Navegación – Mapa del sitio
Fundaciones

El lugar (del) secreto: Leopoldo Lugones y las figuras de escritor

Adriana Rodríguez Pérsico
p. 39-58

Texto integral

Con la precisión que lo caracteriza, Borges apretó en breve párrafo la significación de Lugones en el campo de la cultura nacional:

  • 1 La cita corresponde a la presentación que hace Borges de una antología de cuentos de Lugones para l (...)

Si tuviéramos que cifrar en un nombre todo el proceso de la literatura argentina (y nada nos obliga, por cierto, a tan extravagante reducción) ese nombre sería indiscutiblemente Lugones. En su obra están nuestros ayeres, y el hoy y, tal vez, el mañana. Nuestro pasado está en El imperio jesuítico, en El payador y en la Historia de Sarmiento: el tiempo que fue suyo, el del Modernismo, en Las montas del oro y en Los crepúsculos del jarn. El Lunario sentimental, que data de 1909, prefigura y supera todo lo que hicimos después. La obra de Martínez Estrada y la de Güiraldes son inconcebibles sin él. Tal es el lado positivo. El reverso fue su tendencia a encarar el ejercicio de la literatura como juego verbal, como un juego con todas las palabras del diccionario. (Lugones: 1988, p. 12)1

1La tarea decisiva de Borges consistió en escribir no sólo contra Lugones sino después de él. Quizás por ello, cultivó, con excepción de algunos textos de 1920, una estética autónoma. Por su parte, con una concepción heterónoma de la práctica literaria, Lugones recorrió un amplio espectro ideológico, con algunos momentos felices y otros desdichados.

  • 2 María Teresa Gramuglio estudia las imágenes de escritor en la producción de Lugones. Respecto de la (...)

2Una voluntad omnímoda se vislumbra en las formas en que se inscribe el sujeto en los géneros transitados. El sujeto se hace plural ocupa una cantidad de posiciones.2Los gestos son elocuentes desde el inicio: milita con voz tronante en el periódico La Montaña (1897) ; se convierte en poeta épico en La guerra gaucha (1905) ; ejerce el oficio de crítico literario, constructor de la nacionalidad y del canon literario en El payador (1916) ; practica el análisis cultural en numerosos estudios helénicos, destaca condiciones de poeta modernista en Los crespúsculos del jardín (1905) y adelantado vanguardista en Lunario sentimental (1909), de sus incursiones como biógrafo e historiador resultan Historia de Sarmiento (1911) y El imperio jesuítico (1904). A menudo, la tarea intelectual asume, en el espacio literario, la figura de escritor que se convierte en profeta en Las montañas del oro (1897) y se hace depositario de secretos amorosos o esotéricos en El ángel de la sombra (1926). No obstante este principio de profusión, la imagen de poseedor y develador de lo oculto se sobreimprime a las demás de modo que ella organiza la lógica textual que ilustra, por ejemplo, El ángel de la sombra mediante los personajes de Suárez Vallejo y de Lugones, una dupla especular, en muchos aspectos.

  • 3 Simmel define la función del secreto en la sociedad: “El secreto en este sentido, el disimulo de ci (...)
  • 4 Dice Canetti: “Buena parte del prestigio de que gozan las dictaduras se debe a que se les concede l (...)

3“El secreto contiene una tensión, que se resuelve en el momento de la revelación”, dice Simmel (Simmel: 1986, p. 381)3. El camino hacia ese momento final constituye la forma narrativa por excelencia. El secreto es motor de la acción en varios tipos de textualidades: núcleo en la narración sentimental, pero también en el género gótico, el policial y el fantástico. Simmel afirma: “El secreto comunica una posición excepcional a la personalidad ; ejerce una atracción social determinada, independiente en principio del contenido del secreto, aunque, como es natural, creciente según que el secreto sea más importante y más amplio” (Simmel: 1986, 380). En algún sentido, estas ideas se articulan con las reflexiones de Canetti cuando ve en el secreto uno de los atributos del poder. El poder protege su identidad contra toda mirada invasora escudándose en el secreto.4

4El poseedor del secreto impone reglas ejerciendo un cierto dominio sobre los demás. En Lugones, el secreto es el nombre de un enigma –como el que encierra Facundo de Sarmiento– que, aún siendo individual, involucra un destino comunitario. El sujeto persigue las huellas dejadas por alguien ; ellas permiten descifrar un proceso que, en algún punto, delinea una historia común. Un breve cuento narra el afán de indagación al que obliga una pasión intelectual poderosa y sintetiza una posición de escritura. “Los dos caminos”, incluido en Filosofícula (1924), es una historia de la diferencia. Walter Freeman, un Zaratustra americano, decide emprender una búsqueda, que toma, primero, la forma del viaje a lugares desconocidos. Pero en su peregrinación, halla el mundo muy aburrido y demasiado pequeño. En Nueva York, los individuos se parecen a los edificios: “le resultaron iguales y achatados por la igualdad como los clavos en la suela de una bota” (Lugones: 1948, p. 27). Contra el espíritu gregario de la modernidad, el relato subraya el aislamiento del diferente en medio de la “multitud uniforme”. Contra la idea progresiva de la historia, elabora una concepción del tiempo circular que borra los límites entre pasado y presente y confunde la historia con la profecía. Cuando el viajero llega a Asia, se topa con el solitario que lo insta a encontrar el aleph en uno mismo. El microcosmos abriga el macrocosmos, y “así fue como Walter Freeman halló por primera vez un hombre distinto” (Lugones: 1948, p. 34).

5En las últimas décadas del siglo XIX y parte del XX, el tema de las masas se vuelve obsesivo. Los discursos, que tienen por centro a ese nuevo sujeto social, oscilan entre la aceptación y el temor. Al poeta de Las montañas del oro le perturban las multitudes que pretenden acabar con los mitos. El texto incluye versos que aluden a la desaparición de dios, hecho que, en la opinión del pueblo, supone el dominio de la libertad. El poeta corrige esta visión usando una pedagogía adecuada para los menores: la muerte divina corroe toda posibilidad de trascendencia. Por eso, hace propuestas mientras regala consejos y siembra alertas que la muchedumbre, aún inmadura, desprecia. La metáfora del águila –frecuente en textos de Martí y de Darío, aunque con otros sentidos– que no percibe a la oruga, explicita jerarquías que Lugones mantendrá a lo largo de su producción.

