o cultural– adopta la forma de una fiesta macabra. En la lista deberíamos incluir, entre otros, "El matadero", de Esteban Echeverría, "La Refalosa" de Hilario Ascasubi, "La fiesta del monstruo" de Bustos Domecq, El examen de Julio Cortázar, El fiord y El niño proletario de Osvaldo Lamborghini y "Una semana de holgorio". La trama sucede durante los acontecimientos que la historiografía denomina "Semana Trágica". En enero de 1919, en Buenos Aires, estalla una huelga en los Talleres Metalúrgicos Vasena ; los trabajadores reclaman la reducción de la jornada laboral, el descanso dominical y un aumento de salarios. Los disturbios culminan con una represión policial que deja varios muertos y heridos. Ante los hechos, las federaciones obreras compuestas, en su mayoría, por socialistas, comunistas y anarquistas, convocan a una huelga general a partir del 9 de enero. En el entierro de los caídos, mientras hablan los delegados, la policía abre fuego sobre los asistentes. A partir de ese momento, las revueltas se agudizan por semanas, dejando un saldo de centenares de víctimas. Paralelamente a la rebelión obrera, surgen grupos paramilitares, como la Liga Patriótica, que persiguen no sólo a anarquistas y comunistas sino también a judíos.

40 El cuento comienza el jueves 9 de enero de 1919, primer día de huelga. Uno de sus hallazgos reside en que los hechos se narran en primera persona, desde el punto de vista y la voz de un miembro de la oligarquía. Nace así el personaje de Julio Narciso Dilon, que aparecerá en otros textos, al que la huelga lo obliga a cambiar sus recorridos por la ciudad ; las circunstancias lo arrastran del hipódromo o la mesa de póquer a barrios distantes y convulsionados : "Me voy acercando a casa. Al reconocer los lugares familiares experimento una emoción incontenible como si volviera de un largo viaje" (p. 93). Cuando el protagonista llega a destino ya no es el mismo ; en el desenlace, comenta acerca de sus amigos : "¡Estos jóvenes no saben dónde queda la comisaría 44 !" (p. 98). Dilon ha adquirido una experiencia que se resuelve, no obstante, en anécdota trivial.

41El relato abre con un pasaje que muestra el conflicto de clases ya instalado ; desesperado por los obstáculos que se interponen en su camino, Dilon se lanza a la calle y no bien encuentra a un cochero, lo obliga a conducirlo al hipódromo, amenazándolo con el vocativo de extranjero que se tiñe de color político : "–Mirá gringo ; si en veinte minutos no me dejás en la puerta del Hipódromo, te hago meter preso por maximalista" (p. 66). En admirable síntesis, están allí todos los elementos que entran en la trama : inmigración, proletariado urbano, oligarquía nacional. El juego y la huelga caracterizan dos mundos enfrentados. Con perspectiva cínica, Dilon politiza el juego que articula con la huelga mediante una serie de similitudes en torno a dos pilares del pensamiento liberal como son la igualdad y la justicia :

¿Acaso el juego no es precisamente un medio de allanar las inevitables diferencias sociales ? El juego es justiciero : eleva al pobre y arruina al potentado ; es igualitario : procura las mismas emociones al jornalero que arriesga su salario y al millonario que aventura sus millones ; es humanitarista : su contribución a la beneficencia social es más crecida que la del Estado y la de todos los filántropos juntos. Fuente inagotable de esperanza, es, por lo demás un lubricante de las relaciones sociales [...] (p. 68).

42Para el jugador, en el azar se oculta un sentido, aunque no siga los senderos de la lógica racional. "Una semana de holgorio" trabaja, por el contrario, con el azar puro. La buena o la mala suerte depende de una causa fortuita como la nacionalidad ; el poema de Guido Spano dice que el tesoro más preciado se encuentra en el pedazo de tierra natal. Los capítulos iniciales reproducen el dicho popular : "desgraciado en el juego... afortunado en el amor". El afortunado del cuento desciende de criollos viejos y es miembro del Jockey Club y al más desgraciado –el viejo manco que calza alpargatas y viste saco de lustrina– se lo asesina sin motivos. En su carácter arbitrario, la justicia se asemeja al juego de azar.

