Navegación – Mapa del sitio
1. Saber (ciencias)

Una retórica de la influencia

Cecilia González
p. 49-69
Plan | Texto | Notas | Cita | Autor

Texto integral

1Entre las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX se publica en el Río de la Plata un número considerable de relatos anclados en los debates que recorren la cultura europea del momento y que giran en torno a fenómenos de influencia. Este denominador común se declina, según los textos, en una serie de temas privilegiados : hipnosis, sugestión, herencia, mimetismo, vampirismo, parasitismo, emanación de todo tipo de rayos, ondas y fluidos capaces de modificar el comportamiento de un organismo, individual o social.

  • 1 L. Lugones, "Viola acherontia", Las fuerzas extrañas, Buenos Aires, Ediciones del 80, 1981, p. 125.
  • 2 H. Quiroga, "Los buques suicidantes", Todos los cuentos, Edición crítica, Napoleón Baccino Ponce de (...)
  • 3 E. Holmberg, "La bolsa de huesos", Cuentos fantásticos, Buenos Aires, Hachette, 1957, p. 117.

2Así, el jardinero de "Viola aquerontia" (1899) de Lugones quiere crear la flor de la muerte "por sugestión de la planta"1. La casa del célebre "Almohadón de plumas" de Quiroga "influía no poco en [los] estremecimientos" que afectan a la víctima del parásito escondido en el almohadón y el comienzo de su mal no es otro que un "ataque de influenza que se arrastró insidiosamente días y días". El título "Los buques suicidantes" habla de una propiedad activa que induce a los marineros a tirarse por la borda, presas de un estado de "muerte hipnótica" y "sonambulismo moroso"2 Unos tubos de luz eléctrica permiten la inducción del transe hipnótico en "El daño" de Atilio Chiáppori y "El Vampiro", de Quiroga. La "La Bolsa de huesos" de Eduardo Holmberg comienza con unas líneas en principio ajenas por entero a la intriga principal pero que –por esa virtud teleológica de las palabras– genera causalidades inesperadas y crea expectativas en tal sentido : el narrador vuelve a la ciudad atraído por los "imanes del corazón" y deja el viaje por su tierra "tan rica y tan hermosa pero tan absorbente y dominadora por el influjo de esa misma belleza"3. En 1889, Irresponsable de Podestá plantea precisamente el problema de la responsabilidad penal de un criminal que actúa bajo el influjo de la herencia y cuyo apodo no es otro que "el hombre de los imanes". En la sangre de Cambaceres escribe los asaltos de la influencia hereditaria a partir del modelo de la posesión demoníaca.

  • 4 Así llama Marc Angenot a esa "resultante sintética, predominio interdiscursivo de las maneras de co (...)
  • 5 J. L. Díaz, "Un siècle sous influence", Romantisme n° 98. Influences, (1997-4), p. 11.

3Por encima de la cristalización de un cierto número de tópicos que van a perpetuarse hasta su propia caricaturización en el relato de horror o la ciencia ficción, a finales del siglo XIX, la influencia domina el "discurso social."4 Porque se ha dicho, en efecto, que el siglo XIX es un siglo bajo influencia. Y habría que señalar con José Luis Díaz que "en esta concepción de una permeabilidad de los fenómenos tanto cósmicos como humanos, de una interconexión energética generalizada, hubo algo de un zócalo epistémico a priori, invisible por su propia evidencia y ubicuidad."5

  • 6 Tomo libremente el término del estudio de J. Borie, Zola et les mythes, Paris, Seuil, 1971. Cf. asi (...)
  • 7 Cf., G. Deleuze "Zola et la fêlure" en Logique du sens, Paris, Minuit, 1969, pp. 373-381 ; "De l’af (...)

4En tanto materiales con los que trabaja la literatura de este período, los discursos sobre la influencia permiten sentar las bases de una suerte de antropología mítica6 elaborada por la ficción. La transmisión de la sangre, los estados segundos del sonambulismo, las crisis y transes hipnóticos tienen en común el hecho de postular un sujeto heterogéneo desde el punto de vista psíquico, que Zola caracterizará a través de su célebre metáfora de la "fêlure".7 Por esa falla o a esa "suspensión de las facultades activas" se establece una comunicación con un agente que el relato declinará como la emergencia de lo primitivo (naturaleza, herencia, especie, instinto, raza, ancestro) y como abdicación de una voluntad individual (sugestión, posesión, hipnosis, sonambulismo).

  • 8 "Para la construcción conceptual de este sujeto colectivo [la multitud] resultó asismismo funcional (...)

5La lengua de la ciencia y la lengua del mito se entrecruzan en estas ficciones que integran materiales discursivos procedentes tanto de la psiquiatría de los siglos XVIII y XIX, o de la sociología naciente (Gabriel Tarde, Gustave Le Bon)8, como de discursos mítico-religiosos sobre la posesión y el transe. Parece necesario, entonces, antes de analizar el funcionamiento del discurso científico en la escritura de la ficción, preguntarnos qué se entiende por influencia y qué acepciones fundamentales se van privilegiando a lo largo del siglo XIX.

De la astrología a la psiquiatría

  • 9 Trésor de la langue française, tome X, p. 202. En latín : "influesco, 1) couler dans/se jeter dans (...)

6Según el Trésor de la langue française el término "influence" empieza a emplearse en francés en el siglo XIII (1240), tomado del latín "influentia" (acción que se atribuye a los astros sobre el destino de los hombres), en su acepción de : "sorte d’écoulement, de flux censé provenir des astres et agir sur les hommes et les choses". Sin embargo, ya a finales del siglo XIII, una acepción paralela queda registrada : "acción lenta y continua ejercida por una persona o una cosa sobre otra persona o cosa"9. Poco a poco esta acepción secularizada se vuelve dominante aunque la acción de los astros nunca queda totalmente eclipsada.

7Dos grandes concepciones de la influencia se reparten los siglos XVIII y XIX, según Díaz. Por un lado abandona el registro mágico para convertirse en un marcador de cientificidad :

  • 10 Ibid., p. 13. Algunos ejemplos citados por Díaz : D’Holbach, Essai sur les préjugés ou des influenc (...)

Le mot d’influence sera alors un mot-emblème de scientificité, annonçant à lui seul l’intention de penser dans l’ordre du général des relations causales concernant des empires de faits placés à distances les uns des autres. Relations insoupçonnées du commun des mortels et que le savant se fait fort de mettre au jour. Penser l’influence c’est alors penser les interconnexions de domaine en principe éloignés (institutions-littérature ; société-passions ; mœurs-idées ; etc). Le mot fonctionne ainsi comme un signal de l’ambition scientifique du discours qui l’arbore.10

8Una segunda concepción de la influencia se constituye en la segunda mitad del siglo XVIII. Pone el acento en la dimensión activa y humana de los fenómenos de influencia, e insiste en el poder que tienen los hombres –y sobre todo los hombres de genio– para actuar en la historia y guiar el rumbo de los acontecimientos, a través de su efecto sobre la opinión pública. Se vuelve un término del vocabulario político-social que remite a la acción de las ideologías y de los sistemas de pensamiento en el cuerpo social.

