Navegación – Mapa del sitio

Quimeras. Presentación

Julio Premat
p. 11-14

Texto integral

Si a una cabeza humana,
muy peinada a la moda y muy galana,
le añadiera un pintor plumas de gallo
y un pescuezo de burro o de caballo ;
si juntando las piezas desiguales
de varios animales
por último en el lienzo retratara
una mujer de lindo talle y cara
con alas de avestruz o de gallina
y cola de merluza o de sardina,
¿quién, amigos Pisones,
dejara de reírse a borbotones ?
Pues a este lienzo semejante fuera,
el poema o quimera,
cuyas partes sin tino colocadas,
no fuesen a una forma conspiradas [...]

Félix María de Samaniego, versión parafrástica del "Arte poética" de Horacio

1El eje de los estudios reunidos en este libro se inscribe a la vez en una problemática fundamental de la literatura contemporánea así como en algunas especificidades de la historia de las letras en los países del Plata. Se trata de interrogarse sobre las modalidades de asimilación en el discurso literario de discursos, códigos y saberes que le son supuestamente ajenos. El fenómeno dista de ser nuevo : la filosofía en el siglo XVIII o la medicina en el XIX, son ejemplos conocidos de esta integración transformadora. Pero, por supuesto, es el siglo XX el que amplía y sistematiza el gesto de puesta en duda de los límites de lo literario y de apropiación de otros sistemas simbólicos o lógicos.

2Simplificando, podríamos distinguir tres niveles distintos :

  1. La inclusión de modos de representación o, mejor, la imitación de modos de representación no verbales en el texto literario. Préstamos a tipos de narración distintos, influencias diversas en los modos de narrar (cine, pintura, artes visuales en general). De manera genérica : presencia de la imagen y de lo visual. El fenómeno, de más está decirlo, es indisociable, de una marca histórica : irrupción de la fotografía y del cine, revolución visual de las vanguardias, disolución de la figuración.

  2. La integración de saberes que pretenden un conocimiento fidedigno de lo real, deformando sus postulados y objetivos (ciencias duras, historiografía -en su concepción tradicional- medicina). Aquí también reconocemos un "antes" y un "después", alrededor de la crisis del positivismo tradicional y la puesta en duda de una verdad científica que pudiese ser ajena a su discurso (en particular en las ciencias humanas a partir de los sesenta).

  3. La integración de discursos que, aunque tomen algunas características del texto literario (figuras retóricas, narración), suponen modos de comprensión y de explicación de la realidad que son diferentes de los de la literatura : filosofía, psicoanálisis, sociología. O sea discursos que postulan cierto tipo de verdad, que funcionan gracias a alguna validación externa al propio texto o que se articulan en sistemas de pensamiento lógicos identificables y sistematizables.

3El tema así planteado es amplio. Inmediatamente se constata la necesidad de circunscribirlo por lo tanto en términos históricos, periodización que le da sentido al fenómeno y que varios trabajos aquí reunidos llevan a cabo.

  • 1 G. Genette, Fiction et diction, París : Seuil, 2004, pp. 91-118.

4Por otro lado, este tipo de acercamiento al texto podría resumirse y simplificarse, cabe recordarlo, interrogándose sobre la definición de lo literario (o, mejor, de la literareidad). Especificidad de lo literario que ya no se sitúa en una herencia normativa esencialista, de inspiración clásica (la literatura como cierto tipo de organización formal del discurso, con códigos estrictos ; la literatura como cierto tipo de representación, caracterizada por la ficción y por el valor estético). Los criterios predominantes hoy la situarían más bien del lado de un discurso que establece cierta relación ambigua con la verdad, el saber, el sentido. Un discurso situado del lado de la extrañeza, de lo polisémico y de lo ambiguo (inclusive con respecto a sus propias características y modos de significación). O sea, también, un discurso impregnado por el imaginario y por el afecto (en la óptica psicoanalítica), sea cuales fueren sus características formales, sus protocolos de validación o de representación. En la misma perspectiva, podemos considerar que, frente a una definición esencialista, predomina lo que Genette, en Fiction et diction, llama una concepción condicionalista : es literatura lo que una subjetividad percibe como tal (ya no "¿qué es la literatura ?" sino "¿cuándo es literatura ?").1 Por último, tercera opción, ligeramente desplazada con respecto a las dos precedentes : es literatura -parafraseando la definición de lo clásico de Borges- lo que un grupo humano, una sociedad, decide a un momento dado que es literatura. Es literatura lo que lleva las marcas, cumple las funciones y obedece a las reglas de circulación que rigen lo literario en una sociedad determinada.