  • 24 El diálogo entre el comisario y el reo : "–¿Cómo se llama usted ? –Julio Narciso Dilon. –Ese apelli (...)

43 El protagonista camina por diferentes barrios, se mueve del hipódromo al rosedal, de plaza Italia a Once, echando una mirada extrañada y clasista sobre el paisaje urbano perturbado por la ausencia de vehículos y la presencia de manifestantes. A medida que avanza, la prosa se va haciendo más delirante hasta culminar en una escena que parece salida de una pieza de vaudeville en la que Dilon es partícipe involuntario de un confuso copamiento a una comisaría, hecho por el cual resulta el único preso. Ni lectores ni actores saben qué pasó realmente. Pero la huelga no es juego. En la escena del interrogatorio, aparecen nítidas las tensiones sociales y los prejuicios sobre el otro : el comisario –que lo cree un activista político– le pregunta por la nacionalidad y cuando el detenido asegura su linaje de criollo viejo, dicta su sentencia. Decir la verdad arrastra la condena de la que se libra por casualidad en el momento en que atacan a la escolta policial y él puede escapar.24

44La óptica permanece invariable ; Dilon percibe la realidad y juzga desde su lugar en el mundo ; al verificar que no hay servicio de tranvías, piensa en "los pobres muchachos de las tribunas populares" (p. 68). Este es el nivel máximo de conciencia social que alcanza. Al pasar por el Abasto, refiere los acontecimientos como si observara un espectáculo del que no forma parte : "pequeños grupos de jóvenes con brazaletes de colores, armados de palos y carabinas, detienen a todos los individuos que llevan barba y les obligan a levantar las manos en alto" (p. 91). Los blancos son los individuos con barba a los que se inculca a palos el amor a la patria y los comercios cuyos propietarios llevan apellidos de muchas consonantes. La ironía se agudiza : "¿Por qué les tienen tanto odio a las consonantes ? ¿Acaso las vocales solas puede componer un idioma ?" (p. 91). Sin hacerlo explícito, la prosa eslabona extranjeros, rusos, judíos, anarquistas, comunistas.

  • 25 A David Viñas, le resulta intolerable la mirada distanciada del narrador. Véase D. Viñas, "Arturo C (...)

45En una magistral escena, describe el asesinato de un viejo manco por integrantes de la Liga Patriótica. Al grito de "¡arriba las manos !" el hombre alza un solo brazo despertando la ira de los agresores que le descerrajan un tiro. Por el absurdo, el texto resalta las actitudes salvajes de los parapoliciales al usar la estrategia de un registro neutro e indiferente ; Dilon reflexiona sobre el crimen : "Es el incidente más trivial que se pueda imaginar : usted se pone en torno del brazo izquierdo la cinta del gato de su casa o la liga de la mucama, coge su revólver, sale a la calle y le pega un tiro en el corazón al primer hombre que parezca sospechoso" (p. 93). El texto capta en la violencia el nudo de la historia nacional.25 Borrados los motivos políticos o ideológicos, la muerte se inviste con el sinsentido del azar.

46A veces, ella opera metamorfosis extraordinarias como la que sucede en "El culto de los héroes" al lograr que una vida anodina adquiera ribetes épicos. Tres generaciones aprietan la historia del país : el padre –inmigrante español, antiguo afilador y dueño de una empresa de transportes– encarna el trabajo esforzado y la recompensa material ; la hija, el afán de figurar y el rechazo de la herencia familiar ; el nieto es holgazán, fanfarrón y de sentimientos escasos.

47 El relato explora las diferencias irreconciliables entre padre e hija ; detalla el orgullo que siente don Martín por su pasado de trabajador y la vergüenza de la hija que, al pretender ocultar los orígenes humildes, llega a desear la muerte del padre, cosa que finalmente acontece. En el capítulo IX, "EN EL CUAL LA SEÑORA DE ÁLAVA RECONOCE QUE EL UNIVERSO ESTÁ BIEN ORGANIZADO", Juana Martina inaugura una colonia de vacaciones en memoria de su padre. A la fiesta de inauguración concurren el obispo, el gobernador de la provincia y hasta un ministro. La pompa social expresa el significado del buen orden universal : "Lo último, lo que más le costara lo acababa de obtener : poseía la mejor casa de Buenos Aires y, de ahora en adelante, tendría un antepasado ilustre" (p. 131).