9Pero entre los distintos usos del término, la "doctrina de las influencias" de Franz Antón Mesmer (1784-1815) es particularmente importante para nuestro estudio sobre la literatura de finales del siglo XIX. Mesmer afirmaba en su Mémoire de 1799 que había llegado a postular la existencia de "un vasto sistema de influencias o de relaciones que unen a los seres, las leyes mecánicas e incluso el mecanismos de las leyes de la Naturaleza". Como lo señala Henri Ellemberger en su Historia del descubrimiento del inconsciente, su doctrina se resume en cuatro puntos :

  • 11 H.Ellemberger, Histoire de la découverte de l’inconscient, Paris, Fayard, 1994 (1970).

 Un fluide physique subtil emplit l’univers, servant d’intermédiaire entre l’homme, la terre et les corps célestes, et aussi entre les hommes eux-mêmes ; la maladie résulte d’une mauvaise répartition de ce fluide dans le corps humain, et la guérison revient à restaurer cet équilibre perdu ; grâce à certaines techniques, ce fluide est susceptible d’être canalisé, emmagasiné et transmis à d’autres personnes ; c’est ainsi qu’il est possible de provoquer des crises chez les malades et de les guérir.11

10Aunque la ambivalencia entre el registro científico y el registro mágico nunca abandone la recepción de sus teorías, Mesmer es considerado como el fundador de la psicoterapia moderna en la medida en que las tradicionales formas de "cura" ligadas al transe y el exorcismo pasan al terreno médico. De hecho Mesmer interpreta en clave laica la eficacia de las prácticas de su rival, un sacerdote exorcista, como una simple cura por magnetización.

11Es interesante retener dos elementos de la concepción mesmeriana de las influencias : en primer lugar, una suerte de ambivalencia entre la manifestación del mal y su cura, en el transcurso de las crisis. En segundo lugar, un vocabulario y una red de metáforas ligadas al fluir. Desde 1766, en Viena, Mesmer se había interesado por las implicaciones médicas de la influencia de los astros. Su tesis tiene por título "Dissertatio physico-medica de planetarum influxu" y se inspira directamente de Newton para enunciar su teoría de la "gravedad animal", que luego transformará para postular su teoría del "magnetismo animal" (1775). Y en este vasto sistema de influencias, como lo señala Agnès Spiquel, las metáforas son fundamentalmente líquidas :

  • 12 A. Spiquel "Mesmer et l’influence", Romantisme n° 98, p. 37.

La maladie n’étant qu’un mauvais fonctionnement [des] marées [qui animent le corps humain], la cure magnétique consiste à rétablir les "flux et reflux" […] Pour souligner l’universalité du fluide, il parle d’océan ; pour en souligner l’abondance, il parle de "torrent" ; ailleurs, il parle de "matière fluide" qui s’écoule ; bref, l’influence sera toujours liquide.12

  • 13 Según un testimonio de la época : "Ces malades en crise, qu’on nomme Médecins, ont un povouir surna (...)

12Frente a la difusión de las teorías de Mesmer y la práctica de la curas colectivas con el célebre baquet, con su correlato de crisis convulsivas que las convierten rápidamente en ruidoso espectáculo público, Luis XVI ordena un peritaje por parte de la Académie des Sciences et Société Royale de médecine para considerar su validez científica y su eficacia terapéutica. La comisión designada por el rey concluye, descalificando la cura y la teoría, que el fluido universal no existe y que sus efectos curativos deben atribuirse a la imaginación. Como lo señala León Chertok, cerrando las puertas del reconocimiento científico a la cura médica, la comisión le abre la puerta del fondo a la cura por sugestión. Y efectivamente el marqués Armand de Puységur (1751-1825), discípulo de Mesmer, es quien lleva a cabo esta transición. Porque Puységur es el primero de los magnetizadores en no darle importancia a la existencia efectiva del fluido y sustituye la cura magnética por el estado de "sonambulismo", o "sommeil éveillé" que se logra por sugestión. En este estado el paciente no se limita sólo a plegarse a la voluntad del hipnotizador sino que puede indicar en ocasiones, el origen del mal e incluso los medios necesarios para su cura."13

13Las dos novedades importantes introducidas por los seguidores de Mesmer, además de la eliminación del fluido, son la introducción de la noción de sugestión y la introducción de la palabra, ausente en las curas mesmerianas. La crisis convulsiva tiende también a desaparecer a favor de otro estado segundo, el del sueño artificial. El debate en torno a la imposición o resistencia a la imposición de la voluntad del hipnotizador puede abrirse ahora, habiendo estado ausente del universo de la cura mesmeriana en la que el médico funciona más como un catalizador que garantiza la circulación del fluido. Pero ambas formas de transe, la crisis convulsiva y el sueño hipnótico, convocan un saber tradicional sobre la posesión y desposesión de sí que los textos literarios no perderán oportunidad de reactualizar. Por otra parte, si la crisis convulsiva presenta a la vez los signos del mal y la práctica de su curación, también la ambivalencia tiñe la práctica de la sugestión, por esta insospechada reversibilidad del médico y el paciente. Como lo señala Elisabeth Roudinesco, contextualizando políticamente el fenómeno también :

  • 14 E. Roudinesco, Dictionnaire de la psychanalyse, Paris, Fayard, 2000 (nouvelle édition augmentée), p (...)

Puységur remarquait que Victor Rase (son "patient"), loin d’accomplir ses ordres, les devançait et même imposait sa volonté à son magnétiseur par des mots, par la verbalisation de ses symptômes, sans connaître de crise convulsive. […] à la veille de la Révolution de 1789 naquit l’idée qu’un maître (un savant, un médecin ou un noble) pouvait être limité dans l’exercice de son pouvoir par un sujet capable de parler, fût-il son inférieur (un valet, un malade, un paysan, etc).14

  • 15 El término hipnotismo ha sido forjado en Inglaterra por el médico James Braid en 1843, quien introd (...)

14Después de dos décadas de descrédito creciente (de 1860 a 1880), la hipnosis15 vuelve a ser rehabilitada por la medicina a través, por un lado de Bernheim y Liébault en Nancy, y de Charcot, en la Salpétrière. La diferencia básica entre ambas escuelas es que para Charcot la hipnosis es asimilable a un estado patológico, al igual que la histeria, mientras que para Bernheim se trata de un proceso normal, de un estado modificado de consciencia suscitado por la sugestión.

15La controversia entre ambas escuelas apasiona de modo semejante que las experiencias semi-públicas de Charcot. El espectro del espectáculo amenaza de descrédito a la hipnosis : de las curas colectivas públicas de Mesmer a la difusión de las imágenes de las histéricas de la Salpêtrière, ilustradas por la fotografía. Amenaza la figura del médico también : Bernheim va a acusar a Charcot de : "fabriquer des hystériques par suggestion". Como el brujo o el chamán, el que puede curar el mal es también el que puede suscitarlo. La prensa y el fait-divers contribuyen por su parte a la difusión de las prácticas de hipnosis al igual que tienen un público amplio los relatos de casos de personalidad múltiple o de las experiencias espiritistas, herederas del mesmerismo.