  • 2 R. Piglia, Crítica y ficción, Barcelona : Anagrama, 2001, p. 164.

5Sin sobrevalorar una especificidad rioplatense, recordemos por fin que las orientaciones de LI.RI.CO. suponen interrogarse sobre las particularidades de dos sistemas literarios a partir de grandes problemáticas teóricas. En ese sentido, se puede recordar lo que se ha denominado la tradición del libro monstruoso en Argentina (libros heterogéneos en sus niveles de discurso y en sus eventuales clasificaciones genéricas, como lo son estos dos ejemplos canónicos : el Facundo, la Radiografía de la pampa). Pero, claro está, si nos interrogamos sobre este tipo de fenómenos es por el lugar que Borges ocupa en esa área cultural. Borges no es sólo un espléndido ejemplo de una práctica anterior a él y característica de la literatura occidental, sino que es él quien vuelve visible, en tanto que particularidad, algo que quizás, en otra parte, hubiese sido leído como una constante no pertinente. En todo caso, cuando Piglia afirma, en Crítica y ficción : "Un género es un modo de leer y la literatura es un modo de leer, un modo de leer como literatura y ésa es la definición posible de lo literario"2, está actualizando una manera de percibir lo literario que es una manera borgeana de leer (de leer la teología, de leer la filosofía, de leer toda la cultura).

6Retomando la idea de un libro monstruoso y una lectura irrespetuosa de lo heredado (en este caso, de la mitología griega), elegimos el término quimeras para calificar este fenómeno múltiple. Calificación no conceptual sino literaria (el título remeda el objeto de estudio), que alude a ese animal constituido por fragmentos distintos, de aspecto extraño, y cuya existencia fue siempre hipotética (existencia a la vez deseada y aterradora, según las circunstancias). O más bien : una existencia incierta y aterradora de la quimera que fue convirtiéndose en el sinónimo de una imposibilidad, de una utopía, de un horizonte anhelado y fuera de alcance (lo quimérico como la quimérica definición de lo literario).

7Al igual que en los otros números de los Cahiers de LI.RI.CO. se leerán a continuación colaboraciones de investigadores pertenecientes a universidades europeas y rioplatenses, de docentes confirmados y de doctorantes : la colección pretende ser un lugar para ese tipo de cruces. Casi todos los artículos corresponden a ponencias leídas y comentadas en encuentros públicos durante los años 2006-2007 y 2007-2008. A todos los autores, pero también a los que participaron en esos encuentros como oyentes, va mi agradecimiento.

Inicio de página

Notas

1 G. Genette, Fiction et diction, París : Seuil, 2004, pp. 91-118.

2 R. Piglia, Crítica y ficción, Barcelona : Anagrama, 2001, p. 164.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Julio Premat, « Quimeras. Presentación », Cahiers de LI.RI.CO, 4 | 2008, 11-14.

Referencia electrónica

Julio Premat, « Quimeras. Presentación », Cahiers de LI.RI.CO [En línea], 4 | 2008, Puesto en línea el 01 julio 2012, consultado el 28 junio 2017. URL : http://lirico.revues.org/447

Inicio de página

Autor

Julio Premat

Université Paris 8

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página