6El poeta-profeta vaticina el destino del escritor: ante la ceguera de la masa, se separa del pueblo –la “columna blasfema”– y decide ponerse “de parte de los astros” (Lugones: MCMXLII, p. 20). Intermediario entre Dios y el pueblo, a veces él mismo Dios, suspende el cumplimiento de su misión. El poeta de Lugones es sordo a la palabra que afirma el triunfo de la ciencia y la industria, el olvido de la religión, la senda del progreso y la educación, el advenimiento de la razón y la libertad. La voz popular clama:

La razón es el lábaro del ideal eterno ;
La razón que no admite ni el cielo ni el infierno.
Dios es un viejo amo, desterrado monarca
Que agoniza en la inmensa desolación de su arca.
–Substituir la noche por la aurora, i el falso
Culto por la evidencia de la luz ; i el cadalso
Por el libro ; ser astro, ser cumbre, ser progreso ;
(Lugones: MCMXLII, p. 14)

He aquí el nuevo dogma ! Dios, lacerante yugo,
Es el primer tirano i el primer verdugo.
La libertad le niega, la ciencia le suprime:
La libertad que alumbra, la ciencia que redime.
A destronarle, picas ! Guerra a Dios ! Muerte al mito !
(Lugones: MCMXLII, p. 15)

7El poeta sermonea a los militantes del “moderno culto” restituyendo a la fe su dimensión salvadora:

Pueblo, sé poderoso, sé grande, sé fecundo ; Abrete nuevos cauces en este Nuevo Mundo ;

Borra de tus encías la hiel de todo insulto ;
I haz que las hostias sean, en tu moderno culto, No de carne sangrienta sino de dulce trigo.
(Lugones: MCMXLII, p. 16)

8El reparto de lisonjas en versos inflados –que pretenden desarticular rebeliones y sofocar desobediencias– resulta más sorprendente cuando pensamos que, en el mismo año, Lugones funda con Ingenieros el periódico socialista La Montaña en cuyas páginas leemos: “Y bien: es por esto que va a haber Revolución. Nosotros que sufrimos del dolor de la servidumbre, hemos proclamado la Libertad. ¡Queremos derribar nuestra cárcel, toda ! Queremos que desaparezca el orden social que es nuestra cárcel. Y nuestra aspiración va desde el granero a la academia” (Ingenieros, Lugones: 1996, p. 61). El artículo se titula “La fiesta del proletariado”, aparece en el número 3 del 1 de mayo de 1897 y está firmado por Leopoldo Lugones.

******

  • 5 Rubén Darío publica “Un poeta socialista. Leopoldo Lugones” en El Tiempo, Buenos Aires, el 12 de ma (...)
  • 6 Mariano Picón Salas, “Para una interpretación de Leopoldo Lugones. Modernismo y argentinismo”, La N (...)

9A lo largo de su trayectoria intelectual, Lugones describe un itinerario zigzagueante que arranca con posturas libertarias, adopta poses paternalistas, cultiva acentos esotéricos y coquetea, en su etapa final, con el fascismo. Revolucionario, anarco, socialista, sublevado. Así saluda Darío al joven poeta cordobés que arriba a Buenos Aires en 1896, sin más cartas de presentación que sus versos extraños y su prosa enfática.5Aunque los epítetos no fueron suficientes para su inclusión en Los raros y Darío haya preferido al cubano Martí para representar a Latinoamérica, es indudable que Lugones practicó con éxito la pose mesiánica y la facundia épica. En un artículo publicado en La Nación en 1946, Mariano Picón Salas escribió: “Acaso toda la fuerza y secreto de Lugones radique en su idioma: acaso, más que poeta lírico, fue siempre un poeta épico, extraviado en un tiempo de decadencia de las epopeyas. Acaso el mundo exterior, el escenario de la naturaleza, le dijo siempre más que las legítimas angustias del hombre” (Lugones: 1988, p. 20-21).6

10El relato nacionalista y épico tiene, en su producción, un desarrollo paralelo al género fantástico, que incorpora tanto la explicación positivista como las heterodoxias del ocultismo. A veces, el Lugones modernista prenuncia al teórico de la nacionalidad, resultando de ello una enunciación peculiar. La guerra gaucha yuxtapone el discurso modernista al ideario de un criollismo patriótico. La elección tiene que ver con el modo que postula Lugones para contar las guerras de liberación. Un problema literario a resolver: cómo hacer en el siglo XX una epopeya que transmita el fervor didáctico del género. Lugones responde con su propia fórmula extremando, en cuentos breves, los recursos modernistas.

11A partir del análisis de algunas metáforas organicistas, María Teresa Gramuglio interpreta el personaje de Güemes en La guerra gaucha como el jefe supremo, capaz de organizar la guerra y planificar, al mismo tiempo, la política ; el caudillo es la cabeza mientras los gauchos quedan reducidos a un cuerpo mudo que roza la naturaleza.(Gramuglio: 1997). Sin desconocer la validez de esta lectura, podríamos pensar que, si bien la voz del gaucho está prácticamente elidida y el narrador detenta la autoridad de la voz –imaginándose hacedor de la memoria patria– hay otros héroes y heroínas. En esto radica una torsión importante del texto. Algunos ejemplos: los indios patriotas –una de las pocas representaciones positivas de la literatura argentina– y la bruja patriota que coloca en primer plano el relato “Castigo”, el idiota patriota de “Vado”, el sacristán indio de “Dianas”. Leídos en continuidad, los cuentos dicen que la guerra es una empresa colectiva y solidaria. Esa ausencia puede vincularse con el carácter anónimo de una lucha nacional y con el objetivo de amalgamar las voces y las experiencias, al tiempo que descubren las posiciones de un sujeto textual que se mueve entre el populismo y el autoritarismo.