48 En el proceso de heroización, la prensa juega un papel decisivo, al lamentar la desaparición de un pionero, "el orgullo y la fuerza de las sociedades modernas" (p. 126). Los sentimientos de la hija se ahondan con la lectura de un libro de recortes hecho por un amigo de su padre donde se recogen comentarios elogiosos mientras el narrador se burla al titular "Transfiguración" : "en pocas horas, la figura de don Juan Martín había cobrado contornos épicos" (p. 126). Las palabras en letra de molde logran la conversión. La escritura hace desaparecer el cuerpo del sujeto y con él la materialidad de un origen ; en su lugar, coloca fragmentos de una vida ejemplar. Los recortes –los pedazos– arman una biografía acorde con los tiempos. Hay dos concepciones del héroe ; si la prensa preconiza el valor de una existencia dedicada al trabajo, Juana Martina sueña con antecesores patricios.

Periodistas y medios: hacedores de ficciones

  • 26 El oculista comenta al periodista de El Día : "Mire, che ; por los desperfectos ocasionados en el m (...)

49Los medios crean la noticia ; "Una semana de holgorio" incluye un recorte de periódico que transforma a Julio Narciso Dilon en el maximalista y "temible agitador" Nicolás Dilonoff, de origen ruso, compañero de Lenin y Trotsky. Los medios, cuyo poder es mayor que el político, construyen ficciones. En esto se parecen a la literatura. En Historia funambulesca, cuando un periodista pregunta sobre el arma usada en el atentado al doctor Izquierdo, el oculista Roncoroni refuta otras hipótesis expresando la suya en metáforas lunfardas. El texto muestra las tensiones existentes entre oralidad y escritura. Es el periodista –y no el médico– quien interpreta traduciendo lo dicho a la jerga científica.26 Y como reza el refrán, el traductor traiciona. En un mundo tecnificado y mercantilizado, los medios fabulan noticias a partir de algunos datos verídicos. Después de la pelea que estalla entre los asistentes al banquete de bienvenida del doctor Izquierdo, que termina con la intervención de los bomberos, los periódicos ratifican la versión de un incendio inexistente, elogian el arrojo de los bomberos y lamentan la interrupción del discurso que no había tenido inicio. La institución queda así cuestionada en su función de transmitir información fidedigna :

Al día siguiente los diarios decían que "a los tres minutos de haber comenzado a hablar el Dr. Aristóbulo J. Izquierdo un corto circuito en la instalación eléctrica dejó la sala a oscuras, determinando un principio de incendio que debido a la rápida intervención del cuerpo de bomberos no alcanzó felizmente las proporciones temidas en el primer momento." Referían otras circunstancias no menos exactas[...] (I, p. 139).

  • 27 El autor explica el nombre en "El hijo de Ulises" : "El calificativo de que se deriva – » nasutus » (...)

50 Pero las ficciones que crea la prensa pueden desempeñar también una tarea crítica. Film porteño (1933) se presenta como fragmentos del diario íntimo de Agamenón Toribio Nasute-Pedernera, rimbombante nombre del protagonista, provinciano, de origen italiano por línea paterna, criollo por parte de madre.27 A su vez, éste aparece como criatura imaginaria del cronista de La Nación. La concepción de la literatura de Cancela como artificio se exacerba en esta oportunidad. El texto desarrolla problemas frecuentes a los que un escritor se enfrenta en su práctica. Así examina el papel del autor en la construcción del personaje y del universo ficcional, la disposición de los objetos en ciertos tiempos y espacios, la intervención del lector, sus dudas acerca de la verosimilitud de la historia y su rol en el armado de la trama, la creación de lenguajes particulares, su desnaturalización al subrayar, según los casos, la acepción figurada o literal.