  • 16 Cf. los trabajos de León Chertok, Daniel Bougnoux y François Roustang.

16Freud estudió con ambos maestros pero, según se dice, el psicoanálisis nace del abandono de la hipnosis. Según se dice, porque para algunos teóricos existe una línea de conexión muy clara entre la hipnosis y la transferencia, que supondría un estado de consciencia modificado, un transe ligero. El psicoanálisis freudiano se habría construido en una represión de la hipnosis susceptible de volver en la particular "neurosis de transfert". Esta participa también de la antigua ambivalencia de las crisis : si participa del "mal", como el nombre neurosis lo indica, implica a la vez el principio de la "cura"16. La cuestión de la continuidad o la ruptura entre psicoanálisis e hipnosis escapa a los límites que nos hemos fijado porque, a pesar de que figuran en nuestro corpus relatos publicados en las dos primeras décadas del siglo XX, pertenecen a un universo de ideas que es anterior al corte epistemológico introducido por el psicoanálisis y su particular construcción del inconsciente. En efecto, aunque Mesmer, Puységur, Charcot o Bernheim constituyen jalones en esta construcción, también es cierto que se trata de una concepción históricamente bien definida y de la que Freud se aleja.

  • 17 O. Mannoni, Un commencement qui n’en finit pas. Transfert, interprétation, théorie, Paris, Seuil, 1 (...)

17A modo de conclusión, digamos que para acceder a un estatuto científico, la noción de influencia ha tenido que proceder a una serie de delimitaciones sucesivas que fueran dejando de lado las acepciones ligadas a la creencia y al mito. Esto es lo que recuerda Octave Manonni, sin dejar de mencionar que los restos que se han dejado en el camino vuelven permanentemente : "On élimine le diable, restent les convulsionnaires. On élimine les réliques, restent les magnétisés de Mesmer, on élimine le baquet, on a l’hypnose… On élimine l’hypnose : reste le transfert."17

El persistente modelo de la influencia

18La literatura se escribe a contrapelo de esta delimitación sucesiva, integrando los aspectos que la ciencia ha tenido que eliminar para legitimarse como tal : en la hipnosis, queda algo de la posesión ; en el científico, del alquimista ; en la joven emancipada, de la bruja ; en la influencia hereditaria, del pacto de sangre. Es innegable que un vocabulario procedente del discurso científico –biológico, psiquiátrico, físico– aparece en estos textos. Pero capturado en un proceso metafórico que instaura un sistema de equivalencias y de analogías, genera un discurso más próximo al mito que a la ciencia misma.

19Los términos adquieren un carácter polisémico que condensa acepciones científicas y tradicionales. Más aún, se trata no sólo de significaciones distintas o complementarias, sino de un modo de significación radicalmente diferente.

  • 18 El análisis estructural de los mitos corresponde según Ricoeur al estudio de un plano que podría ll (...)
  • 19 Ibid.
  • 20 Ibid.

20En tal sentido, cabe recordar las precisiones de Paul Ricoeur sobre el funcionamiento semántico18 del lenguaje del mito. El filósofo distingue en primer lugar la univocidad de los lenguajes técnicos de la polisemia característica del lenguaje ordinario, que refleja el "proceso acumulativo"19 característico de una cultura concreta. Las significaciones que la utilización de una palabra deja de lado, esos restos de significación, no han desaparecido, afirma, y esto es lo que permite el juego de palabras, la poesía, el lenguaje simbólico. Según Ricoeur, el discurso del mito se organiza sobre la base de este funcionamiento, que lo opone, como decíamos, al tipo de significaciones producidas por el lenguaje de la ciencia o de la filosofía : "así nace –prosigue– el lenguaje poético que es muy eficaz para decir lo que no puede ser alcanzado directamente, sino sólo pasando por significaciones indirectas."20 El lenguaje poético, como el lenguaje mítico, no estaría entonces diciendo lo mismo que la ciencia sino que estaría produciendo significaciones nuevas. Una retórica de la influencia, en el caso que nos ocupa, no equivaldría a una retórica meramente "influenciada" por el discurso científico, suerte de agregado o cuerpo extraño en el texto literario sino como una integración del lenguaje de la ciencia en las mallas de un texto que produce un tipo de significación específica.

  • 21 A. Chiáppori, "El Daño". Borderland, [1907], Buenos Aires, Guillermo Kraft, 1954, p. 126.
  • 22 Ibid., p. 119.
  • 23 Ibid., p. 129 y p. 130.

21Así en "El Daño" de Atilio Chiáppori, este procedimiento se pone en práctica desde el título mismo : si el daño es el perjuicio que Flora Nist la causa a Irene, este daño también es una brujería, el "aojo", con el que el cuento explicita la equivalencia21. A su vez Flora aparece como una figura que condensa la joven emancipada –autodidacta y amante de las ciencias– con la bruja y aun el vampiro que besa a sus víctimas "muy cerca del cuello"22. Y, en efecto, aunque no va a absorberla, Flora matará a Irene vaciándola de su sangre. El componente erótico del vampirismo se subraya a través de dos repeticiones del beso a la víctima : "besó largamente a la amiga"/ "Bajó la voz y terminó el aciago mandato muy cerca, como si la estuviese besando…".23 Ahora bien, el mandato no es otro que el mensaje del hipnotizador al paciente. Y el método utilizado para inducir el estado de hipnosis es de la "escuela de Charcot". Discurso del mito y discurso de la ciencia se entrelazan, a su vez caracterizados a través de una serie de términos en principio opuestos pero que el relato tiende a reunir como antiguo/moderno, alquimia/química, masculino/femenino :

  • 24 Ibid. p. 129.

Un perfume intenso, desvanecente, flotaba como un vaho en el recinto : Irene sintió el pecho oprimido. Costábale respirar y un ligero mareo la invadía. De pronto, frente mismo de sus ojos, brilló con una intensidad increíble, una luz verde-amarillenta como si fuesen cristales incandescentes de nitrato de uranio. Ese resplandor repentino la cegó en el acto, y el mareo anonadóla en un desmayo muy dulce, como un sueño que vence. Era el procedimiento físico con que Flora acostumbraba a hipnotizar a Peggie, según enseña la escuela de Charcot.24

  • 25 Ibid., p. 125 (el subrayado es nuestro).

22El trabajo con los materiales de la ciencia y de la tradición, literaria u oral, producen en el texto un fenómeno de duplicación del que este fragmento es un ejemplo : dos agentes influyen en Irene y producen el estado de transe hipnótico, el perfume y la luz eléctrica. El primero de ellos viene de un preparado hecho por Flora, cercana aquí a la figura de la bruja. El segundo introduce el elemento técnico moderno como contrapunto a los preparados tradicionales. La duplicación ya había aparecido al presentar sus "incursiones en el campo de la química –aprovechadas en sus veleidades de perfumista– y su predilección por las obras de generalizaciones médicas, sobre todo por las de patología mental."25

  • 26 Ibid.
  • 27 Además de la relación Flora/Irene en la que el beso termina de sellar el control de la voluntad de (...)

