Navegación – Mapa del sitio
Breve antología: Jorge Mario Varlotta Levrero y asociados

¿Qué sabe usted de psicoanálisis ?

Edipus Leroi

Texto integral

1Quienes nunca se han tendido en el diván de un analista suelen preguntarse qué es lo que sucede en esas famosas sesiones a las que tres o cuatro veces por semana acuden puntualmente hombres y mujeres en busca de una solución a los problemas de su existencia. Muchos no se limitan a preguntárselo, sino que llegan a elaborar una imagen del psicoanálisis fundada a menudo sobre suposiciones que desvirtúan —o aún contradicen— la verdadera realidad de este método terapéutico. Así se piensa a veces que es inoperante o perjudicial, o que sirve apenas como pretexto para un impúdico exhibicionismo de la vida íntima.

2En esta nota se pretende responder a un cuestionario que despeja en buena medida las incógnitas planteadas por un tema cuya vigencia parece acrecentarse día a día.

3¿Qué ocurre en una sesión de psicoanálisis ? ¿Qué es lo que debe hacer el paciente ? ¿Cuál es el papel que desempeña el analista ?

4Lo que ocurre en una sesión de psicoanálisis es totalmente imprevisible. Puede suceder que tanto paciente como analista se desnuden y salgan corriendo a dar vueltas a la manzana ; puede ser que ambos en estrecho abrazo recuerden y entonen viejas canciones holandesas ; puede ser que lloren convulsivamente ante el doloroso cuadro que hay en la pared.
El deber del paciente es “formar”, lo que en lenguaje psicoanalítico significa “poner los garbanzos sobre la mesa” o también “pagar una cuantiosa suma por consulta”.

5¿Una persona con nociones de psicología puede analizarse a sí misma ?

6Naturalmente que no. Eso arruinaría para siempre el asunto.

7¿Cuándo una persona se decide a psicoanalizarse ?

8Cuando la convencen ; cuando desconoce el valor real del dinero ; cuando tiene ganas.

9¿Cómo es posible curar a un individuo con un simple diálogo ?

10A partir de Freud sabemos que un hombre puede ser comparado con un chancho. Vemos su tronco y su follaje pero no su raíz, ni la tierra de la que se alimenta metiendo el hocico. La tierra y las raíces representan el inconsciente. Si la savia no asciende correctamente, el chancho enferma o deja de crecer, o comienza a actuar en forma poco coherente ; se baja en las paradas equivocadas, hace ruido al tomar la sopa, le da por remontar cometas. La única manera de llegar a la parte no visible, oculta de un individuo, es la expresión verbal. Las palabras son el hilo de Ariadna que nos guía en el recorrido del laberíntico interior de los chanchos.

11¿El psicoanálisis supone una vuelta permanente sobre el pasado a través de los recuerdos ?

12El psicoanálisis supone más bien un retorno al presente a través de la Siberia Oriental, atravesando la tundra y otras regiones más o menos desérticas, bien abrigado porque hace frío, sobre un trineo tirado por una enorme cantidad de perros.

13¿Es importante relatar el contenido de los sueños ?

14Por supuesto ; sin ir más lejos, gracias a los sueños que le relato a mi madre, ella pudo acertar varias veces 3 cifras a la grande sin contar una cantidad de redoblonas, mediante los números de la Smorfia Napolitana.
Por lo demás hay sueños que son divertidísimos, y haciendo una buena selección de los mismos tanto analista como analizado pueden pasar gratos momentos de solaz y sano esparcimiento.

15¿Existen momentos críticos en el tratamiento ?

16Sí ; el momento en que un terremoto no previsto arrasa con el gabinete analítico, el analista mismo y el paciente. También, y con mucha mayor frecuencia, suele ser un momento crítico el acto de pagar al analista los miles de cada consulta.

17¿El psicoanálisis puede cambiar la personalidad de un individuo ? ¿Puede influir negativamente sobre la armonía de la pareja ?

18El psicoanálisis cambia profundamente la personalidad del individuo. Conocemos pacientes que al cabo de algunas sesiones se transformaron en el Oráculo de Delfos, en Mandrake el Mago, Federico el Grande, Cristóbal Colón, Las Cuarenta Baratijas, etc. Desde luego, desde el momento en que un tipo empieza a hacer predicciones o pases magnéticos, su pareja tiende a abandonarlo con la mayor celeridad posible.

19Cuándo una persona decide analizarse, ¿es necesario que lo haga también su pareja ?

20A los analistas les conviene. Obsérvese que por este simple expediente ya están cobrando el doble.

21¿El psicoanálisis puede ser peligroso ?

22Cuando el analista está armado, puede serlo. También se conocen casos de pacientes mordidos por analistas, de analistas por pacientes y de pacientes y analistas que al salir a la calle los pisó un auto.

23¿Eso no implica que se da en el paciente una dependencia con respecto al analista ?

24Precisamente. La dependencia del paciente es el efecto que se busca lograr. De esta manera, el analista se asegura una vida holgada y una vejez apacible.

25¿El paciente debe hablar de su vida sexual ?

26Es la parte más divertida del asunto. Por supuesto, no deben transgredirse las normas sociales habituales ni pasar al terreno de los hechos. También el analista puede hablar de su propia vida sexual, y contar sabrosos chascarrillos de tono.

27¿En qué momento se da por concluido el análisis ? ¿Cuándo considera el psicoanalista que un paciente se ha curado ?

28Ambas preguntas tienen una sola respuesta : nunca. Esta es la ventaja fundamental que, frente a otras formas de terapia que pudieron ser más efectivas, tiene el psicoanálisis para el psicoanalista. ¿Alguna vez vio alguien a un analista haciendo cola para el querosén ?

Misia Dura N°53, 28 de julio 1971

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Edipus Leroi, « ¿Qué sabe usted de psicoanálisis ? », Cuadernos LIRICO [En línea], 14 | 2016, Puesto en línea el 07 junio 2016, consultado el 25 marzo 2017. URL : http://lirico.revues.org/2316 ; DOI : 10.4000/lirico.2316

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página