51 En día de comicios, cuando un funcionario le pregunta la edad, Nasute contesta dos meses y tres semanas agregando a modo de explicación : "–Sí, señor ; yo nací en un suelto de La Nación el 9 de diciembre de 1929, pero nací ya adulto y con ideas propias. Soy el único constitucionalista ingénito de la República" (p. 89). Sin embargo, la paternidad no asegura la sumisión ; por el contrario, el personaje tiene independencia, dialoga y discute a menudo con el autor. Un ser de papel engendrado en las columnas de un periódico escribe su propio diario y lleva una existencia tan independiente que a veces el autor desconoce hasta su paradero. El público se interesa por su suerte y como la demanda no cesa, el cronista se dirige a la buhardilla donde vive y lo encuentra depilándose la lengua para no tener pelos, es decir, para poder hablar lo necesario ; mientras tanto, observa su extraña mirada producto de unos anteojos nacionalistas con los que consigue una visión patriótica. En la descripción, el personaje actúa expresiones populares representándolas en su cuerpo.

52 El texto literaliza metáforas, toma refranes al pie de la letra y materializa ciertas consignas políticas que aún hoy mantienen fuertes referencias históricas. El lenguaje se hace objetos que sintetizan promesas incumplidas, esperanzas truncadas e ideales abortados. Nasute es un coleccionista muy peculiar porque acumula desechos republicanos ; su habitación es un museo político constituido por rezagos olvidados por diferentes gobiernos ; los objetos de la Pinacoteca Federal Republicana forman una especie de cambalache que prefigura el cuerpo político de la nación : de las paredes cuelgan los clavos que han dejado los gobiernos depuestos, hay una espada envainada, y una urna parlante que entona aires ya pasados y archiconocidos. En un diálogo con el cronista, Nasute que ha vuelto de viaje trayendo algunos objetos para agregar a sus colecciones, satisface la curiosidad de su compañero que quiere saber qué contiene una bolsa identificada con el rótulo "objetos perdidos" ; allí están "el programa máximo y la representación profesional" que han dejado los socialistas, un fusil, "única arma cívica tolerada por los demócratas" y un "bombo personalista", también hay unas esferas colgadas del techo que resultan ser las garantías constitucionales suspendidas (p. 196). El conjunto forma una galería de traiciones ideológicas y de proyectos fracasados.

  • 28 W. Benjamín, "Le Collectionneur", en Paris, Capitale du XIXe. Siècle. Le Livre des Pasagges. Paris, (...)
  • 29 En carta al "amigo cronista" del 19 de julio de 1930 titulada "Qué es la cultura", Nasute describe (...)

53 Benjamin sostiene que el coleccionista quita a los objetos sus funciones primitivas, útiles, para insertarlos en un conjunto diferente. Integra el objeto en un sistema nuevo –siempre incompleto– atribuyéndole una cantidad de significados que va de la época en que fue fabricado a la vida probable de los anteriores propietarios. Las cosas establecen relaciones de acuerdo con los sentidos que les da el coleccionista.28 En Cancela, los sentidos convergen en una feroz crítica política.29 En la medida en que la novela enfatiza su carácter artificial, adquiere un estatuto de reflexión intelectual que impone protocolos de lectura y apelan a un lector tan incisivo como el narrador. Desplazando al panfleto que satura, el humor hace digeribles los contenidos políticos.

54 El comienzo diseña las estrategias que se extenderán a lo largo de la trama : el personaje enjuicia la rectitud de la ley escrita haciendo una interpretación a partir de los enunciados centrales ; la primera escena representa un examen de Instrucción Cívica en el que Nasute saca un diez e, inmediatamente, es expulsado del Colegio, con lo cual las autoridades admiten la certeza de la argumentación y castigan por transgredir lo establecido. ¿Quiénes y cómo están legitimados para definir, o mejor, para predicar la corrección o el desvío ? Si en la vida, es cuestión de jerarquías –profesores y abogados detentan ese derecho– la literatura otorga el poder a un ente de papel. El profesor advierte : "si usted insiste en apartarse del texto escrito lo vamos a reprobar" (p. 15). A partir de la cita fiel de la ley, Nasute hace su propia interpretación ; presenta anverso y reverso de la definición, o mejor, da la definición y la contradefinición. Lo que dice la ley, lo contradice la práctica resaltando así las distancias entre la rectitud de la letra y su aplicación torcida. Ante el escándalo de los profesores en el momento en que se refiere a la "Constitución no escrita", el alumno aclara : "La Constitución no escrita es la que los gobernantes están escribiendo todos los días con sus decretos. Sus preceptos son sencillísimos : los dos primeros dicen que « el pez grande se come al chico » y « sólo los gobiernos zonzos pierden las elecciones »" (p. 15). En esta operación, el refrán –que alude al empleo de la fuerza y el fraude– destituye a la ley escrita.