23Por otra parte el texto trabaja con un nuevo par, masculino/femenino, ambos condensados en la figura de Flora. El saber científico le viene de los libros que forman parte de una transmisión masculina : la su padre, porque de él es la biblioteca, la del doctor Biercold cuyas tesis va a poner en práctica experimentalmente con Irene. Flora misma ha sido "educada con todas las libertades masculinas" por lo que "poseía una cultura superior"26. El erotismo de Flora es multifacético también, como se ha visto más arriba, y toma por objeto de deseo a Pablo, por un lado, mientras tiene, por otro, manifestaciones homoeróticas27 y autoeróricas también. Así, el perfume que ha preparado la toma como primer objeto de seducción :

  • 28 Ibid., p. 124.

Pero no bien hubo salido Peggie, púsose de pie enarcando el talle que levantó en sus senos turgentes las mamilas rosadas como dos fresas. Fue hacia la mesa, tomó un pulverizador y bañó su cuerpo palpitante con ese perfume combinado por ella a base de ámbar, nardos y cardamomo. Luego tomóse con ambas manos los senos y se quedó así largo rato, los ojos cerrados, aspirando los vahos que ascendían de su piel húmeda.28

24La prosa modernista con su característica profusión de tropos y figuras, establece a su vez ecos inesperados que contribuyen a construir estos ejes. Así, en la descripción de la piel de Flora, el ámbar, el perfume y la retorta del alquimista aparecen ligados :

  • 29 Ibid., p. 120.

Completaban ese aspecto extraño, las manos bárbaramente enjoyadas y su tez blanca, con esa blancura icteroide de las pelirrojas, dorada de antiguas manchas cicatriciales producidas por la explosión de una retorta en la que destilara el ámbar de sus perfumes raros.29

  • 30 Ibid., p. 129.
  • 31 Ibid., p. 123.

25La escritura hace proliferar estas equivalencias, fundamentalmente a través de la metáfora y de la repetición. Porque si la luz verde-amarillenta que irradian los tubos hipnotizan a Irene, no todos podían soportar la mirada de los ojos de Flora, ni las "fulguraciones en sus pupilas verdes"30. Y si el personaje prepara un perfume que subyuga, ella misma "exhalaba sus instintos como un efluvio corporal", más tarde denominado insistentemente "fluido".31

26La condensación funciona como un verdadero principio constructivo del relato : Flora reúne lo femenino y lo masculino, el saber de la ciencia y el saber de la magia, la naturaleza y la cultura, lo moderno y lo tradicional. Los materiales procedentes del discurso científico quedan por así decirlo capturados en un sistema de equivalencias y de oposiciones que la propia escritura va desplegando.

  • 32 J. L. Borges, "El Arte narrativo y la magia", Obras completas, Buenos Aires, Emecé, 1974, pp. 226-2 (...)

27El cuento aparece así más cercano al discurso de las formaciones del inconsciente que a la definición científica que, como vimos, necesita delimitar entre lo que es y lo que no es, lo que era antes y ahora, lo que corresponde al mito o a la creencia y lo que corresponde a un saber positivo. La escritura misma declina las más distantes acepciones de la influencia y parece no tener en cuenta las distancias temporales o ciertos principios como la negación y la identidad. Antes que como ejemplo de la impronta cientificista de la época parece funcionar a la manera de un sueño de la cultura, que permite recordar los restos sobre los que el discurso científico se ha construido, que ha ido eliminando aunque que no han desaparecido necesariamente del todo. Recordando a Borges puede decirse que la causalidad en el arte narrativo no es la del silogismo (conocimiento científico) sino la de la magia (de los antiguos hombres, el mito), propicia a establecer relaciones de contigüidad y de semejanza, a postular "un vínculo inevitable entre cosas distantes."32

  • 33 A. Chiáppori, op. cit. , p. 57.

28 Podría decirse que este trabajo de condensación se explica por las mismas exigencias del proyecto modernista, y su crítica al cientificismo y el positivismo que caracterizaran al siglo XIX en su apogeo. Desde finales del siglo, en efecto, ya estamos situados en un momento de crisis de algunos de los principales mitos decimonónicos y el cuento parece apostar precisamente por una reactivación de ciertos "restos" culturales premodernos. No parece ser la línea adoptada por los textos de Chiáppori, en los que el saber de la tradición se integra al saber de la ciencia más de lo que la crítica : los viejos maleficios y las actuales obsesiones no son sino "distintas fases de una sola influencia."33

29 Ciertos cuentos que integran Las fuerzas extrañas de Leopoldo Lugones parecen en cambio, ubicarse en una línea más crítica. Se trata de cinco ficciones científicas, "La fuerza omega", "Un fenómeno inexplicable", "La metamúsica", "Viola acherontia" y "El psychón". Según Noé Jitrik, son :

  • 34 N. Jitrik, "Las narraciones fantásticas de Leopoldo Lugones" en El ejemplo de la familia. Ensayos y (...)

[…] relatos que parten de una idea más o menos propia de una ciencia desarrollándola mediante estructuras discursivas no científicas sino narrativas, personajes definidos en lo social y psicológico, situaciones dramatizadas, comienzos de tipo anunciatorio, relatos de suspenso y finales crueles. Por atrás, para que el efecto sea "ciencia ficción", opera una filosofía científica puesta en cuestión o vista críticamente. Lugones se ajusta a este esquema y lo suyo propio consiste en que la ciencia es vista como aventura individual apasionante pero también como riesgo supremo pues asomarse al misterio de la vida y de la materia implica de algún oscuro modo un desafío a leyes implacables aunque no escritas, límites que impone lo sagrado.34

30Cada uno de los cinco cuentos presenta una variante de un fenómeno de influencia : en "La fuerza Omega", se postula el tratamiento del sonido como fuerza ; "Un fenómeno inexplicable", cuenta un caso de autosonambulismo ; la influencia se ejerce a través de ondas lumínicas y sonoras en "La Metamúsica", de una experiencia de sugestión operada sobre las plantas en "Viola Acherontia" y en "El Psychón" de una experiencia para volver fluido el pensamiento y poder encerrarlo. La base mítica con la que trabajan los cuentos es fundamentalmente la interdicción bíblica de comer del árbol de la ciencia. Desmesura y castigo organizan a menudo los cuentos, efecto de sentido que se ve reforzado por los relatos de tema bíblico que integran el volumen, como por ejemplo, "La lluvia de fuego. Evocación de un desencarnado de Gomorra", "El origen del diluvio" o "La estatua de sal".

  • 35 O. Terán, "José María Ramos Mejía : uno y la multitud" en Vida intelectual en el Buenos Aires fin-d (...)

31Chiáppori y Lugones, como Quiroga, pertenecen a un universo estético-ideológico en el cual, aunque el cientificismo y el positivismo tienen un peso y un prestigio innegable en Argentina, "convivían de manera compleja con tendencias espirituralistas"35. Pero si remontamos el tiempo hacia momentos en los que la ciencia ofrece un modelo triunfante que se pretende integrar a la literatura veremos también funcionar una imbricación permanente entre la ciencia y el mito en el tratamiento narrativo de los fenómenos de influencia.

