Navegación – Mapa del sitio
Prefacio

Raros uruguayos, nuevas miradas

Valentina Litvan y Javier Uriarte
p. 11-14

Texto integral

  • 1 MOLLOY, Sylvia, “Dos lecturas del cisne : Rubén Darío y Delmira Agustini”, en Patricia Elena Gonzál (...)

1 En un artículo ya clásico en los estudios del modernismo hispanoamericano, Sylvia Molloy se preguntaba al pasar : “¿se habrá pensado lo suficientemente en el Uruguay como tierra privilegiada de raros y precursores de venas originales ?” (57)1. Y daba como ejemplos a Lautréamont, Felisberto Hernández, Herrera y Reissig, Juan Carlos Onetti y Delmira Agustini. Podría sospecharse en la inquietud de Molloy un cierto aliento borgiano. Habría que recordar en este contexto que Funes, ese híbrido, ese “Zaratustra cimarrón y vernáculo”, lector de “libros anómalos”, es un habitante de esta otra Banda. La memoria –y con ella la mirada– se convierte para él en una forma del sufrimiento, en un abismo imposible. Funes sufre de la incapacidad de reconocerse, se encuentra siempre otro : “Su propia cara en el espejo, sus propias manos lo sorprendían cada vez”. Pero sin duda la rareza de Funes no es única. Estas páginas, en un intento de volver sobre espacios recorridos parcialmente por la crítica, se proponen precisamente colocar una cierta rareza uruguaya en el centro de la reflexión.

2 Hablar de escritores “raros”, noción sin duda problemática, no es una novedad y la idea de este número consagrado a los raros uruguayos no surgió con una voluntad de originalidad o ruptura. Al contrario, nos pareció necesario cuestionarnos el valor de dicha palabra ante un panorama literario actual en el que “raro” se ha convertido en un calificativo habitual y donde lo marginal ha transitado al centro. No hace falta más que abrir cualquier diccionario canónico de literatura uruguaya para constatar que la mayoría de las entradas expresan el carácter singular, inclasificable, extraño, raro, de tal o cual autor. ¿Es legítimo hablar de “raros” en una sociedad como la nuestra o acaso cada uno de nosotros es un “raro” en un mundo caótico, en la sociedad de la diferencia, donde los parámetros de normalidad son cada vez más laxos e impera un individualismo exacerbado ? La excepcionalidad y el carácter marginal que guiaban los autores seleccionados tanto por Rubén Darío como por Ángel Rama en sus antologías se han convertido hoy en algo común. El raro de los siglos XIX y XX ha caducado como tal, entrando a formar parte del canon, y sin embargo este calificativo sigue siendo útil para referirnos ahora a una categoría de obra o de escritor que ya no es marginal, porque se ha democratizado.

3 La contradicción que encierra el término está dada porque “ser raro” explica tanto dinámicas de exclusión como de inclusión (aunque en estos casos casi siempre se ha sufrido antes un período de ostracismo). De ahí que más que aceptar el término o dar por sentado su significado nos propongamos revisarlo, permitiendo “nuevas miradas” para desde una perspectiva contemporánea desentrañar su sentido hoy ; en los ensayos que siguen, el mismo es repensado, criticado, resignificado y hasta descartado. Al mismo tiempo, los múltiples acercamientos son posibles por la vaguedad del término. Está claro que se puede ser raro en muchos sentidos y con respecto a muchos cánones, a muchas normas. En cierto modo, hay una riqueza de lo raro que encontramos productiva, y que permite pensar muchas formas en que la literatura y la crítica piensan lo diferente, lo otro. Del mismo modo que no nos interesa lo raro como original o novedoso, tampoco implica criterio de calidad alguno. Ni es equivalente con lo canónico, sino quizá con una zona particular del canon.

4 El desafío fue entonces buscar lugares nuevos desde los que pensar la noción y al mismo tiempo, aprovechar el abanico semántico que la palabra ofrece para volver a reunir un grupo de ensayos que aborden la literatura uruguaya a partir de lo raro, los raros, las rarezas. Creemos en las posibilidades de juego que brinda el término, en las “puertas que abre”, al decir de Hugo Achugar. Por eso, en este libro hemos elegido habitar lo raro, pensarlo como una zona generadora de significados y potencialidades inusitados, transitar por estos territorios como por espacios desde donde es legítimo volver a pensar el fenómeno literario.