55 En un país de mitologías fuertes e instituciones débiles como Argentina, resulta tarea titánica desmontar ciertos imaginarios sociales, aun para un gozador como era Arturo Cancela. Tal vez la fuerza corrosiva que atraviesa su producción, junto con las posiciones políticas que adoptó a partir del golpe de estado de 1930, sean las razones del olvido en que lo sumergió la historia literaria. En mi opinión, el silencio o la invalidación crítica guarda relación con un tipo de literatura que preconiza un escepticismo radical, que aniquila mitos y esencias y no pone nada en el lugar vacío. No hay sustituto posible para los significados pulverizados. Un pasaje de Film porteño sintetiza esta posición herética ; el cronista pregunta a su personaje por qué lleva en una mano una ramita de olivo y en la otra, una rama mucho mayor de acebuche ; el mismo árbol sirve para la paz y para la guerra :

-Ya lo ve : proclamo la concordia nacional– dijo Nasute-Pedernera, agitando como un cascabel la ramita de olivo que llevaba en la diestra.
-¿Y ese garrote ?
-Es para garantizar la concordia (p. 217).

Inicio de página

Notas

1 J. F. de Isla, Historia del famoso predicador fray Gerundio de Campazas, alias Zotes, Edición, introducción y notas de Joaquín Alvarez Barrientos, Barcelona, Planeta, Libro I, capítulo IX, 1991, p. 131.

2 Véase G. Aguilar y M. Siskind, "Viajeros culturales en la Argentina (1928-1942)" en Historia crítica de la literatura argentina, dirigida por N. Jitrik, El imperio realista, Directora del volumen : M. T. Gramuglio, Buenos Aires, Emecé Editores, 2002, pp. 367-391.

3 "Ramón" en Martín Fierro, Segunda época, Año II, Núm 19, julio 18 de 1925, p. 132. En el mismo número, Oliverio Girondo dibuja su "Instantánea del cerebro de Ramón" y Jorge Luis Borges desgrana los secretos porteños que le tocará develar al español.

4 AAVV, Homenaje a Buenos Aires en el cuarto centenario de su fundación, Buenos Aires, Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires, 1936.

5 Ibid., p. 535.

6 Ibid., p. 537. Dice Cancela : "El temor de dispersarnos en el espacio libre, la angustia de tornarnos infinitos y por ende sin individualidad, es el precio que pagamos por la abundancia de tierra que nos ha tocado en suerte. Angustia casi metafísica, pero por lo mismo difícil de acallar, como la que nos sobrecoge ante los grandes misterios de la vida : lo que algún psiquiatra al uso llamaría el « complejo del desierto » nubla tenazmente la conciencia argentina e impone a nuestra voluntad actitudes contradictorias" (p. 539).

7 A. Cancela, Campanarios y rascacielos, Espasa- Calpe, Buenos Aires, 1965, p. 86.

8 A. Cancela, "Helenismo en la pampa" en La vida literaria, año III. Nº 23 (agosto de 1930) Recordemos que Gálvez escribió una Historia de arrabal y que tanto Larreta, como Rojas o Lugones inventan genealogías prestigiosas y edulcoradas que remontan a nobles antigüedades.

9 C. Lévi-Strauss, Mito y significado,. Buenos Aires, Alianza, 1986.

10 R. Barthes, Mythologies, Paris, Seuil, 1957.

11 Durante su estada en la garçonnière, un individuo de apodo Mono, le alcanza una fija para las carreras. Landormy se aboca a la sesuda tarea de descifrar las palabras Abracadabra, Metejón y Mastuerzo, los nombres de los caballos corredores : "El documento le resultaba de tan difícil inteligencia como las pictografías y los jeroglíficos cretenses [...]" (II, p. 70). Las citas remiten a A. Cancela, Historia funambulesca del profesor Landormy, Buenos Aires, CEAL, Capítulo 142, II volúmenes, 1982.

12 J.F. de Isla, op. cit., p. 315.

13 C. Iglesia, "El espectáculo de la oralidad", La violencia del azar, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2003, p. 137.