En la sangre: un caso de posesión hereditaria

Le sang est un suc tout particulier
Goëthe - Faust

32Para abordar este "caso" de influencia hereditaria que cuenta En la sangre, tomemos como punto de partida unas palabras del psicoanalista Borch-Jacobsen :

  • 36 Mikkel Borch-Jacobsen, "L’efficacité mimétique" en Actes du Colloque de Cerisy Hypnose, suggestion, (...)

[…] ces interprétations ou théorisations, aussi "scientifiques" soient-elles, nous reconduisent invariablement à des variations sur le thème de la possession et/ou de la dépossession de soi. Il n’est pas difficile, par exemple, de lire derrière le "fluide" qui circule du magnétiseur au magnétisé une pénétration et donc aussi une "possession" de celui-ci par celui-là : "Votre fluide et le mien", dit une patiente à Tardy de Montravel, "ne sont qu’un en ce moment, je dois être affectée de toutes les choses qui vous affectent". On pourrait en dire tout autant de la "suggestion" de Bernheim, de la "passion somnambulique" de Janet, de la "dissociation de la conscience" de Breuer et Freud, et les phénomènes d’alternance de personnalité et de glossolalie provoqués sous hypnose suffiraient de toute façon à l’attester : il s’agit toujours, dans la transe, d’un état où l’identité propre (ou en tout cas l’identité sociale) est abolie, au profit d’une "possession" par une identité (ou une langue) étrangère.36

33El autor muestra cómo en los discursos científicos sobre la influencia, el problema de la posesión/desposesión de sí se enlaza ya con representaciones que exceden el marco de las teorías desarrolladas, para conectarse con un problema más general. La literatura explota abiertamente esta vía, tal como veremos a continuación a propósito de la influencia hereditaria. Pero la cita introduce otro elemento que tiene su interés en el estudio de las ficciones que trabajan el modelo de la influencia : la identidad propia, o identidad social, queda abolida por una identidad o una lengua extrañas. Y esta distinción es importante porque el agente de la influencia no es siempre otra voluntad individual, como el ejemplo paradigmático del hipnotizador y el paciente deja suponer.

  • 37 F. Gaillard, "L’homme-foule" en Romantisme n° 98, op. cit., p. 111.

34El otro, la otra voluntad, puede tener relación con una entidad colectiva : la raza, la especie, la familia, incluso la horda según las versiones, o con un principio que no tiene nombre definido. Como lo subraya Françoise Gaillard, no sólo Jacques Lantier escucha voces, en un estado cercano al sonambulismo, sino "un clamor de multitudes"37. De modo que las dos voluntades o, desde un punto de vista narrativo, los dos actantes que pujan por el control del personaje, no son necesariamente equivalentes :

  • 38 Ibid., p. 117.

[…] disons que par "homme", la modernité entend une conception du sujet telle que ses principaux attributs sont : consciente, autonomie, jugement. Tout ceci est subsumé dans la faculté non seulement de dire "je", mais aussi de poser le "je" à l’origine du vouloir : "je veux". Le champ du non-humain se dessine alors en négatif. C’est la non-conscience, l’hétéronomie, l’obéissance à l’instinct. C’est l’assujettissement à une volonté qui dépossède l’individu de la sienne propre. C’est l’expérience de la dépossession d’un "je" par un "il" et par celle d’un effondrement de la volonté qui se voit remplacer par une obéissance passive à un vouloir étranger : "il veut".38

  • 39 La novela de Cambaceres se basa en una acepción del término "raza" que parece inspirarse de las tes (...)

35En el caso de la novela de Cambaceres, la sangre es el agente transmisor de la herencia : deja pasar las características individuales de su padre que son también las de su género, o "raza", o "casta" como también se la llama en esta variante xenófoba del naturalismo39. Más aún, lo que transmite la herencia se define en la novela como una instancia a la vez arcaica (el padre), colectiva (la raza) y no-humana ("eso") :

  • 40 E. Cambaceres, En la sangre, op. cit., p. 104.

Resistir, sobreponerse a esa ingénita tendencia que lo impulsaba al mal […] Obraba con en él con la inmutable fijeza de las leyes eternas, era fatal, inevitable, como la caída de un cuerpo, como el transcurso del tiempo, estaba en su sangre eso, constitucional, inveterado, le venía de casta como el color de la piel, le había sido transmitido de padre a hijo, como de padres a hijos se transmite el virus venenoso de la sífilis.40

  • 41 J. Panesi, En la sangre. Introducción, Buenos Aires, Colihue, 1987.

36La novela cuenta la dominación cada vez mayor de lo "genérico"41 en Genaro y lo hace a través de dos series, la posesión demoníaca y el carácter monstruoso, que vienen a superponerse al profuso empleo de referencias al discurso de la ciencia y de la medicina así como al riguroso verosímil del discurso realista.

  • 42 En la sangre, op. cit., p. 88.
  • 43 Cf. J. Panesi, op. cit. p. 29. A modo de ejemplo : "Algo había pesado, había influido a sí mismo, n (...)

37En efecto, si este fragmento permite pensar un combate entre dos entidades, o dos voluntades (yo quiero / "eso" quiere –el ancestro quiere–), presupone al mismo tiempo, una suerte de mítica identidad individual distinta del agente que quiere controlarla. Habría que señalar que el relato adopta el punto de vista y la voz de Genaro precisamente durante el relato del entierro de su padre. A partir de allí, este padre muerto hecho sangre acecha en cada uno de sus comportamientos. El personaje percibe y analiza la influencia hereditaria como algo radicalmente otro, aunque no puede impedir su acción : "Y una cavilación lo trabajaba, ocupaba su cabeza ; emanaba del fondo de su ser una secreta y misteriosa influencia a la que le era imposible sustraerse."42 De hecho Jorge Panesi observa acertadamente que siendo el personaje más lúcido, es también el más incapaz.43

  • 44 Ibid.
  • 45 S. Freud, "Psychologie des foules et analyse du moi" (1921) en Essais de psychanalyse, Paris, Payot (...)
  • 46 "Las sevicias, los golpes, los azotes a su hijo siempre que tenía éste la desgracia de volver a cas (...)

38Progresivamente, la consciencia individual de Genaro se va acallando a lo largo de la novela, y este personaje caracterizado inicialmente por una casi inverosímil lucidez termina repitiendo los rasgos que caracterizaban al personaje del padre. A diferencia de la herencia en Zola, aquí la repetición es "calco"44, reproducción de lo idéntico : Genaro adopta literalmente el comportamiento de su padre. Como en los fenómenos ligados al mimetismo, como en los fenómenos que estudia la psicología de las masas : "lo heterogéneo se ahoga en lo homogéneo"45. Podría hablarse de una suerte de metamorfosis final, ya que el personaje inicialmente "poseído" por la influencia del ancestro, termina por convertirse en él. Al término del proceso habrá adoptado el comportamiento y las características que le atribuía y de las que quería diferenciarse en un comienzo. Brutalidad y avaricia eran los rasgos que definían a Don Esteban. Al final de la novela, Genaro maltrata a su mujer y la insulta como lo hacía su padre.46

39La novela enmarca esta metamorfosis con dos referencias a lo monstruoso. La primera se desprende del retrato del ancestro, el padre de Genaro, que en este incipit aún no tiene nombre. El personaje que atraviesa el relato es en alguna medida el mismo, incluso lo Mismo. Verdadero héroe del relato, el ancestro se presenta con dos de los atributos de lo monstruoso : la fealdad cercana a la deformidad y la hibridación :

  • 47 Ibid., p. 49.