12En La guerra gaucha, un narrador culto asume la tarea de hacer sentidos. Mientras silencia la palabra del gaucho, la prosa destaca una cantidad de saberes que le pertenecen: el canto, la habilidad para el rastreo, la medicina popular, la doma de animales, la caza del tigre, la guerra, la fabricación de armas, la platería. Los montoneros saben, sobre todo, callar y resistir. Ese sujeto colectivo se individualiza en el último cuento en la figura de Güemes, el caudillo que concentra todas las subjetividades en una imagen fija que une al héroe con la patria:

El anteojo realista, distraído un instante, enfocó por despedida la casaca roja. El oro solar fundíase en napa de esplendor. Charreteras y morrión hormigueaban de átomos chispeantes. La luz destelló más todavía ; el jefe caracoleó un poco, y entonces, en el sitio que acababa de ocupar su cabeza, resplandeció de lleno el Sol de Mayo (Lugones: 1992, p. 292)

******

  • 7 Carlos Altamirano y Beatriz Sarlo señalan las diferencias entre los nacionalismos culturales de Lug (...)

13En 1910, coinciden Dictica de Leopoldo Lugones, La restauración nacionalista de Ricardo Rojas y El diario de Gabriel Quiroga de Manuel Gálvez. A partir de este momento, los discursos nacionalistas adquieren una visibilidad que durará largo tiempo.7Lugones abomina del materialismo presente y aboga por el renacimiento del espíritu. Imagina un escritor intermediario que celebra un pacto entre el alma popular –sinónimo de poesía– y la mente de la clase dirigente. El intelectual –reflotando, de cierto modo, el rol de los letrados de la generación del 37– toma a cargo tejer las relaciones entre el sentimiento y la reflexión ; el escritor posee, entonces, dos preciosos dones porque a la palabra poética suma la capacidad de pensamiento.

14Es por eso que se siente “cómodo” en el papel de historiador. Hacia fines de 1910, para celebrar el centenario del nacimiento de Domingo F. Sarmiento, el gobierno le encarga una biografía, que realiza en unos pocos meses. En el estudio preliminar a la Historia de Sarmiento, Juan Carlos Ghiano esboza aproximaciones entre las figuras de ambos escritores enfatizando el carácter autodidáctico de la formación intelectual. Sin duda, podríamos agregar, por lo menos otro par, el nacimiento en tierras provincianas y la conciencia que tuvieron de ser instauradores de las tradiciones nacionales.

15El prologuista transcribe un recuerdo infantil –incluido en la biografía– que se toca con el homenaje: “En 1882, vivía con mis padres en el Ojo de Agua, villorrio casi fronterizo, entonces, de Santiago del Estero. La escuela local conservaba restos de una de aquellas bibliotecas: los consabidos tomos en tela verde, con el escudo argentino, dorado sobre la cubierta” (Lugones: 1988, p. 192). El memorialista afirma que esas lecturas despertaron tanto sus intereses científicos como sus afanes literarios. Ghiano concluye:

  • 8 Vale la pena recordar el pasaje porque ahí se encuentra la clave que vincula las dos figuras: “A cu (...)

El párrafo de cierre del capítulo titulado “El educador” rubrica, al generalizar la idea, el sentido de una vocación intelectual despertada por una fundación sarmientina: las bibliotecas populares. De esta forma, se va eslabonando la conciencia de la continuidad cultural argentina, una de las claves de las ideas lugonianas. (Lugones: 1988, p. 16)8

16Los libros que ha dejado el maestro llegan al pequeño alumno bajo una apariencia platónica que une la belleza con la verdad ; ambas nociones ayudan al biógrafo en su tarea de narrar una vida extraordinaria. Donar la biblioteca: ¿acaso existe legado más valioso de un escritor para otro ?

17Muerto en 1888, Sarmiento es todavía un personaje cercano que resume –y en esto, Lugones sigue las líneas de las biografías bárbaras del mismo Sarmiento– una época entera. En el prefacio, declara el carácter apologético de su texto: “Mi propósito es hacer un estudio del personaje, apreciando en su magnífica multiplicidad semejante caso único del hombre de genio en nuestro país” (Lugones: 1988, p. 35) Queda así determinada la excepcionalidad del sujeto: “La naturaleza hizo en grande a Sarmiento. Dióle la unidad de la montaña, que consiste en irse hacia arriba, de punta [...]” (Lugones: 1988, p. 39).

18Lugones describe con minuciosidad la cabeza del sanjuanino como éste había hecho, en 1845, con la del caudillo riojano. Los detalles marcan el paso del tiempo e imponen una cronología que afirma un carácter: una arruga juvenil, que le atraviesa la frente, denuncia la temprana aunque definitiva inclinación pasional ; las cejas pobladas y el ceño adusto revelan el duro temperamento del gobernador ; el cráneo, de conformación casi animal, contradice la frente voluminosa, que trasunta inteligencia y voluntad. A medida que avanza la prosa, la dentadura postiza, los anteojos y el cuerno que palia la sordera son los únicos signos de vejez. Con meticulosidad lombrosiana, el ensayista muestra la grandeza del jefe mientras pondera la cara que “restablece la superioridad psíquica” (Lugones: 1988, 43). La escritura logra la fusión de naturaleza y cultura que podríamos traducir según las dicotomías favoritas de Sarmiento como el choque entre civilización y barbarie o entre razón y pasión:

Entonces, como un caso de exhibición leonina, aparece en la historia nacional la cabeza de Sarmiento.

Bien examinada, ella es un resumen de su carácter. Su espíritu esencialmente positivo, su tendencia absoluta a la acción, su concepto materialista de la utilidad, su sensualismo, su panteísmo, su vivacidad, su curiosidad, su impetuosidad colérica, dimanan visiblemente del conflicto de espíritu y materia que aquella cabeza manifestaba, y de donde provenía su fealdad casi cruel” (Lugones: 1988, p. 43)

  • 9 Dice Lugones: “El peñasco vendría a constituir perpetuamente una evocación simultánea de Sarmiento (...)

19En el final, la prosa enfoca nuevamente la cabeza del prócer. Se trata, esta vez, del bronce de Rodin. Lugones corrige al francés mientras sugiere cambios que restituyan un retrato más fiel al original. Luego, se mete a escultor para esbozar el proyecto de una tumba digna del gran hombre. Cerrando el círculo, la metáfora de la montaña –con la que inicia la biografía– dictamina su elocuencia. Un agreste pedazo de cordillera coronado por un cóndor resultan los elementos adecuados para simbolizar el espíritu del sanjuanino.9

  • 10 Lugones comenta sobre el estilo de la prosa sarmientina: “La falta de proporción constituye el defe (...)