14 El procedimiento, a veces, falla : "El Dr. Aristóbulo J. Izquierdo se detuvo resollante como una locomotora que va a cambiar de vía ; y es que, en verdad, tenía que empalmar la precedente invectiva –pasaje de un discurso pronunciado en el Tiro Suizo de Esperanza, en 1916– con la filípica enderezada al Dr. Sáenz Peña, cuando este repúblico ordenó el envío de taquígrafos a las asambleas opositoras a fin de procesar por desacato a los tribunos del pueblo, que no supiesen contener la lengua" (I, p. 54).

15 También Landormy aprovecha el parecido físico con Lajeunesse para ponerse a salvo de la persecución sexual de la Generala del Ejército de Salvación.

16 B. Brecht, "De la popularidad de la novela policíaca" en El compromiso en literatura y arte, Barcelona, Península, 1984, p. 343.

17 G. Simmel, Sobre la aventura. Ensayos filosóficos, Barcelona, Península, 1988, pp. 11-26.

18 Las actividades de Landormy consisten en "visitas a cárceles, hospitales y asilos ; banquetes, comidas y recepciones ; recorridas dantescas por los frigoríficos de cuyas paredes erizadas de ganchos pendían millares de lenguas vacunas y –pesadilla aun más gravosa– interminables conversaciones con damas de la sociedad, quienes le hablaban de Villon, Ronsard y Baudelaire" (II, p. 51). Nótese la continuidad semántica que establecen las "lenguas vacunas" con las "conversaciones de las damas de la sociedad".

19 El título es elocuente : "EN EL CUAL LOS SUCESOS SE ENREDAN, SE ACLARAN PERO NO SE PUEDEN DESENREDAR SINO A COSTA DE MUCHOS TRABAJOS ; PERO TODO TERMINA BIEN, SI NO ES PARA VOLPE, LOS MACHADOS Y LOS SENADORES ENTRERRIANOS, POR LOS CUALES NO DARÁ EL LECTOR DOS HIGAS" (II, p. 75).

20 Eficiente en su oficio, el comisario investiga la historia de la telefonista Mónica de la Roche, responsable de la creación de personajes femeninos que suspiran en el teléfono al escuchar la voz del parlamentario ; descubre que la huella en la alfombra corresponde al zapato de tacón del doctor Izquierdo ; da con el culpable del "atentado" y finalmente monta la escena del acta.

21 Las citas remiten a A. Cancela, Tres relatos porteños y tres cuentos de la ciudad, Buenos Aires, Espasa-Calpe Argentina, 1946.

22 Herrlin entiende de forma literal. Cuando el secretario del ministro lo despacha diciéndole "dése una vuelta", el profesor cree que el funcionario quiere admirar el corte de su levita. El narrador da una tercera acepción : "Fue la primera y la más simple que le hizo ejecutar nuestro mecanismo administrativo. De allí en adelante, siguió dando vueltas de órbitas, cada vez más complicadas e inútiles, girando y girando en torno de la excelencia ministerial, como un satélite condenado a presentar siempre al centro del sistema una faz de eterno postulante..." ( p. 20).

23 Herrlin reaparece en "Cacambo" (1920), un relato sobre la identidad nacional y el culto de los héroes que toma al personaje de Voltaire como símbolo de la argentinidad. En él dialogan el profesor Herrlin y don José Manuel Inclán Zavaleta –"apasionado cultor de la historia patria", que también aparece en "El cocobacilo de Herrlin"–. Zavaleta se lamenta de que, en Europa, los delincuentes declaran ser argentinos. Herrlin le responde : "son pícaros cosmopolitas que adoptan la nacionalidad más en boga" (p. 104). Cuando el sabio se refiere a las representaciones literarias de los argentinos, hace del criado un filósofo. Con perspicacia, Zavaleta le retruca que Cacambo es un sirviente, a lo cual el sueco agrega –haciendo literal la metáfora- que estar al servicio del espíritu no denigra. A partir de esta conversación, el argentino escribe un ensayo que publica en la revista del Museo Histórico donde se coloca al personaje en un panteón heroico al lado de Falucho, Lucia Miranda o Martín Fierro. Las argumentaciones muestran la necesidad de apelar a la imaginación en el proceso de fabricar héroes históricos. A. Cancela, El burro de Maruf y otros ensayos, Buenos Aires, M. Gleizer editor, 1925. Para el tema del nacionalismo, véase el ensayo de R Antelo, "Cancela : humor, nacionalismo e historia" en Historia social de la literatura argentina, Dir. : D. Viñas, Yrigoyen entre Borges y Arlt (1916-1930), Dir. : G. Montaldo, Buenos Aires, Contrapunto, 1989, pp. 247-266.