De cabeza grande, de facciones chatas, ganchuda la nariz, saliente el labio inferior, en la expresión aviesa de sus ojos chicos y sumidos, una rapacidad de buitre se acusaba.

Llevaba un traje raído de pana gris, un sombrero redondo de alas anchas, un aro de oro en la oreja, la doblesuela claveteada de sus zapatos marcaba el ritmo de su andar pesado y trabajoso sobre las piedras desiguales de la calle.

De vez en cuando, lentamente, paseaba la mirada en torno suyo, daba un golpe –uno solo– al llamador de alguna puerta. , y encorvado bajo el peso de la carga que soportaban sus hombros : "tachero"… gritaba con voz gangosa : ¿componi calderi, tachi, siñora ? Un momento, alargando el cuello, hundía la vista en el zaguán. Continuaba luego su camino entre ruidos de latón y fierro viejo. Había en su paso una resignación de buey.47

40La irregularidad de los rasgos, la fealdad cercana a la deformidad, se suman a otras marcas de ausencia de armonía : las piedras son desiguales, la voz gangosa, los tachos hacen ruido. La hibridación aparece en el comportamiento animalizado del personaje (hombre/ buitre/buey) y aun en el cocoliche del inmigrante, lengua compuesta o castellano "deformado". El retrato da cuenta de una peligrosidad latente que la mirada del narrador lee en lo que "se acusa".

41La secuencia final de la novela, que coincide con el grado de dominio más absoluto del ancestro sobre Genaro, también se narra bajo el signo de lo monstruoso, sólo que aquí aparece desplazado a la descripción del tren :

  • 48 Ibid., p. 183.

Semejante a un animal enorme y monstruoso, algo a la vez como de serpiente y de ballena, escupiendo entre las sombras altos chorros de vapor, un tren cruzaba, silbaba, se arqueaba, crujía en la brusca curva de la plaza, al penetrar en la estación.48

  • 49 Para un estudio detallado del funcionamiento energético en la novela naturalista y de su relación c (...)

42Si el rasgo de deformidad física está ausente, esta descripción introduce el mayor ejemplo de deformidad moral del personaje (como su padre, maltrata a su mujer). El rasgo de la hibridez domina : ya no es aquí un híbrido hombre/animal, sino un híbrido animal/máquina. No cualquier máquina, sin embargo, una máquina que lanza chorros de vapor, lo cual es solidario con la economía del gasto energético que caracteriza el funcionamiento de la pulsión en la novela naturalista y que lleva de la combustión al agotamiento, de la vida a la muerte, del calor al frío.49

43Progresivamente la función narrativa del agente hereditario cambia de signo : si aparece inicialmente como un oponente al cual el personaje se resiste, será luego el que lo ayude a conseguir sus objetivos. En este punto, la transformación de Genaro en su padre, la disolución de la consciencia individual, se entronca con el pacto. Esto aparece claramente cuando Genaro roba el dinero del cajón del escritorio de su suegro, que acaba de morir :

  • 50 Ibid., p. 162.

En un brusco manotón de gato hambriento, alargó de instinto el brazo ; crispados los dedos, como clavada la garra sobre el montón de billetes, repentinamente, luego, se contuvo.

¿Le pertenecía, era suyo, realmente, todo eso […] ?

¡Bah … tenía pacto hecho con su consciencia … historia antigua[…] !

¡No tenía derecho a quejarse, poco le había costado encontrar, ni por arte de encantamiento, ni que el mismo diablo hubiese metido la mano !...50

  • 51 Ibid., p. 95.
  • 52 Ibid., p. 129.
  • 53 Ibid., p. 85.

44Además de la referencia explícita al pacto, en este fragmento –que no es el único– se insiste en el carácter casi sobrenatural de esta ayuda. La "mano" del diablo, ya ha aparecido en otras secuencias de la novela : cuando roba la bolilla que le permite aprobar su examen51, o cuando las riendas de su carruaje lo llevan como empujadas por una mano que no es la suya.52 La mano del ancestro, la mano del muerto, sigue actuando a través de su cuerpo. La fuerza que mueve a Genaro recibirá otros nombres, "violento huracán", "sagacidad hereditaria", o bien será prudentemente elidida y el personaje actuará como empujado, sin que agente exterior alguno intervenga. La inconsciencia propia de los estados de sonambulismo caracteriza estos momentos, en los que el personaje siente actuar a otro en su lugar : "Se había sentido renacer, tomar consciencia de sí propio, tal cual despierta un borracho de su sueño, sin recuerdo, sin reminiscencia siquiera de los hechos."53

  • 54 Ibid., p. 141.
  • 55 Ibid., p. 130.

45El precio que paga Genaro por esta ayuda hereditaria es el alma (en el sentido de lo que es individual). La comunidad extranjera, la raza "otra", aparece en el texto como Legión, una figura demoníaca. Y Genaro logra seducir a Máxima – "contaminando" la descendencia de las familias patricias– "cuando la orquesta terminaba el vals de Fausto"54. Por otra parte, su entrada al jardín de la quinta de la familia patricia se narra como la llegada de la serpiente a otro jardín, el del Edén : "se aproximaba, siguiendo las eses de una senda, sugiriendo vagamente en su ademán, en su andar, la idea del andar escurridizo de las culebras"55

  • 56 F. Gaillard, "L’homme-foule", op. cit.
  • 57 G. Deleuze, "Zola et la fêlure" en Logique du sens, op. cit.

46 Como vemos, entonces, si es verdad que una teratología no fantástica puebla las páginas de las novelas naturalistas de monstruos sociales cuya deformidad física se atenúa en favor de la desmesura de los apetitos, puede decirse también que a través de la metáfora de la influencia hereditaria como posesión, el género puede entrar en contacto con lo fantástico. En un acercamiento entre La Bête Humaine y Le Horla, Françoise Gaillard56 subraya las profundas equivalencias entre ambos textos pertenecientes a géneros sin embargo bien distintos. Aun así, reconoce que el texto de Maupassant tiene la virtud de haber dejado indeterminado el agente de la posesión. Este lector de Schopenhauer sabía que la marea de la Voluntad ahoga por adelantado la voluntad individual y que el instinto no es más que uno de los pliegues de esa fuerza deseante y bárbara. Aunque, como lo afirma Deleuze57, Zola trabaja con dos niveles de herencia (la de la tara familiar o pequeña herencia ; la de la propia escisión o gran herencia), define, en cambio, a partir del discurso de la biología y de la medicina, el origen y la naturaleza del agente de la influencia. No por eso su obra está exenta, sin embargo, de una dimensión mítica de los saberes sobre la sangre, el engendramiento o la energía. Cambaceres va más lejos aún en el camino de la definición y en su diatriba contra el inmigrante "arribista" captura el influjo de la herencia en las mallas de una repetición mecánica o calcada.