20En el capítulo “El escritor”, Lugones pasa revista al proyecto intelectual de Sarmiento. Evalúa, primero, su labor en la prensa y examina, después, los libros. Atribuye las desprolijidades de la prosa a las urgencias periodísticas. La coyuntura impone un estilo nervioso que sigue “la lógica de los acontecimientos, no de las ideas” (Lugones: 1988, p. 159). Consumado esteticista, Lugones advierte los ripios que provocan el estilo excesivo10. En nuestra opinión, la mentada improvisación responde, más bien, a la concepción utilitaria que la escritura adquiere en Sarmiento. Cuando prima la noción de uso, el afán de belleza se eclipsa ante la necesidad de obtener eficacia. Las argumentaciones lugonianas dan pie para un ejercicio de lectura oblicua que podría equiparar el estilo del letrado con su objeto de reflexión porque los textos de Sarmiento construyen un concepto de barbarie en donde el exceso de pasión corre paralelo a la carencia de razón ; la tan temida barbarie late en el corazón de esa estética híbrida aunque el ensayista insista en que es el fomento de la civilización lo que da coherencia a la diseminación genérica.

21Otras intuiciones certeras ungen a Sarmiento precursor de Darío en la tarea de emancipar la lengua ; lo destacan como hábil escritor de fragmentos y notable biógrafo. “En otro ambiente y con otra misión, habría hecho novela” –dice Lugones– porque a la memoria que nutre la imaginación añade el arte de narrar (Lugones: 1988, p. 159). En efecto, el mayor hallazgo de la prosa sarmientina se encuentra en esos microrrelatos, escenas perfectas y cerradas que contienen, en dimensión reducida, la totalidad de una trama o de un destino.

  • 11 El ensayista increpa: “He ahí tu gloria, bribón pequeño o grande: búscate el odio de un genio, y mu (...)

22Como procura él mismo, Lugones afirma que Sarmiento tiene un “tono épico” (Lugones: 1988, p. 169). Su pluma hace inmortal a Facundo que asciende de oscuro caudillo a personaje de tragedia shakesperiana11. Siguen bellas páginas sobre la estética que despliega Facundo, libro que contiene el programa íntegro de una generación ; Lugones anota la intimidad entre el autor y el personaje:

Pero había concluido por apegarse a su Facundo, rasgo típico de novelista con su héroe, aun cuando sea ridículo o atroz ; como Cervantes a Don Quijote, y los románticos a sus “monstruos” precisamente. En aquel temperamento de dominador, debía sentir, por otra parte, analogías recónditas. El también era de esos “hombres nacidos para mandar” (p. 170).

23Con el objetivo de crear un linaje para la reciente literatura nacional, el ensayista afirma que Sarmiento y Hernández “son los únicos autores que ha[ya]n empleado elementos exclusivamente argentinos, y de aquí su indestructible originalidad” (Lugones: 1988, p. 173). El proceso de sinonimia pone en pie de igualdad el hacer literatura y el hacer patria. Sarmiento se afianza, en el oficio de narrar, con Recuerdos de provincia, porque abandona el romanticismo para aceptar la posición de escritor nacional, lugar que ocupará el propio Lugones décadas más tarde. Los atributos revisten los faustos lingüísticos otorgados a los héroes cívicos ; apelando a las figuras del fundador y del intermediario, del literato y del político, lo llama “padre de una literatura” y “representante del pueblo”. La literatura nacional es, por antonomasia, épica: “Facundo y Recuerdos de Provincia son nuestra Ilíada y nuestra Odisea ; Martín Fierro, nuestro Romancero” (Lugones: 1988, p. 174). Acaso cuando pregunta por el libro destinado a constituir nuestras Grgicas, deja traslucir el título de sus recientes Odas seculares. Acaso en la biografía de Sarmiento está contenido su propio futuro.

******

  • 12 En La restauración nacionalista, Rojas detalla el sistema educativo ; el objetivo de Blasón de Plat (...)

24En 1913, Rojas escribe Blan de Plata que integra la serie de ensayos nacionales12. Ese año, en el teatro Odeón, Lugones dicta las conferencias que canonizan al Martín Fierro. Las palabras que cierran el ciclo explicitan la imagen del mediador: “Felicítome por haber sido el agente de una íntima comunicación nacional entre la poesía del pueblo y la mente culta de la clase superior ; que es así como se forma el espíritu de la patria” (Lugones: 1979, p. 201). El párrafo agrupa los términos en juego ; se trata de los vínculos existentes entre el arte popular, el artista y la nación.

25Han transcurrido casi veinte años desde la aparición de Las montas del oro ; las masas se han vuelto pueblo ; ahora, el escritor reconoce al pueblo en un grupo social en extinción y toma partido por ese sujeto legendario. La identidad nacional se configura en torno a un puñado de valores atribuidos al gaucho: civilización, patriotismo, libertad y justicia. Transformados en epítetos, ellos operan como la matriz identitaria de El payador. Martín Fierro irrumpe en la escena política y cultural como un gaucho justo, de espíritu libre y civilizador. El ensayo cuenta, hacia atrás, la conformación de la identidad actual. La argentinidad es el resultado de la encarnación de los universales, su manifestación singular. Si Sarmiento cifraba en el gaucho la barbarie, Lugones lo unge “héroe y civilizador de la Pampa” (Lugones: 1979, p. 36).

26Construido sobre analogías y genealogías, el texto exhibe en el comienzo sus propósitos así como los elementos que entrarán en el relato de identidad:

Producir un poema épico, es, para todo el pueblo, certificado eminente de aptitud vital ; porque dicha creación expresa la vida heroica de su raza. Esta vida comporta de suyo la suprema excelencia humana, y con ello, el éxito superior que la raza puede alcanzar: la afirmación de su entidad como tal, entre las mejores de la tierra. Ello nada tiene que ver con la magnitud del suelo perteneciente, ni con la cantidad de población, porque se trata de un estado espiritual al cual llamamos el alma de la raza. (Lugones: 1979, p. 18)

27En el pasaje, se borra el nombre del autor para enfatizar el carácter colectivo de la obra ; el sujeto es el pueblo a quien corresponde una serie de adjetivos supremos. La nacionalidad trasciende la materia pero las esencias se hacen visibles en un suelo y en un individuo. El discurso diseña la geografía donde asienta el espíritu ; la pampa, un territorio de pequeñas dimensiones, actúa como sinécdoque del espacio entero.