5 Por un lado, hemos pretendido recoger voces de diferentes ambientes académicos que tienen que ver con nuestros propios lugares de estudio y de trabajo : Uruguay, Francia, Estados Unidos, España. Creemos que una de las riquezas de los trabajos que se recogen aquí es el encuentro entre discursos que se mantienen por momentos aislados, inmersos en debates que no cruzan ya sea el océano o los hemisferios. Por otro lado, este número apuesta también al diálogo generacional, e integra voces de críticos y académicos de reconocida trayectoria con otras de profesores universitarios en los primeros años de su carrera y de estudiantes de doctorado. El diálogo fluye a lo largo de las páginas que siguen porque escriben aquí especialistas en literatura uruguaya y autores que ya han reflexionado sobre las formas de lo raro. Nuestros colaboradores refieren a menudo a textos de otros participantes, enriqueciendo diálogos preexistentes pero sobre todo generando nuevos encuentros, a veces inesperados. Entendíamos que era urgente ocuparse de la literatura uruguaya, a la cual estos cahiers de literatura rioplatense contemporánea no habían consagrado hasta el presente un número exclusivo, desde un volumen con perspectivas disímiles pero dialogantes.

6 Estructuramos el volumen en cuatro secciones que corresponden a distintos enfoques del concepto y que hemos subtitulado “Navegar la rareza”, “Formas de mirar”, “Queering Uruguay”, “Dinámicas de lo canónico”. En la primera nos interesó proponer el debate de esta categoría desde el presente de la producción literaria y cultural uruguaya. El intento de discutir las connotaciones e implicancias de lo raro como categoría desde una perspectiva teórica ha guiado las preocupaciones de Hugo Achugar, Norah Giraldi Dei Cas y Carina Blixen.

7 La segunda sección, “Formas de mirar”, en continuidad con algunas nociones propuestas por Blixen, profundiza a través de estudios de distintos autores la idea de extrañamiento del mundo, las atmósferas inquietantes, pesadillescas, relacionadas a veces con lo fantástico.

8 Cabría reflexionar mínimamente sobre la traducción inglesa de nuestra tan manoseada palabra. Uno de los equivalentes es precisamente queer, que según el Cambridge Advanced Learner’s Dictionary online significa, como adjetivo, tanto homosexual como strange. Como se sabe, este término, de inicial significado peyorativo e insultante (el único que el citado diccionario recoge todavía hoy en referencia al homosexual), fue posteriormente apropiado y resignificado por el propio movimiento gay hasta constituir una disciplina académica (los queer studies) que es tema de cursos de doctorado y de congresos en la actualidad. El reflexionar sobre lo gay desde lo gay puede constituir hoy una forma de acercarse a algo que para algunos fue raro. A esto se aboca nuestra tercera sección.

9 Los cuatro textos que cierran el volumen se dedican a formas de la recepción y de la construcción de la imagen del escritor. Aquí se piensa lo raro como formas del silenciamiento y de la exclusión en el marco de las dinámicas culturales, sociales y políticas de construcción del canon literario nacional.

10 El orden de los diferentes artículos es solo una lectura posible, una propuesta entre las múltiples intertextualidades que establece cada uno de ellos y que el lector sabrá hacer dialogar.

11 Por último, habría que decir que los dos editores de este libro escriben desde espacios extrañados, marcados por la distancia, por una lejanía en el espacio y un deseo de cercanías que acaso estas páginas busquen hacer posible. Ese vaivén, esa inestabilidad entre el adentro y el afuera, tiene mucho que ver con el tema de estos ensayos. “Extraño”, “extrañar”, “extranjero”. Las connotaciones de todas estas palabras castellanas entran en juego acá. Habría que recordar, en este sentido, que los orígenes de la palabra “raro” tienen que ver con nociones espaciales. El Dizionario Etimologico Online sugiere relacionar los orígenes latinos y griegos con la raíz “âra”, del sánscrito, que significa, precisamente, “distancia”, o “lejanía”. Lo distante no sería entonces completamente ajeno a lo raro. En ese sentido este volumen se ha pensado desde el margen, desde la distancia, y por eso también se ha esmerado en recoger voces de adentro y de afuera para seguir pensándose desde ese entrelugar.

Inicio de página

Notas

1 MOLLOY, Sylvia, “Dos lecturas del cisne : Rubén Darío y Delmira Agustini”, en Patricia Elena González y Eliana Ortega (eds.) La sartén por el mango. Encuentro de escritoras latinoamericanas, Río Piedras, P. R. : Huracán, 1985, pp. 57-69.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Valentina Litvan y Javier Uriarte, « Raros uruguayos, nuevas miradas », Cahiers de LI.RI.CO, 5 | 2010, 11-14.

Referencia electrónica

Valentina Litvan y Javier Uriarte, « Raros uruguayos, nuevas miradas », Cahiers de LI.RI.CO [En línea], 5 | 2010, Puesto en línea el 01 julio 2012, consultado el 28 junio 2017. URL : http://lirico.revues.org/372

Inicio de página

Autores

Valentina Litvan

Artículos del mismo autor

Javier Uriarte

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página