47 Sin embargo, a pesar de sus diferencias estéticas o ideológicas, estas distintas respuestas se presentan como soluciones a un mismo problema, que se plantea de manera insistente, en esta segunda mitad del siglo XIX. Al alba del surgimiento del psicoanálisis, en un contexto en que los discursos oficiales celebran el progreso y el conocimiento científico, estas ficciones cuentan una historia paralela : la de la visibilidad de una dimensión subjetiva a la vez postulada y temida como una amenaza de disolución para el individuo y para la sociedad.

* * * * *

48Lo que hemos llamado retórica de la influencia, y que hemos estudiado más detenidamente a través de dos ejemplos precisos en "El daño" y En la sangre, habla de un conjunto de elementos relativamente constantes en la literatura de la época y que se combinan de manera específica en cada texto. Suponen, en primer lugar, la acción de una influencia que despliega una red metafórica ligada a los fluidos : sangre, perfume, veneno, ondas sonoras, electromagnéticas, rayos X. En segundo lugar se postula la coexistencia entre dos "voluntades" que entablan relaciones de lucha, posesión, alternancia, cooperación. El modelo de esta relación suele ser el sueño hipnótico o el sonambulismo, que permiten postular diferentes grados de pérdida de consciencia. En tercer lugar, las dos "voluntades" tienen distintas definiciones : si el personaje influenciado encarna la voluntad del individuo, el agente es variable y puede ser individual o colectivo (la familia, la raza, el ancestro, el hombre primitivo), humano o no humano (la máquina, el diablo u otras entidades sobrenaturales, el animal), benéfico o maléfico (agente de cura o de enfermedad).

49El discurso de la ciencia se integra en este modelo narrativo como un material dentro de un conjunto más vasto y junto con otros discursos no científicos, para-científicos, pre-científicos sobre la influencia. Como dice Michel Serres a propósito de la obra de Zola :

  • 58 Feux et signaux de brume. Zola, op. cit., p. 18.

[…] la science en question diffuse sur les chemins propres du mythe. Elle est saisie comme mythe, elle devient un mythe. Lorsque la génétique innove, et c’est le cas aux dates de Zola, elle rencontre, parmi la culture, toutes les solutions archaïques aux problèmes de la parenté.58

50El lenguaje científico se incorpora a los textos habiendo perdido una de sus herramientas fundamentales : la definición unívoca de los términos de su propio diccionario. Queda capturado en una serie de definiciones metafóricas, polisémicas y proliferantes : la ciencia ya es mito en estos textos y la influencia una construcción ficcional. Pero al mismo tiempo la literatura va a trabajar con aquellos aspectos del discurso científico en los que la necesaria o querida separación entre muthos y logos aparece fragilizada por el espectro de la superstición o la superchería : el momento en que la relación hipnótica amenaza con transformarse en posesión demoníaca, o aquél en que la clase pública puede transformarse espectáculo, o aun aquél en el que el médico y el brujo tienen poder de vida pero también poder de muerte.

Inicio de página

Notas

1 L. Lugones, "Viola acherontia", Las fuerzas extrañas, Buenos Aires, Ediciones del 80, 1981, p. 125.

2 H. Quiroga, "Los buques suicidantes", Todos los cuentos, Edición crítica, Napoleón Baccino Ponce de León y Jorge Lafforgue (coordinadores), Madrid, Archivos, 1993, p. 49.

3 E. Holmberg, "La bolsa de huesos", Cuentos fantásticos, Buenos Aires, Hachette, 1957, p. 117.

4 Así llama Marc Angenot a esa "resultante sintética, predominio interdiscursivo de las maneras de conocer y de significar lo conocido que caracteriza a una sociedad". M. Angenot, "Retórica del discurso social" en Langue Française, n° 79 - Rhétorique et litterature, septiembre 1988, pp. 24-36 (la traducción es nuestra).

5 J. L. Díaz, "Un siècle sous influence", Romantisme n° 98. Influences, (1997-4), p. 11.

6 Tomo libremente el término del estudio de J. Borie, Zola et les mythes, Paris, Seuil, 1971. Cf. asimismo J. Borie Mythologies de l’hérédité au XIXe siècle, Paris, Grasset, 1981.

7 Cf., G. Deleuze "Zola et la fêlure" en Logique du sens, Paris, Minuit, 1969, pp. 373-381 ; "De l’affect à l’action : l’image pulsion" en Cinéma I. L’Image Mouvement, Paris, Minuit 1983 ; M. Serres, Feux et signaux de brume, Zola, Paris, Grasset, 1975 ; Ph. Hamon, La Bête humaine d’Emile Zola, Paris, Gallimard, 1994 ; D. Baguley, Le naturalisme et ses genres, Paris, Nathan, 1995.

8 "Para la construcción conceptual de este sujeto colectivo [la multitud] resultó asismismo funcional la entonces naciente teoría de la sugestión, asociada con la boga de la eficacia de las « acciones a distancia », simbolizadas por el flujo eléctrico y el hipnotismo. En Francia, Gabriel Tarde había publicado en 1890 su obra más famosa, Les lois de l’imitation, y el hipnotismo había sido legitimado científicamente por Charcot en 1880 con su lectura en la Academia de ciencias de París de una comunicación sobre los efectos de la hipnosis en las histéricas." O. Terán, "José María Ramos Mejía : uno y la multitud" en Vida intelectual en el Buenos Aires fin-de-siglo (1880-1910). Derivas de la cultura científica, Buenos Aires, Siglo XXI, 2000, p. 101.

9 Trésor de la langue française, tome X, p. 202. En latín : "influesco, 1) couler dans/se jeter dans (se jeter dans l’océan) ; 2) faire invasion (militaire) ; 3) s’insinuer dans, pénétrer dans (s’insinuer dans les oreilles de l’assemblée, Cicéron) ; 4) affluer, arriver en foule (« influentia negotia » Plinio, les affaires qui arrivent en foule)." F. Gaffiot, Dictionnaie illustré latin/français, Paris, Hachette, 1934.

10 Ibid., p. 13. Algunos ejemplos citados por Díaz : D’Holbach, Essai sur les préjugés ou des influences sur les moeurs et le bonheur des hommes, Londres, 1770 ; Mme. de Staël, De l’influence des passions sur le bonheur des individus et des nations, 1796 ; Dalberg, De l’influence des sciences et des beaux-arts sur la tranquillité publique, Parme, 1802 ; M.F. Maine de Biran, L’influence de l’habitude sur la faculté de penser, 1802 ; H. de Balzac, un capítulo de Illusions perdues : "De l’influence des bottes sur la vie privée".