  • 13 Martín Fierro, un individuo que encarna al grupo: “Es este un gaucho cualquiera” (Lugones: 1979, p. (...)

28Entre el héroe y el hombre, el gaucho agrega a las virtudes privadas, otras sociales: la serenidad, el coraje, el vigor armonizan con la franqueza, la lealtad y la prodigalidad.13La identidad se arma en torno a una cantidad de roles –soldado, poeta, civilizador, trabajador, padre y marido– y con un manojo de actitudes caballerescas legadas a las generaciones futuras ; el escritor Lugones se inserta en el grupo, participando de esa herencia y realizando una tarea interpretativa que nacionaliza primero al poema y lo inserta, luego, en el sistema universal cuando le ofrece un pasado que anuda el Martín Fierro a la prosapia homérica.

29Filólogo impenitente, el ensayista dedica extensos párrafos a la lengua. Mediante el rastreo etimológico, concluye que la lengua del poema –y por consiguiente del gaucho, en la medida en que una es transcripción de la otra– deriva del latín. En el proceso, reconoce por ascendientes a la picaresca y al romancero españoles, por la conexión estrecha que mantenían estos géneros con la vida grupal. Importa subrayar el tiempo que palpita en el corazón de esta lengua. Entre la España inquisitorial y la popular, el texto sortea las épocas de la conquista y de la colonia. Además de lo arcaico, el otro rasgo es la virilidad. La lengua nacional es originaria, primitiva, masculina y arraiga en el seno de la comunidad.

  • 14 En “El idioma de los argentinos”, Borges despliega esta cuestión. Su definición de la lengua nacion (...)
  • 15 Por ejemplo, la música gaucha apresa ritmos vitales. El ensayista consigna imágenes del mundo anima (...)

30Lugones anticipa al Borges de “El idioma de los argentinos” al señalar el uso por el pueblo como factor determinante que colectiviza lo particular: “no pudiendo recibir este nombre sino el lenguaje hablado por el pueblo que lo constituye” (Lugones: 1979, p. 115).14La lengua toma energías del grupo ; los usuarios gauchos rescatan “la estructura natural del idioma por acción espontánea de la libertad” (Lugones: 1979, p. 115). La vitalidad se une a la veracidad para dar una definición acabada de cultura popular en torno a la lectura.15Así ilustra el cuento en el que una pareja de ancianos iletrados cordobeses, que vive en el medio de las sierras, conserva un ejemplar del Martín Fierro para que lea y les lea el ocasional visitante.( Lugones: 1979, p. 144) Con sagacidad, el ensayista concibe lo popular no según la producción sino de acuerdo con los modos de recepción. Arte popular es aquel que el pueblo siente propio y, olvidando criterios autoriales, adopta como patrimonio común.

  • 16 Huelga decir que cuando se opta por una tradición, se rechazan otras. Lugones contrapone Ascasubi a (...)

31Último paso: el idioma nacional preserva también un sistema político democrático ; si los gauchos son los encargados de remozar la lengua nacional, el sujeto de la enunciación cumple la misión de actualizar el poema: “Por otra parte, si es exacta mi interpretación, aquel fenómeno, en apariencia regresivo, nos incorporaría con grado eminente al proceso fundamental de la civilización moderna” (Lugones: 1979, 115).16

******

32En 1924, en ocasión de la celebración de la batalla de Ayacucho, Lugones pronuncia “La hora de la espada” que incluirá en La patria fuerte (1930) con el nombre de “El discurso de Ayacucho”. El género conferencia guarda estrechos contactos con la representación teatral. El escenario en que se pronuncian los discursos refuerza la eficacia de las palabras que apelan a sentimientos primarios. El conferencista oficia de actor –y en este sentido representa su texto– y, por su lugar en el campo cultural, representa a la nación. Ante un auditorio latinoamericano, Lugones despliega sus dotes de orador. Actor efectista, cierra con un juramento que, al reforzar el valor del performativo, evoca aquellas opciones tremendas del himno –vivir libres o morir con gloria– e inviste al conferencista de legitimidad para hablar por los ausentes.

33A menudo, el ensayista se inmiscuye en la argumentación erudita aportando experiencias personales. En El payador, hace retroceder el tiempo hasta confundir el recuerdo infantil con el despertar del sentimiento patriótico:

Y así empecé mis ensayos de contrapunto con Federico Roldán el comisario ; mi intimidad con la cosa bella que el destino había querido ponerme en el alma ; mi amor de patria, más celosa ahora con la distancia, así como es estiramiento aviva la sensibilidad de la cuerda ; mi pretensión, quizás justa, de hilar como la araña del rincón solariego, una hebra de seda y de luz en la cual vibrara algo de mi raza. (Lugones: 1979, p. 68)

34En “El discurso de Ayacucho”, el conferencista repite el ademán y se compromete como testigo y protagonista mientras cuenta una experiencia de juventud:

Y por último, que es mi derecho y el más precioso, porque constituye mi único bien personal, aquel jilguero argentino que en el corazón me canta la canción eternamente joven del entusiasmo y del amor.
Por él me tengo yo sabido como si hubiese estado allá la belleza heroica de Ayacucho. (Lugones: 1979, p. 304)

35El párrafo funciona como marco de la descripción de la batalla que finaliza con el grito: “¡Viva la Patria !” para retornar al plano íntimo. Inserta, aquí, la evocación del adolescente provinciano, que en un paisaje montañoso, se conmueve por otra batalla, la de los héroes peruanos del monitor Huáscar que pelearon contra la escuadra chilena en 1879. La actualidad se recorta sobre el pasado al percibirse como interregno de luchas por la liberación ; los nuevos “enemigos” se llaman paz y socialismo y asoman en los rostros de los inmigrantes. Después de narrar el episodio, contraponiendo el desorden democrático al orden armado, profiere la sentencia que exhorta al ejército: “Ha sonado otra vez, para bien del mundo, la hora de la espada” (Lugones: 1979, p. 305).

  • 17 Vale la pena recordar el célebre pasaje. Para Benjamin, la contraofensiva posible implicaba poner e (...)

