Navegación – Mapa del sitio
Breve antología: Jorge Mario Varlotta Levrero y asociados

Lo mejor de Tía Encarnación

Tía Encarnación

Texto integral

1Lo mejor de Tía Encarnación es que por fin decidió internarse definitivamente en un cottolengo y dejarnos a todos en paz. Pero el título de esta página quería referirse a otra cosa. En efecto, sus “Consejos para la mujer y el hogar” que publicara hace algunos cuantos años la revista “Misia Dura” se dividían en dos categorías : malos y malísimos. Hoy comenzamos a publicar una selección de los malos, es decir, de lo mejor de Tía Encarnación.

__________________

2Ese marido que usted ya no usa puede cumplir aún alguna función útil ; por ejemplo, dándole una mano de barniz, luce muy bonito en un rincón del living, como perchero ; o, en el desván, como maniquí fuera de uso, que está tan de moda.

__________________

3Los discos chicos de 33 revoluciones, simples o dobles, ablandándolos previamente haciéndolos hervir toda una noche, son un perfecto sustituto para la carne de las milanesas, en esta época de veda. Si encuentra que de todos modos no se pueden comer, quíteles el pan rallado y vuélvalos a escuchar en el tocadiscos : hallará algo realmente nuevo en música.

__________________

4Los guisos ligeramente quemados, pierden su mal gusto tirándolos por la ventana.

__________________

5Vertiendo en un libro de agua fría un vaso de una mezcla de éter amoniacal y alcohol por partes iguales, agregando luego una cucharada de detergente y agitando con energía la solución hasta obtener abundante espuma, podrá recoger luego la espuma en una esponja, para frotar no me acuerdo lo qué no con qué finalidad ; era muy interesante ; será en otra vuelta.

__________________

6Las lapiceras a bolillas desaparecen frotándolas suavemente con alcohol fino.

__________________

7Las manchas de frutas se limpian con cenizas. Las manchas de cenizas se limpian con fruta, y así va el mundo.

__________________

8Si las fantasías le manchan la piel o la ropa, no estaría demás que se tomara un descanso, y de paso viera a un médico.

__________________

9Para combatir las moscas aplique sobre éstas un algodón bien embebido en alcohol alcanforado.

El Huevo N°6, julio 1983

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Tía Encarnación, « Lo mejor de Tía Encarnación », Cuadernos LIRICO [En línea], 14 | 2016, Puesto en línea el 07 junio 2016, consultado el 29 abril 2017. URL : http://lirico.revues.org/2322 ; DOI : 10.4000/lirico.2322

Inicio de página

Autor

Tía Encarnación

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página