11 H.Ellemberger, Histoire de la découverte de l’inconscient, Paris, Fayard, 1994 (1970).

12 A. Spiquel "Mesmer et l’influence", Romantisme n° 98, p. 37.

13 Según un testimonio de la época : "Ces malades en crise, qu’on nomme Médecins, ont un povouir surnaturel par lequel, en touchant un malade qui leer est présenté… ils sentent quel est le viscère affecté, la partie souffrante ; ils déclarent à peu près les remèdes convenables". Cloquet 1784, citado por D. Michaux, "L’émergence de la phénoménologie hypnotique au XVIIIè siècle" en La suggestion. Hypnose, influence, transe (sous la direction de Daniel Bougnoux) , Paris, Editions Delagrange, 1991, p. 39.

14 E. Roudinesco, Dictionnaire de la psychanalyse, Paris, Fayard, 2000 (nouvelle édition augmentée), p. 483.

15 El término hipnotismo ha sido forjado en Inglaterra por el médico James Braid en 1843, quien introduce también la fijación de la mirada en un objeto brillante como método de inducción.

16 Cf. los trabajos de León Chertok, Daniel Bougnoux y François Roustang.

17 O. Mannoni, Un commencement qui n’en finit pas. Transfert, interprétation, théorie, Paris, Seuil, 1980, pp. 49-50.

18 El análisis estructural de los mitos corresponde según Ricoeur al estudio de un plano que podría llamarse sintáctico (estudio del proceso metonímico en el eje de las combinaciones). Propone completar el análisis teniendo en cuenta también el plano semántico (estudio del proceso metafórico en el eje de las asociaciones). De ahí su interés por el papel de la metáfora en la producción de los campos semánticos. P. Ricoeur, "Mythe. L’interprétation philosophique", Enciclopaedia Universalis, 2007.
http://www.universalis-edu.com/article2.php?napp=nref=M122321 (consultado el 20 de junio de 2008)

19 Ibid.

20 Ibid.

21 A. Chiáppori, "El Daño". Borderland, [1907], Buenos Aires, Guillermo Kraft, 1954, p. 126.

22 Ibid., p. 119.

23 Ibid., p. 129 y p. 130.

24 Ibid. p. 129.

25 Ibid., p. 125 (el subrayado es nuestro).

26 Ibid.

27 Además de la relación Flora/Irene en la que el beso termina de sellar el control de la voluntad de la víctima/paciente, es necesario referirse al personaje de Peggie, "camarera, ecónoma y a veces, ayudante en sus caprichosas alquimias de boudoir o en sus diletantismos de hipnotizadora." Flora, caracterizada como una mujer de aspecto masculino, "musculosa", "de poblado bozo", de mirada dura. Ibid., p. 124 .

28 Ibid., p. 124.

29 Ibid., p. 120.

30 Ibid., p. 129.

31 Ibid., p. 123.

32 J. L. Borges, "El Arte narrativo y la magia", Obras completas, Buenos Aires, Emecé, 1974, pp. 226-232.

33 A. Chiáppori, op. cit. , p. 57.

34 N. Jitrik, "Las narraciones fantásticas de Leopoldo Lugones" en El ejemplo de la familia. Ensayos y trabajos sobre literatura argentina, Buenos Aires, EUDEBA, 1998, p. 132.

35 O. Terán, "José María Ramos Mejía : uno y la multitud" en Vida intelectual en el Buenos Aires fin-de-siglo (1880-1910). Las derivas del discurso científico, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2000. p. 87.

36 Mikkel Borch-Jacobsen, "L’efficacité mimétique" en Actes du Colloque de Cerisy Hypnose, suggestion, transe, septembre 1989, p. 204.

37 F. Gaillard, "L’homme-foule" en Romantisme n° 98, op. cit., p. 111.

38 Ibid., p. 117.

39 La novela de Cambaceres se basa en una acepción del término "raza" que parece inspirarse de las tesis de Taine, "quien llama raza a un conjunto de supuestos caracteres nacionales y estereotipos culturales, psicológicos o morales." T. Todorov, Nous et les autres. La reflexión française sur la diversité humaine, Paris, Seuil, 1989, p. 213 (la traducción es nuestra).

40 E. Cambaceres, En la sangre, op. cit., p. 104.

41 J. Panesi, En la sangre. Introducción, Buenos Aires, Colihue, 1987.

42 En la sangre, op. cit., p. 88.

43 Cf. J. Panesi, op. cit. p. 29. A modo de ejemplo : "Algo había pesado, había influido a sí mismo, no dejaba íntimamente de comprenderlo, su manera de ser, su natural, su propia índole ; se conocía él, tenía ese mérito siquiera, le costaba deshacerse del dinero, era mezquino y ruin en el fondo, avaro como su padre. Otra prenda que agregar a las prendas que lo adornaban, otro bonito regalo que le había hecho el viejo, otro presente más que agradecerle…"En la sangre, op. cit., p. 115.

44 Ibid.

45 S. Freud, "Psychologie des foules et analyse du moi" (1921) en Essais de psychanalyse, Paris, Payot, 1995 (la traducción es nuestra).

46 "Las sevicias, los golpes, los azotes a su hijo siempre que tenía éste la desgracia de volver a casa con los bolsillos vacíos ; los insultos, los tratamientos brutales en la persona de su mujer […] los torpes y groseros estallidos, los juramentos soeces, las blasfemias". En la sangre, op. cit., p. 184. Al final de la novela, momento de máxima degradación del personaje, se reproducen las acciones, golpear, insultar, pero también un nivel de lengua vulgar, una puesta en práctica de los jueramentos soeces de su padre. También en el registro empleado habla el ancestro. Al respecto, cabe destacar el análisis de la alternancia de los pronombres "vos" y "tú" estudiada por Graciela Villanueva en su artículo "Metamorfosis de la imagen del extranjero en las novelas de Eugenio Cambaceres", Río de la Plata n° 17-18, 1996-1997, pp. 487-497.

47 Ibid., p. 49.

48 Ibid., p. 183.

49 Para un estudio detallado del funcionamiento energético en la novela naturalista y de su relación con la termodinámica y el principio de entropía cf. M. Serres. Feux et signaux de brume. Zola, Paris, Grasset, 1975.

50 Ibid., p. 162.

51 Ibid., p. 95.

52 Ibid., p. 129.

53 Ibid., p. 85.

54 Ibid., p. 141.

55 Ibid., p. 130.

56 F. Gaillard, "L’homme-foule", op. cit.

57 G. Deleuze, "Zola et la fêlure" en Logique du sens, op. cit.

58 Feux et signaux de brume. Zola, op. cit., p. 18.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Cecilia González, « Una retórica de la influencia », Cahiers de LI.RI.CO, 4 | 2008, 49-69.

Referencia electrónica

Cecilia González, « Una retórica de la influencia », Cahiers de LI.RI.CO [En línea], 4 | 2008, Puesto en línea el 01 julio 2012, consultado el 25 marzo 2017. URL : http://lirico.revues.org/452 ; DOI : 10.4000/lirico.452

Inicio de página

Autor

Cecilia González

Université Bordeaux 3

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página