36La fusión de la naturaleza con el pasado heroico criollo, la niñez emocionada, la grandeza de las derrotas y la nobleza inca extinguida son elementos que estetizan la guerra. Sabemos que Benjamin describió ese mecanismo de la política fascista: un dispositivo perverso y poderoso que introducía la estética en la vida política. La estrategia consiste en la producción de valores cultuales que sustituyen la justicia por la estética y el pensamiento por el sentimiento (Benjamin: 1982).17

  • 18 El título admite varias interpretaciones: si por un lado alude al carácter clandestino del amor, po (...)

37El año de 1926 –fecha de publicación de El ángel de la sombra– señala un momento fértil en cambios culturales ; aparecen obras cuyos universos estéticos difieren notablemente: Don Segundo Sombra, de Ricardo Güiraldes, Los desterrados, de Horacio Quiroga y El juguete rabioso, de Roberto Arlt. La novela de Lugones continúa los modelos decadentistas18. María Teresa Gramuglio subraya la “particular combinación de elementos sentimentales, ocultistas, fantásticos, cientificistas, tardomodernistas y de erotismo decadente que lo componen, la mayor parte ya residuales, es decir provenientes de formas estéticas anteriores, pero todavía activas en el momento de su aparición” (Lugones: 1994, p. 8).

38La situación básica de la narración sentimental –una historia de amores prohibidos– resulta congruente con el discurso de las ciencias ocultas. Los principios teosóficos marcan rumbos ficcionales. En el curso de un ascenso espiritual, cada alma cumple una obligada peregrinación por un ciclo de reencarnaciones. De acuerdo con una noción circular de la historia –concebida como ciclos que repiten algunos personajes–, el texto propone hipótesis trascendentes para fundamentar el origen de la sabiduría, la energía y la perfección.

39El ángel de la sombra se estructura en torno al eje secreto-revelación ; hay una cantidad de secretos que descubre el personaje Lugones. Aquí, como en muchos de sus cuentos, Lugones se erige en depositario de terribles secretos, como si las cosas que no deberían salir a la luz buscaran al sujeto que las dé a conocer, bajo una forma ficcional. En el texto, casi todos los secretos se revelan para culminar con la entrada a la Orden Secreta del narrador –Lugones– que retoma la primera persona y se constituye en receptor de los conocimientos esotéricos. La trama se despliega en torno a esta economía del secreto. Suárez Vallejo esconde una falta en el origen. Hay secretos amorosos (la relación entre Luisa y Carlos ; el amor patológico del médico por la joven ; la vida sentimental de la tía Marta) ; secretos criminales (el asesinato de Luisa a manos de Sandoval y la planificación de su propia muerte por Carlos, con lo que hace cumplir el destino) ; secretos que tienen que ver con el ocultismo (la vida anterior de Luisa, la historia medieval que revela el turco Ibrahim, el nombre del último Imán de los Asesinos que hace cómplices a Lugones –destinatario del relato– y el narrador. El nombre es Al-Aziz Bil´lah, cuya historia cuenta “El puñal”).

40Si la ficción nace en el momento en que el autor delega la palabra al narrador, ese acto supone, en El ángel de la sombra, un juego de espejos que se reflejan unos en otros: el autor crea a un narrador que se llama Lugones ; ese narrador oficia también de personaje. Como tal, representa internamente la función autor puesto que arma las tramas de lo misterioso y lo oculto y luego las publica. La novela está atravesada por nombres falsos e identidades veladas, saberes ocultos, amores clandestinos, nacimientos e historias personales borrosas y crímenes inconfesables. En el inicio, ignoramos el nombre del interlocutor del narrador ; se dice que es un diplomático, forastero, que el narrador no ha prestado atención a su figura. A poco de iniciado el relato, lo discreto se torna relevante. Una apariencia anodina encubre un destino extraordinario. El personaje de Carlos Suárez Vallejo –cuyo origen bastardo no pesa a la hora de convertirse en elegido– describe una trayectoria ascendente que cambia la cotidianeidad del bufete de abogado en una importante misión como miembro de una secta secreta.

  • 19 Juan Medina se refiere a la misión de Suárez Vallejo en los siguientes términos: “Un grande acontec (...)

41El texto adopta la forma de un relato enmarcado enunciado en primera ; ingresa, a continuación, el relator de una historia que tiene al narrador como destinatario. Luego, esa historia se cuenta en tercera, modalidad que se sostiene hasta el final cuando una primera persona vuelve a tomar la palabra y el protagonista es, otra vez, Lugones. El yo, un testigo privilegiado, da fe de la veracidad de los hechos. Lugones pasa de destinatario a elegido y como tal ocupará el puesto que deja Suárez Vallejo. Acaso la misión del poeta sea restablecer el orden quebrado por un acto delictivo19. En efecto, Suárez Vallejo es autor de “algunos romancillos filosóficos elogiados por la prensa de su ciudad natal” [...] (Lugones: 1994, p. 35) sin la fama del poeta Lugones. La trayectoria ficcional coincide, en muchos aspectos, con la del propio escritor, cuando deja su provincia natal para insertarse en el medio literario capitalino. Elevarse a través del amor para concretar la venganza es la tarea previa. Los poetas tienen la capacidad de explorar los arcanos del universo. El oficio legitima al punto que Carlos –que lleva el apellido materno y es “hijo de sus obras” (Lugones: 1994, p. 48)– halla el significado del nombre. Como el talento iguala e incluso supera al linaje, además de encontrar el nombre, descifra el manuscrito provenzal que contiene el concepto del perfecto amor.

42En el ejemplar de la novela que Lugones dedica a su amante, Emilia Santiago Cadelago, la Aglaura del Cancionero, incluye un poema fechado el 23 de junio de 1926, cuyos dos primeros cuartetos dicen:

Vuelve el Angel de la Sombra
a sonreír con tu gracia
con la dulce aristocracia
que por hermana te nombra.

Así, hasta mi hondo quebranto,
de la eternidad viniste,
para hacerle a mi alma triste
la caridad de tu encanto (Lugones: 1999, p. 25).

43El secreto de Lugones permaneció oculto por muchas décadas. La aparición de las cartas delató las debilidades de un hombre enamorado que contradicen la imagen pública tenazmente elaborada por la trama escrituraria.