24 El diálogo entre el comisario y el reo : "–¿Cómo se llama usted ? –Julio Narciso Dilon. –Ese apellido no es de aquí... –No, señor (es verdad : soy de origen boliviano). –¿Es usted catalán ? –No, señor. –¿Ruso ? –Tampoco. –¿Italiano ? ¿Francés ? ¿Alemán ? –Nada de eso. –¿Cuál es su nacionalidad ? –Soy argentino. –¿Hace mucho que su familia está radicada en América ? –Dos siglos. –¿Cómo dice ?. –Doscientos años. El comisario cuchichea con los oficiales, se sonríe y me pregunta : –Su abuelo paterno ¿qué fue ? –Diputado al Congreso de Tucumán. –¿Por qué provincia ? –Potosí. Grandes carcajadas del auditorio. El comisario hace esfuerzos por mantener la sobriedad y dice : –Potosí no es una provincia, es una calle" (p. 85)

25 A David Viñas, le resulta intolerable la mirada distanciada del narrador. Véase D. Viñas, "Arturo Cancela : un humorista frente al pogrom de Buenos Aires" en Th. Bremer y A. Losada, Actas. Hacia una historia social de la literatura latinoamericana, Giessen, AELSAL, 1985, pp. 191-200.

26 El oculista comenta al periodista de El Día : "Mire, che ; por los desperfectos ocasionados en el mirador del bigotudo, yo palpito que le fajaron un pelotazo de órdago. Estas palabras fueron traducidas por el redactor y Roncoroni apareció al día siguiente en las columnas del periódico refutando grave y ceremoniosamente, con gran copia de términos científicos, el informe del doctor Berraondo, al que juzgaba proclive a inducir en un error fatal porque ´todo error en la teoría conduce a una calamidad en la práctica´" (pp. 118-119). En realidad, dice : "¡Una grandísima macana !" (p. 118).

27 El autor explica el nombre en "El hijo de Ulises" : "El calificativo de que se deriva – » nasutus »– implica un conjunto de cualidades que armonizan prodigiosamente con la figura tradicional del aventurero griego, pues connota en los escritores romanos de la época clásica, los atributos de sagaz, diestro, burlón, mofador y decidor con arte y con gusto ; pero de tal coincidencia no debe responsabilizarse al autor de este libro." A. Cancela, Film porteño. Buenos Aires, Librerías Anaconda, 1933, p. 7.

28 W. Benjamín, "Le Collectionneur", en Paris, Capitale du XIXe. Siècle. Le Livre des Pasagges. Paris, Les Editions du Cerf, 2002, pp. 220-229.

29 En carta al "amigo cronista" del 19 de julio de 1930 titulada "Qué es la cultura", Nasute describe los discursos parlamentarios en un tono que remeda al utilizado luego en Historia funambulesca : "Sin medida, sin proporciones, escritos en un idioma bárbaro que a ratos se parece al castellano, relumbrantes de metáforas desaforadas y empedrados de citas de tercera mano, por lo general interpretadas torcidamente, esas piezas presuntuosas son el más definitivo ejemplo de la incultura parlamentaria" (p. 128).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Adriana Rodríguez Pérsico, « Arturo Cancela: una poética del desecho y la desubjetivación », Cahiers de LI.RI.CO, 4 | 2008, 71-95.

Referencia electrónica

Adriana Rodríguez Pérsico, « Arturo Cancela: una poética del desecho y la desubjetivación », Cahiers de LI.RI.CO [En línea], 4 | 2008, Puesto en línea el 01 julio 2012, consultado el 25 mayo 2017. URL : http://lirico.revues.org/454 ; DOI : 10.4000/lirico.454

Inicio de página

Autor

Adriana Rodríguez Pérsico

Universidad de Buenos Aires – CONICET

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página