Inicio de página

Bibliografía

Altamirano, Carlos y Sarlo, Beatriz. “La argentina del Centenario: campo intelectual, vida literaria y temas ideológicos”. En: Ensayos argentinos. De Sarmiento a la vanguardia. Buenos Aires, Capítulo, Las nuevas propuestas, CEAL, 1983, n.198.

Benjamin, Walter. Discursos interrumpidos I. Madrid, Taurus, 1982, pp. 15-57.

Borges, Jorge Luis. El idioma de los argentinos. Madrid, Alianza, 1998.

Canetti, Elías. Masa y poder. Madrid, Alianza Muchnik, 2 vol, 1983.

Cárdenas de Monner Sans, María Inés. Cuando Lugones conoció el amor. Buenos Aires, Seix Barral, 1999.

Gramuglio, María Teresa. “Literatura y nacionalismo: Leopoldo Lugones y la construcción de imágenes de escritor”. Hispamérica, revista de literatura, año XXII, números 64/65, 1993, pp. 5-22

Gramuglio, María Teresa. “La primera épica de Lugones”. Prismas. Revista de historia intelectual. Universidad Nacional de Quilmes, 1 (1997), pp. 157-163.

Gullón, Ricardo. El modernismo visto por los modernistas. Barcelona, Guadarrama, 1980.

Ingenieros, José y Lugones, Leopoldo. (redactores). La Montaña. Periódico Socialista Revolucionario. Buenos Aires, Universidad de Quilmes, 1996.

Lugones, Leopoldo. El Payador y antología de poesía y prosa. Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1979.

Lugones, Leopoldo. Historia de Sarmiento. Estudio preliminar de Juan Carlos Ghiano. Buenos Aires, Academia Argentina de Letras, 1988.

Lugones, Leopoldo. Filosofícula. Buenos Aires, Ediciones Centurión, 1948.

Lugones, Leopoldo. Las Montas del Oro. Buenos Aires, Ediciones Centurión, MCMXLII.

Lugones, Leopoldo. La guerra gaucha. Estudio preliminar, vocabulario y notas de Susana B. Cella. Buenos Aires, Losada, 1992.

Lugones, Leopoldo. El Angel de la Sombra. Estudio Preliminar, María Teresa Gramuglio. Buenos Aires, Losada, 1994.

Simmel, Georg. “El secreto y la sociedad secreta”. En: Sociología, 1. Estudios sobre las formas de socialización. Madrid, Alianza, 1986, pp. 357-424.

Inicio de página

Notas

1 La cita corresponde a la presentación que hace Borges de una antología de cuentos de Lugones para lectores italianos. Juan Carlos Ghiano, en su estudio preliminar al libro sobre Sarmiento, consigna que la presentación se encuentra en un volumen de La Biblioteca de Babel, editado en Milán, en 1985.

2 María Teresa Gramuglio estudia las imágenes de escritor en la producción de Lugones. Respecto de la diversidad de ideologías y de formas estéticas en Lugones, dice: “[...] creo que la clave de bóveda que confiere significación a sus cambios estéticos e ideológicos es la construcción de una imagen de escritor, para la cual el ideario nacionalista no sólo le proporcionó temas y motivos sino también una orientación en el conjunto de soluciones formales. Si esto fuera así, habría que admitir que lejos de ser ajeno a las elecciones estéticas de Lugones, el nacionalismo resulta central para ellas, y funcional a su idea dominante, que es la construcción de una poderosa imagen de escritor que legitimara su colocación tanto en el espacio literario como en el social” (Gramuglio:1993, p. 8).

3 Simmel define la función del secreto en la sociedad: “El secreto en este sentido, el disimulo de ciertas realidades, conseguido por medios negativos o positivos, constituye una de las más grandes conquistas de la humanidad. Comparado con el estado infantil, en que toda representación es comunicada en seguida, en que toda empresa es visible para todas las miradas, el secreto significa una enorme ampliación de la vida, porque en completa publicidad muchas manifestaciones de ésta no podrían producirse. El secreto ofrece, por decirlo así, la posibilidad de que surja un segundo mundo, junto al mundo patente, y éste sufre con fuerza la influencia de aquél” (Simmel: 1986, p. 378).

4 Dice Canetti: “Buena parte del prestigio de que gozan las dictaduras se debe a que se les concede la fuerza concentrada del secreto que en las democracias se reparte y diluye entre muchos. Con sarcasmo se destaca que en éstas todo se va en palabrerío, que cada cual parlotea, que cada cual se inmiscuye en todo, que no pasa nada, puesto que todo se conoce de antemano. Parece que uno se quejara de la carencia de decisión, en verdad la decepción proviene de la carencia de secreto (Canetti: 1983, p. 291).

5 Rubén Darío publica “Un poeta socialista. Leopoldo Lugones” en El Tiempo, Buenos Aires, el 12 de mayo de 1896. Los elogios son de este tenor: “Ese socialista, o mejor ese anarco, tiene el santo respeto del arte y narices que huelen a mufle a través de las más perfumadas alcorzas. He leído sus versos y sus prosas. ¿Qué decir de ellos ? Que tienen el pecado original de los árboles jóvenes. Hay exceso de savia en esa producción. No ha llegado aún el tiempo de la poda. Cuando llegue, ¡qué otoño después de esta primavera !” (Gullón: p. 204). A la muerte de Darío, Lugones pronuncia un discurso en el teatro Ópera de Buenos Aires, el 21 de mayo de 1916, donde lo reconoce como renovador y maestro absoluto: “La miseria de la literatura americana había consistido en que nos obstinábamos en hablar como España, pensando de un modo enteramente distinto. No bien nació el poeta que restableciera la armonía vital entre pensamiento y palabra, cuando el verso, aunque contase las mismas sílabas, sonó ya de otro modo. El estilo se animó con nuevos colores. Una música más delicada y sutil coordinó los elementos verbales. El idioma poético subordinóse enteramente a la música en que consiste” (Gullón: p. 237).

6 Mariano Picón Salas, “Para una interpretación de Leopoldo Lugones. Modernismo y argentinismo”, La Nación, Buenos Aires, setiembre 1 de 1946. Citado por Ghiano.

7 Carlos Altamirano y Beatriz Sarlo señalan las diferencias entre los nacionalismos culturales de Lugones y Rojas ; perciben una mezcla de aristocratismo y populismo en el primero y un nacionalismo democrático, liberal y laico en el segundo. (Altamirano, Sarlo: 1983).

8 Vale la pena recordar el pasaje porque ahí se encuentra la clave que vincula las dos figuras: “A cuántos otros espíritus no habrán revelado cosas semejantes los libros dispersos de aquella empresa prematura. ¿Y no es, acaso, una justificación, que el grande hombre despertara con ella en el niño desconocido la noción de belleza y de verdad, puesta ahora por el biógrafo a la tarea de narrar su vida heroica ?” (Lugones: 1988, pp. 192-193).

9 Dice Lugones: “El peñasco vendría a constituir perpetuamente una evocación simultánea de Sarmiento y de los Andes: y encima, perchado como el ave heráldica del correspondiente blasón, un cóndor de bronce, único tributo del arte humano, estaría ofreciendo al gran viaje de la inmortalidad, aquellas alas rebramantes de huracán con que rema la inmensa ola azul del cielo” (Lugones: 1988, p. 276).

10 Lugones comenta sobre el estilo de la prosa sarmientina: “La falta de proporción constituye el defecto correspondiente. La premura es digresiva por necesidad, y ahí está la falla de esas páginas. Hay veces que una digresión, con frecuencia destinada a lapidar un insignificante, ocupa dos terceras partes del trozo”(Lugones: 1988, p. 165).

11 El ensayista increpa: “He ahí tu gloria, bribón pequeño o grande: búscate el odio de un genio, y muérete después sin ser perdonado” (Lugones: 1988, p. 170). La retórica encendida escamotea las fuentes de las que se había valido Sarmiento ; ignora, por ejemplo, el ciclo de romances cuya figura heroica es el general Facundo Quiroga.

12 En La restauración nacionalista, Rojas detalla el sistema educativo ; el objetivo de Blasón de Plata es describir la configuración étnica de la nación. A estos dos textos, Rojas agregará La argentinidad donde examina la formación del estado (1916) y Eurindia, ensayo de estética nacional (1924). En su obra, educación, raza, estado, arte son los cuatro pilares de la nacionalidad.

13 Martín Fierro, un individuo que encarna al grupo: “Es este un gaucho cualquiera” (Lugones: 1979, p. 146). Los criterios para establecer la fidelidad de lo que cuenta el poema reiteran la unidad entre arte y vida: el poema reconstruye la vida cotidiana de los gauchos, los trabajos, las peleas con los indios, los duelos, las relaciones con la política y las autoridades, los avatares afectivos.

14 En “El idioma de los argentinos”, Borges despliega esta cuestión. Su definición de la lengua nacional marca distancias tanto de las posiciones que toman partido por el lunfardo como de las simpatizantes del español peninsular ; el criterio para hacer nacional una lengua es su uso por el pueblo. Estas dos categorías -uso y pueblo- sostienen las argumentaciones que se apoyan en el carácter connotativo, emocional de una lengua: arrabal, pampa, lindo, llovizna. El que escucha ese uso especial, esa voz particular presiente allí a la patria.

15 Por ejemplo, la música gaucha apresa ritmos vitales. El ensayista consigna imágenes del mundo animal en las que se inspira la música: “[...] los árabes atribuyen la invención de sus ritmos poéticos fundamentales a la imitación del paso del camello y del caballo […]” (Lugones: 1979, p. 78).

16 Huelga decir que cuando se opta por una tradición, se rechazan otras. Lugones contrapone Ascasubi a Hernández. Los llama el poeta verdadero y el poeta falso. La explicación es de orden filológico. La falsedad de Ascasubi se encuentra en la inclusión de términos triviales ; la veracidad de Hernández, en el uso de metáforas. Pero Ascasubi se equivoca también en los conceptos. Lugones recurre a las costumbres gauchas para impugnar una literatura (Lugones: 1979, p. 129).

17 Vale la pena recordar el célebre pasaje. Para Benjamin, la contraofensiva posible implicaba poner en juego el movimiento contrario, la politización del arte. En el epílogo a “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”, Benjamin analiza el manifiesto de Marinetti que habla de la belleza de la guerra. Contundente, Benjamin responde: “’Fiat ars, pereat mundus’, dice el fascismo y espera de la guerra, tal y como lo confiesa Marinetti, la satisfacción artística de la percepción sensorial modificada por la técnica. Resulta patente que esto es la realización acabada del ‘art pour l´art’. La humanidad, que antaño, en Homero, era un objeto de espectáculo para los dioses olímpicos, se ha convertido ahora en espectáculo de sí misma. Su autoalienación ha alcanzado un grado que le permite vivir su propia destrucción como un goce estético de primer orden. Este es el esteticismo de la política que el fascismo propugna. El comunismo le contesta con la politización del arte” (Benjamin: 1982, p. 57).

18 El título admite varias interpretaciones: si por un lado alude al carácter clandestino del amor, por otro, remite a las ciencias ocultas. Recuérdese la crónica de Rubén Darío, “La boca de sombra”, donde describe experiencias con el más allá. Entre los originales que guardó Emilia Cadelago durante toda la vida y que permanecieron inéditos hasta después de su muerte, hay uno titulado “El Angel de la Sombra”: “Reclinada en mi pecho dulcemente, / La noche te embellece de quietud. / Pasa el ala del ángel por tu frente / Y en la sombra solloza un laúd” (p. 172). Las cartas y los poemas está recogidos en Cárdenas de Monner Sans: 1999.

19 Juan Medina se refiere a la misión de Suárez Vallejo en los siguientes términos: “Un grande acontecimiento que reanudará la historia de nuestras razas, a la cual ella y usted halláronse unidos, requerirá la colaboración de usted” (Lugones: 1994, p. 227).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Adriana Rodríguez Pérsico, « El lugar (del) secreto: Leopoldo Lugones y las figuras de escritor », Cahiers de LI.RI.CO, 1 | 2006, 39-58.

Referencia electrónica

Adriana Rodríguez Pérsico, « El lugar (del) secreto: Leopoldo Lugones y las figuras de escritor », Cahiers de LI.RI.CO [En línea], 1 | 2006, Puesto en línea el 23 abril 2012, consultado el 22 junio 2017. URL : http://lirico.revues.org/302 ; DOI : 10.4000/lirico.302

Inicio de página

Autor

Adriana Rodríguez Pérsico

Universidad de Buenos Aires – CONICET

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página